domingo, 24 de enero de 2016

Construyen un nuevo altar al “santo de los narcotraficantes”




EN CUALQUIER MOMENTO VAMOS TENER “ALTARES” DE ROBIN HOOD, ASÍ COMO TENEMOS YA A ESTOS SEUDO SANTOS COMO EL GAUCHITO GIL Y SAN LA MUERTE.…

La imagen está instalada en un balneario al noroeste de México. San Jesús Malverde no es reconocido por la Iglesia católica, pero ya tiene tres capillas: una en Cali, Colombia; otra en el estado mexicano de Sinaloa; y la última en Los Ángeles, EE.UU.

Manos anónimas están construyendo un nuevo altar para el “santo de los narcotraficantes”, Jesús Malverde, en el balneario de Los Cabos, en Baja California, en el noroeste de México, informó la prensa local.

El “Santo Malverde” no es reconocido por la Iglesia católica, pero esta deidad apócrifa representa un aspecto de la cultura del narcotráfico y tiene tres capillas: una en la ciudad colombiana de Cali, otra en Culiacán, estado mexicano de Sinaloa, y una tercera en Los Ángeles, California (Estados Unidos).

“Hoy ante tu cruz postrado, ooh Malverde! te pido misericordia y que alivies mi dolor”, dice la oración, de un sincretismo dudoso, que ya se puede leer al pie del altar ubicado en una carretera cercana a Los Cabos, en la punta sur de Baja California.

El altar es rudimentario tiene dos metros de ancho y uno de largo, y es construido por anónimos a 20 kilómetros de Los Cabos, divulgó la prensa local.

En el altar ya quedó colocada la imagen del “santo” al que se encomiendan los narcotraficantes mexicanos.

Fernando González, procurador general de Justicia de Baja California, negó que la cultura del narcotráfico haya contaminado a la provincia.

“Baja California Sur es afortunadamente la única entidad exenta de ejecuciones y secuestros” en lo que va de 2008, dijo González a la prensa local.

Según la leyenda, Jesús Malverde fue un ladrón nacido en 1870 en Culiacán, capital de Sinaloa, que se dedicó a robar a los ricos para dárselo a los pobres y murió ahorcado en 1909.

Una pequeña capilla está construida en su honor en Culiacán, donde nacieron varios cabecillas del tráfico de drogas de México, donde acuden narcotraficantes y delincuentes para pedirle que les conceda “milagros”, según la voz popular.

Fuente: Télam

No hay comentarios.:

Publicar un comentario