jueves, 4 de febrero de 2016

Misas rojas




La misa roja es una derivación específica y muy moderna de la misa negra, de larga tradición en los países occidentales. Son practicadas por determinadas sectas satánicas, como las llamadas Lucifer-G de Colonia, Lilith, Iglesia de Satanás, etc. El misterio y oscurantismo que suelen rodear a los rituales satánicos hacen que los datos que se conocen sobre ellas sean muchas veces confusos e incompletos. Además, este tipo de rituales suele constituirse como un conglomerado muy variopinto y heterogéneo de creencias y símbolos de procedencia muy diversa.
Según la clásica descripción de Jean Paul Bourre, que pudo asistir a alguna de ellas, las misas rojas se celebran en salones cuyas paredes están pintadas de rojo y provistas de cortinas rojas. La decoración consiste en armas y objetos de tortura colgados de las paredes. El altar está presidido por una imagen de Lucifer representado como un joven de gran belleza física, tocado con la tiara de pontífice y la corona de rey. El oficiante de la misa lleva vestidos de terciopelo negro, y le acompaña Moira, su correlato femenino.
Una misa roja de la secta Lucifer-G de Colonia suele comenzar con la bendición de las vestiduras y la disposición de los participantes en círculo junto al altar. A continuación, se rezan coralmente oraciones dedicadas a dioses de la antigüedad como Odín, Osiris, Dionisos, Shiva y Kali, se inciensan los cuatro puntos cardinales y se hacen lecturas de diversos pasajes de la Biblia de Lucifer. Después, se arroja todo tipo de inmundicias sobre una pareja desnuda, que representa a la persona andrógina primordial, y cada participante, disfrazado con una máscara, se une sexualmente con una de esas dos personas, mientras se canta un mantra tántrico tibetano. Tras la consagración de bebidas que contienen sustancias alucinógenas, los participantes suelen caer en trance y volver a tener uniones sexuales, esta vez indiscriminadas. El oficiante de la ceremonia hace una herida sangrante a las dos personas que representan al ser andrógino, las cuales vuelven a unirse sexualmente. La ceremonia suele terminar al amanecer, con un canto de alabanza al dios sol.
Bibliografía
BOURRE, J.-P.: Les sectes lucifériennes aujourd’hui, París, 1978.
Le défi magique: Il satanisme, sorcellerie (Colloque International), Lyon, 1994.
INTROVIGNE, M.: Indagine sul satanisme: Satanisti e anti-satanisti dal seicento ai nostri giorni, Milán, 1994.
GUERRA, M.: Diccionario Enciclopédico de las Sectas, Madrid, 1998.
Sectas y cultos satánicos, Santafé de Bogotá, 1997.
JMP
Fuente: Britannica

No hay comentarios.:

Publicar un comentario