sábado, 19 de marzo de 2016

BENDITO SEAS SAN JOSÉ





¡Bendito seas San José, que fuiste testigo de la Gloria de Dios en la tierra.
Bendito sea el Padre Eterno que te escogió.
Bendito sea el Hijo que te amó
y el Espíritu Santo que te santificó.
Bendita sea María que te amó!

Oh gran santo, Padre putativo de Jesucristo, Vos sois un admirable modelo de esta vida espiritual, interior y oculta a que aspiramos con todo nuestro corazón. Bien podemos decir que ella fue el carácter particular de vuestra santidad, y que por lo mismo queréis también ser el protector de todos los que la buscan.

Obtenednos de nuestro adorable Salvador la fortaleza y la vigilancia necesarias para establecernos en ella sólidamente a fin de que habiendo tenido la dicha de participar de la felicidad que tuvisteis en vivir siempre oculto y desconocido al mundo, pero siempre unido a Jesucristo, podamos también tener parte en la gloria que gozáis con Él en el cielo. Amen.

Jesús, José y María:
Os doy el corazón y el alma mía!

Jesús, José y María: Asistidme en mi última agonía!

Jesús, José y María:
Recibid cuando yo muera el alma mía!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario