martes, 5 de abril de 2016

Rito Exorcismo 1614/1952




Rito Exorcismo 1614/1952

Índice general de este sitio


0. Introducción

1. Rito de Exorcismo de 1614 / 1952 - Rituale Romanum Editio typica 1952,
    Librería Editrice Vaticana 2008 (970 páginas), Título XI, Capítulos 1, 2 y 3

    A. Rito de Exorcismo sobre los obsesos por el demonio 
        Ritus exorcizandi obsessos a daemonio

        - Capítulo 1 - Normas generales sobre el exorcismo (1-21)
        - Capítulo 2 - Rito de exorcismo sobre los obsesos [=poseídos] por el demonio


    B. Exorcismo contra Satanás y los ángeles rebeldes (sólo el Obispo lo puede realizar)
        - Capítulo 3 - Exorcismus in Satanam et Angelos Apostaticos

       - Pequeño Exorcismo de León XIII (está en el Ritual y está abreviado)
       - Pequeño Exorcismo de León XIII (completo)



2. Figura del demonio y del exorcista en el Rituale Romanum 1614 / 1952 

3. Nombres del demonio en el Rito de Exorcismos de 1614 / 1952
 
 



                    * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Introducción


*** Este Ritual de Exorcismos de 1614 (reformado el 1752, 1925 y 1952) sigue siendo vigente, de acuerdo con la carta del 13 de diciembre de 2011 (Prot. N. 39/2011L), aprobada por el Secretario de la Pontificia Comisión Eclessia Dei, monseñor Guido Pozzo, donde explícitamente afirma sobre la posibilidad de emplear el Rituale Romanum “en vigor en 1962”, que correspondía al de Paulo V, cuya última edición es de 1952: 

“En orden al uso del Rituale Romanum para el Rito del Exorcismo, esta Pontificia Comisión precisa cuanto está dispuesto en la Instrucción Universae Ecclesiae del 30 de abril de 2011, en el número 35: está permitido utilizar el Rituale Romanum en vigor en 1962, [a norma del n. 28 di questa Istruzione e fermo restando quanto disposto nel n. 31 della medesima, rimanendo invariato però quanto stabilito dal can. 1172 del C.I.C.]. 

Este Ritual de Exorcismos sólo puede usarlo un obispo o un sacerdote católico con licencia episcopal, y en principio, sólo para el caso de posesiones personales.


*** El sacerdote exorcista puede usar el Rituale Romanum de exorcismos de 1614/1952 y el Bendicional contenido en el Rituale Romanum antiguo, vigente desde 1962, sin necesidad ninguna del permiso previo ni de la solicitud de licencia de su Obispo. El antiguo Bendicional de 1962 es mejor que el nuevo Bendicional de 1984, porque realmente bendice a las personas, objetos, lugares y actividades de manera teológicamente clara y contundente.

El Bendicional moderno de 1984 se debe de completar con el decreto "De signo sanctæ Crucis in benedictionibus semper adhibendo(14-IX-2002, Exaltación de la Santa Cruz), donde se ordena que los ministros que bendicen personas o cosas han de hacer siempre la señal de la cruz.

- religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=29910
- José María Iraburu: infocatolica.com/blog/reforma.php/1307211048-227-los-sacramentales-7-los-


*** Traducción y transcripción privada, no oficial, con información procedente de otros sitios (Rituale Romanum 1925; Exorcismos, Antonio Doñoro González, REOD 1952); puede no estar actualizado y contener errores y omisiones. Vigile el contenido de este sitio. No se quede sólo con la lectura de esta página y de otras parecidas de internet: adquiera libros y estúdielos en profundidad.


Colección del P. Fortea sobre demonología:
 goo.gl/uwStt9
También en: 
bibliotecaforteniana.blogspot.com



*** Si siente molestias o perturbaciones, deje de leer esta página. Santa María Virgen dará la ayuda necesaria, procedente de Jesús, para luchar contra el demonio, porque éste es sólo un ángel apostático, el cual, aunque conserve aún los poderes preternaturales, nada puede hacer contra Dios. 

     El hombre es sólo por poco inferior a los ángeles: Minuiste eum paulo minus ab angelis (Hebreos 2, 7). La Virgen María es el pilar estructural de la guerra contra el diablo, porque entre otros atributos, es Reina de los Ángeles y de los Santos, salud de los enfermos (físicos y espirituales), refugio de los pecadores (cualesquiera), consuelo de los afligidos y auxilio de los cristianos (auxilio ecuménico), tal como indica el Rosario.


***  El demonio se adapta inteligentemente a cada tipo de fiel cristiano (clérigo, laico, religioso), tal como dijo Evagrio Póntico "el Monje" (345-399), en su Tratado Práctico, nº 48, que en síntesis dice lo siguiente: contra los seglares (laicos) los diablos combaten usando de forma preferente de las preocupaciones materiales, de las acciones y de las cosas sensibles (objetos), mientras que contra los religiosos, libres de preocupaciones, acciones y objetos por causa de su vida retirada en el Desierto, son inducidos al pecado mediante el pecado interior de los pensamientos, porque la voluntad es difícil de pararla en la atracción de las imaginaciones prohibidas.



***  Es absolutamente imprescindible la CONVERSIÓN del toda persona sujeta a exorcismo, sea de la creencia o convicción que sea, inmediatamente antes o después del exorcismo, debiendo de cumplir obligatoriamente, como mínimo, la ley moral natural (no matar, no robar, no mentir, no fornicar...).  En caso contrario, sucede el caso de los Evangelios según san Lucas 11 y san Mateo 12:

   Cuando el espíritu inmundo sale del hombre [= gracias al exorcismo], anda por lugares secos, buscando reposo. 
Y no hallando reposo, dice: 
-- "Volveré a mi casa de donde salí."
Y cuando llega, la encuentra desocupada [= sin el Espíritu Santo], barrida y adornada.
Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrando, viven allí. 

Y el último estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. 
Así pasará también a esta generación perversa [= el pecado social infesta de demonios a una sociedad que no tiene el Espíritu Santo]


*** En el nuevo Ritual de Exorcismos de 1998, existe la novedad del exorcismo eclesial y de las oraciones de liberación para sí mismo (Capítulo I y Apéndices I y II), pero no es un Ritual completo según el P. Amorth, porque no regula una serie de casos. Lo que sí regula el Ritual de 1998 es lo siguiente:

Capítulo I: Rito del Exorcismo Mayor  
                  Exorcismo sobre una posesión personal (denominación personal)
    
Apéndices:


I. Súplicas y exorcismos que pueden agregarse en peculiares circunstancias
             

   Exorcismo magno eclesial por causa de oposición y persecución contra la Iglesia   
   (denominación personal)


II. Súplicas que pueden ser empleadas privadamente por los fieles en la lucha
    contra las potestades de las tinieblas               
    Oraciones de liberación privada, personal o grupal, sólo sobre sí mismos
    (denominación personal)
 
Pero según el P. Amorth, faltan en el Ritual del 1998:

1. Exorcismos:

a) exorcismo magno social: exorcismo ritual sobre toda la sociedad o parte de ella, sus instituciones y asociaciones (1)

b) exorcismo ambiental sobre cosas, lugares y animales.

2. Oraciones de liberación demoníaca:

a) social sobre toda la sociedad o parte de ella, sobre otros grupos de personas, que son terceros o ajenos al propio grupo o a sí mismo, presentes o ausentes.

    Son los afectados por toda acción extraordinaria demoníaca, excepto la posesión que se rige por los Rituales de 1614 y 1998: perturbaciones, infestaciones, vejaciones, obsesiones y cualquier tipo de influencia o importunación diabólicas.

b) ambiental sobre cosas, lugares y animales, presentes o ausentes.


.......


(1) Por ejemplo, para el caso de que un territorio o población sufra gravemente de los ataques diabólicos o demoníacos: 


guerras, terrorismo y bandas y organizaciones delictivas; 
* Estados fallidos y débiles, corrupción social y política, e ideologías y filosofías contrarias a la ley de Dios que conducen a las democracias  y otros regímenes políticos a convertirse en Estados tiránicos y totalitaros (Catecismo 2244; Evangelium Vitae 20); 
* tráfico de armas, drogas y personas (emigración, prostitución, trabajos forzados, tráfico de órganos humanos, nuevas y viejas esclavitudes)
* misas negras, maldiciones colectivas, satanismo, magos, brujos y hechiceros y Nueva Era (Halloween, yoga, reiki, zen); 
* leyes parlamentarias contra el Evangelio de la vida (aborto, drogas, eutanasia, suicidio asistido, reproducción artificial), contra el Evangelio de la familia y el matrimonio, la educación y el bien común social (principios irrenunciables de Benedicto XVI); 
* riesgo y peligro en el interior de la Iglesia de los pecados graves de apostasía, herejía, cisma, omisiones y silencios graves (soteriología, escatología, dogmas, evangelio de la vida, familia y matrimonio), prácticas contrarias a la virtud de la religiosidad (no venerar a María y los Santos), apartamiento de las verdades definitivas y divulgación de enseñanzas erróneas y peligrosas contrarias a las verdades seguras (Ad Tuendam Fidem)

En México se hizo un Exorcismo Magno de forma reservada durante el mes de marzo del 2015:

www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=/el-cardenal-sandoval-realiza-un-ritual-de-exorcismo-magno-a-todo-42980


*** Por lo tanto, consulte siempre al obispado de su diócesis, para saber si tienen licencia o autorización, todos aquellos grupos o personas que se dediquen al carisma de la liberación demoníaca y de la sanación y curación de todo tipo de enfermedades y trastornos, incluso aunque sean publicitadas por parroquias, monasterios o grupos católicos, con el fin de evitar estafas, engaños y otros peligros, tal como ordena la siguiente disposición:  
CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE 

CARTA A LOS ORDINARIOS DEL LUGAR
PARA RECORDAR LAS NORMAS VIGENTES
SOBRE LOS EXORCISMOS


29 de septiembre de 1985

Excelentísimo Señor:

Desde hace algunos años, ciertos grupos eclesiales multiplican reuniones para orar con la intención de obtener la liberación del influjo de los demonios, aun cuando no se trate deexorcismos propiamente dichos. 

Tales reuniones son efectuadas bajo la dirección de laicos, incluso cuando está presente un sacerdote.

Dado que se ha preguntado a la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre tales hechos, este Dicasterio juzga necesario comunicar a todos los Ordinarios la siguiente respuesta:

1. El canon 1172 del Código de Derecho Canónico declara que a nadie es lícito realizar exorcismos sobre personas posesas, a no ser que el Ordinario del lugar haya concedido licencia peculiar y expresa para ello (§ 1), y determina también que esta licencia sólo puede ser concedida por el Ordinario del lugar a un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida (§ 2). Por consiguiente se invita a los Obispos a urgir el cumplimiento de estos preceptos.

2. De estas prescripciones se sigue que no es lícito a los fíeles cristianos utilizar la fórmula de exorcismo contra Satanás y los ángeles apóstatas, contenida en el Ritual que fue publicado por orden del sumo pontífice León XIII; mucho menos les es lícito emplear el texto entero de este exorcismo. Los Obispos procuren amonestar a los fieles sobre este asunto cuando sea necesario.

3. Finalmente, por las mismas razones, se ruega a los Obispos que velen para que –aun en los casos que, excluida la auténtica posesión diabólica, parezcan revelar algún influjodel diablo– personas sin la debida autorización dirijan reuniones en las cuales se hagan oraciones para obtener la expulsión del demoniooraciones que directamente interpelen a los demonios o traten de conocer la identidad de los mismos.

[En resumen, está prohibido expulsar, preguntar e identificar a los demonios:

oraciones para obtener la expulsión del demonio
oraciones que directamente interpelen (requerir, compeler o preguntar) a los demonios
oraciones que traten de conocer la identidad de los demonios]
La formulación de estas normas de ningún modo debe disuadir a los fieles de rezarpara que, como Jesús nos enseñó, sean libres del maligno (cf. Mt 6,13). 

Además de eso, los Pastores podrán valerse de esta oportunidad para recordar lo que laTradición de la Iglesia enseña respecto a la función propia de los Sacramentos y a propósito de la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, de los Ángeles y de losSantos en la lucha espiritual de los cristianos contra los espíritus malignos.

Aprovecho la oportunidad para expresar a Su Excelencia mis sentimientos de estima en el Señor.

Joseph Card. Ratzinger  Prefecto

Alberto Bovone  Secretario



                          * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

1. Rito de Exorcismos de 1614 / 1952


Índice del Rito de Exorcismos

I. Rito de Exorcismo:

   A. Rito de Exorcismo sobre los obsesos por el demonio 
        Ritus exorcizandi obsessos a daemonio

    --- Capítulo - Normas generales sobre el exorcismo (1-21)
    --- Capítulo II - Rito de exorcismo sobre los obsesos [=poseídos] por el demonio


   B. Exorcismo contra Satanás y los ángeles rebeldes
        Exorcismus in Satana et Angelos Apostaticos


II. Pequeño Exorcismo de León XIII (en el Ritual está abreviado)
    Pequeño Exorcismo de León XIII (completo)


   RITO de EXORCISMOS de 1614   
(Reformas: 1752, 1925 y 1952)             

"El diablo entra en el cuerpo humano para llevarlo a la desesperación, 
o para cualquier pecado grave, o para cuando le sea permitido actuar. 
Los dos primeros modos son para vindicar [recuperar] al Señor Dios... 
El tercer modo es para la salvación del alma."

[Castellani y Santori, en "Los sacramentales", de Juan Javier Flores]


"El exorcismo es apagar una llamarada del infierno en la tierra
y gozar de un anticipo de la gloria de Dios"

CAPÍTULO I

NORMAS GENERALES SOBRE EL EXORCISMO

 
1. El sacerdote que, con especial y explícita licencia de su superior, tiene que exorcizar a los poseídos por el demonio: 

- que se halle adornado en el más alto grado de piedad, prudencia e integridad de vida;

- que no actúe amparado por su virtud sino por la [virtuddivina, libre de toda ansia de bienes humanos; 

- y realizará esta obra piadosa por caridad, con constancia y gran humildad.

Además, conviene que sea de edad madura y digno de reverencia, no sólo en razón de su cargo, sino por la pureza de sus costumbres.


Sacerdos, de peculiari et expressa Ordinarii licentia, vexatos a daemone exorcizaturus, ea qua par est pietate, prudentia, ac vitae integritate praeditus ese debet: qui non sua, sed divina fretus virtute, ab omni rerum humanarum cupiditate alienus, tam pium opus ex caritate constanter et humiliter exsequatur. Hunc praeterea maturae aetatis ese decet, et non solum offinio, sed etiam morum gravitate reverendum.


2. Para que pueda desempeñar rectamente sus funciones, el exorcista deberá saber lo que enseñan autores ya probados y lo que es conforme a las costumbres, junto conotros documentos que el sean de utilidad y que omitimos en gracia a la brevedad.

También observará lo que sigue.

Ut igitur suo munere recte fungatur, cum alia multa sibi utilia documenta, quae brevitatis gratia hoc loco praetermittuntur, ex probatis auctoribus, et ex usu noscere studeat; tum haec pauca magis necessaria diligenter observabit. 
 
3. En primer lugar, no hay que creer fácilmente que un individuo está poseído por el diablo, sino que debe conocer las señales por las que el poseso se distingue de los que están aquejados de una dolencia, sobre todo psíquica. [Pero hay signos notables de la posesión, de los cuales se deben discernir las enfermedades, especialmente psíquicas, que el poseído pudiere tener.]

In primis, ne facile credat, aliquem a daemonio esse obsessum, sed nota habeat ea signa, quibus obsessus dignoscitur ab iis qui morbo aliquo, praesertim ex psychicis, laborant. 

Las señales de posesión diabólica pueden ser:

a) Hablar una 
lengua desconocida con muchas palabras o entender a quien la habla.

b) Descubrir lo oculto y lo lejano.

c) Demostrar una fuerza superior a la propia por edad o la condición natural.

d) Y otras cosas de este género, que concurren con otros signos, son indicios mayores. 

Signa autem obsidentis daemonis esse possunt: ignota lingua loqui pluribus verbis, vel loquentem intellegere; distantia et occulta patefacere; vires supra aetatis seu conditionis naturam ostendere; et id genus alia, quae cum plurima concurrunt, majora sunt indicia.

4. Para mayor conocimiento, después de uno y otro exorcismo [varios exorcismos], hay que interrogar al poseso sobre qué siente en su alma o en su cuerpo, para saberqué palabras turban más a los demonios, a fin de repetirlas más a menudo.

Haec autem ut magis cognoscat, post unum aut alterum exorcismum interroget obssesum, quid senserit in animo, vel in corpore, ut sciat etiam, ad quaenam verba magis diaboli conturbentur, ut ea deinceps magis inculcet ac repetat.

5. Hay que advertir las trampas y engaños que usan los demonios con objeto de engañar al exorcista, y que en la mayoría de casos suelen multiplicar las respuestas falaces; manifestándose con dificultad para que el exorcista se canse o desista; o bien para que no parezca que el atacado está atormentado por el diablo.

Advertat, quibus artibus ac deceptionibus utantur daemones ad Exorcistam decipiendum: solent enim ut plurimum fallaciter respondere, et difficile se manifestare, ut Exorcista diu defatigatus desistat; aut infirmus videatur non esse a daemonio vexatus.

6. Algunas veces, después de haberse manifestado, los demonios se ocultan y dejan el cuerpo casi libre de toda molestia, para que el atacado crea estar liberado por completo; pero el ejercitante [=exorcista] no debe cesar hasta observar verdaderos signos de liberación.

Aliquando postquam sunt manifesti, abscondunt se, et relinquunt corpus quasi liberum ab omni molestia, ut infirmus putet se omnino esse liberatum: sed cessare non debet Exorcista, donec viderit signa liberationis.

7. A veces, los demonios ponen cuantos obstáculos pueden para [evitar] que el atacado se someta al exorcismo, o intentan hacer creer que la dolencia es natural; por ello, de vez en cuando, durante el exorcismo, hacen dormir al enfermo o le muestran algunavisión, escondiéndose para que el atacado se crea liberado.

Aliquando etiam daemones ponunt quaecumque possunt impedimenta, ne infirmus se subjiciat exorcismis, vel conantur persuadere infirmitatem esse naturalem; interdum, durante exorcismo, faciunt ut dormiat infirmus, et ei visionem aliquam ostendunt, subtrahendo se, ut infirmus liberatus videatur. 

8. Otros [demonios] ponen de manifiesto el maleficio causado, por quienes ha sido obrado y el modo en que puede disiparse, pero hay que tener mucha precaución de no por eso acudir a magos, brujas u otros, sino sólo a los ministros de la Iglesia, y no emplear una superstición o algún otro modo ilícito.

Aliqui ostendunt factum maleficium, et a quibus sit factum, et modum ad illud dissipandum: sed caveat, ne ob hoc ad magos, vel ad sagas, vel ad alios, quam ad Ecclesiae ministros confugiat, aut ulla superstitione, aut alio modo illicito utatur.

9. Alguna vez, el diablo permite que el atacado descanse y reciba la Santísima
Eucaristía, para que parezca curado.

En fin, son innumerables las artes y fraudes del diablo para engañar al ser humano, y para no ser inducido a error, el exorcista debe ser muy cauteloso.

Quandoque diabolus infirmum quiescere et suscipere sanctissimam Eucharistiam permittit, ut discessisse videatur. Denique innumerabiles sunt artes et fraudes diaboli ad decipiendum hominem, quibus ne fallatur, Exorcista cautus esse debet.

10. Por lo que, recordando lo que Nuestro Señor dijo que:

"hay alguna especie de demonios que no puede ser expulsada más que por laoración y el ayuno" (Mateo 17, 20),

hay que procurar acudir, en la medida de lo posible, tanto por uno mismo como con ayuda ajena, a estos dos grandes recursos para solicitar el auxilio divino y expulsar a los demonios, siguiendo de esta forma el ejemplo de los Santos Padres.

Quare memor, Dominum nostrum dixisse, genus esse daemoniorum, quod non ejicitur nisi per orationem et jejunium (Matth. 17, 20), haec duo potissimum remedia ad impetrandum divinum auxilium, daemonesque pellendos, exemplo Sanctorum Patrum, quoad ejus fieri poterit, tum per se, tum per alios curet adhiberi.

11Para ser exorcizado, el energúmeno [=poseído] debe ser llevado aparte, lejos de la muchedumbre [=de la visión del público], a la Iglesia [=edificio], si puede hacerse cómodamente, o a otro sitio religioso y honrado; pero si está enfermo o por otromotivo justificado, el exorcismo podrá llevarse a cabo en el domicilio particular. 

In ecclesiam, si commode fieri potest, vel in alium religiosum et honestum locum seorsum a multitudine perductus energumenus exorcizetur; sed si sit aegrotus, vel alia honesta de causa, in domo privata exorcizari poterit.

12. El poseso será amonestado [=advertido, informado] para que si se halla en condiciones de cuerpo y mente de poder hacerlo, ore a Dios por sí mismo, y ayude y se fortalezca con la sacra confesión comunión con frecuencia, a juicio del sacerdote; y mientras es exorcizado, se encontrará y dirigirá a Dios pidiéndole la salud con fe firme y gran humildad.

Admoneatur obsessus, si mente et corpore valeat, ut pro se oret Deum, ac jejunet, et sacra confessione et communione saepius ad arbitrium Sacerdotis se muniat; et dum exorcizatur, totum se colligat, et ad Deum convertat ac firma fide salutem ab eo deposcat cum omni humilitate. Et cum vehementius vexatur, patienter sustineat, nihil diffidens de auxilio Dei.

13. Hay que tener el crucifijo en las manos o a la vista.

Si es posible, colóquense con reverencia sobre el pecho o en la cabeza del poseso lasreliquias de los Santos, guardadas y cubiertas con decencia y seguridad, aunque hay que procurar que las cosas sagradas no se traten indignamente o sean objeto de insultospor parte del diablo.

Por el peligro de irreverencia que ello entraña, no se debe colocar la Sagrada Eucaristía sobre la cabeza u otra parte del cuerpo del poseso.

Habeat prae manibus vel in conspectu Crucifixum. Reliquiae quoque Sanctorum, ubi haberi possint, decenter ac tuto colligatae, et coopertae, ad pectus, vel ad caput obsessi reverenter admoveantur; sed caveatur, ne res sacrae indigne tractentur, aut illis a daemone ulla fiat injuria. Sanctissima vero Eucharistia super caput obsessi, aut aliter ejus corpori ne admoveatur, ob irreverentiae periculum. 

 14. El exorcista no debe perderse en palabrería ni formulando preguntas ociosas o inútiles, sobre todo en relación con las cosas futuras u ocultas que están fuera de su competencia.

Debe ordenarle al espíritu malvado que calle y se limite a responder a lo que se le pregunte, y no hay que creerle si el demonio simula ser el alma de un santo o un ángel o incluso un difunto.

 
Exorcista ne vagetur in multiloquio, aut supervacaneis vel curiosis interrogationibus, praesertim de rebus futuris et occultis, ad suum munus non pertinentibus; sed jubeat immundum spiritum tacere, et ad interrogata tantum respondere; neve ei credatur, si daemon simularet se esse animam alicujus Sancti, vel defuncti, vel Angelum bonum.

 15. Es necesario, no obstante, formular preguntas, tales como acerca del número y nombre de los demonios que poseen el cuerpo del afectadocuánto tiempo hace que le poseenpor qué causas, y cosas semejantes.

Conectado con el punto 21: ...Se conminará al diablo a que diga si está retenido en el cuerpo del atacado en virtud de alguna magia o por signos maléficos, y que si el poseso ha ingerido algo bucalmente, lo devuelva. [Conminar: apremiar o requerir con potestad al demonio para que obedezca]

El exorcista debe frenar o despreciar las burlas, risas y tonterías del demonio, y hay que advertir a los presentes, que deben ser muy pocos, que no la tomen en consideración ni hagan preguntas al poseso, sino más bien que rueguen a Dios con insistencia y humildad.

 
 16. [El exorcista] Debe realizar y leer los exorcismos con autoridad e imperio, con mucha fe, humildad y fervor

Y cuando advierta que el espíritu maligno se siente muy torturado, insistirá más aún.

Cada vez que observe que el poseso se siente conmocionado en alguna parte del cuerpo, o que en algún sitio aparece un tumor [=en el sentido de agrandamiento o bulto anormal de una parte del cuerpo], hará allí la señal de la cruz y lo rociará con agua bendita, que siempre estará al alcance de su mano.

 
 17. Hay que observar también qué palabras hacen temblar más al diablo y repetirlas varias veces, y al llegar al instante de conminarle a abandonar el cuerpo, lo hará repetidamente en tono tajante, y si observa que gana terreno, insista por espacio de dos, tres, cuatro horas, mientras tenga fuerzas, hasta obtener la victoria.

 
 18. Por tanto, el exorcista se guardará de administrar o aconsejar medicina alguna al atacado, pues esto es labor exclusiva del médico.

 
 19. Cuando exorcice a una mujer, hay que tener siempre al lado a personas honestas que sujeten a la posesa cuando sea zarandeada por el demonio; a ser posible, dichas personas serán parientes de la atacada.

Siempre de cara a la honestidad, el exorcista procurará no decir ni hacer nada que pueda ser para algunos ocasión de malos pensamientos.


20. Cuando exorcice, se emplearán palabras de la Sagrada Escritura con preferencia a las propias o a las ajenas.

Se conminará al diablo a que diga si está retenido en el cuerpo del atacado en virtud de alguna magia o por signos maléficos, y que si el poseso ha ingerido algo bucalmente, lo devuelva.


21. Pero si el obseso [=poseso] fuese liberado del diablo, amonéstesele [=seaadvertido, aconsejado] para que con diligencia se aparte del pecado, a fin de no dar ocasión al demonio a volver a él, pues la nueva situación sería mucho peor que la primera.


CAPÍTULO II

RITO DE EXORCISMO 
SOBRE LOS OBSESOS POR EL DEMONIO

1. El sacerdote delegado por el Ordinario para realizar esta oficio, primero debe de ir a laconfesión como es debido (rite confesus) o por lo menos realizar un acto de contrición[o al menos arrepentido sinceramente de sus pecados] (aut saltem corde peccata sua detestans peracto), y, si es conveniente, ofrecer el Santísimo Sacrificio de la Misa e implorar la ayuda de Dios en otras oraciones fervientes [y de haber implorado con piadosas oraciones el auxilio divino], vestido con sobrepelliz y estola morada, y teniendo ante sí al poseído ligado/sujeto, si existiera algún peligro, ambos y los presentes trazan/realizan juntos el signo de la cruz sobre sí mismo, el poseído y los participantes, y luego rocía/asperge a todos con agua bendita, y arrodillados, con la respuesta de los demás fieles, dice la Letanía de los Santos (Litaniae Sanctorum o Litanias ordinarias)con exclusión de la oraciones que le siguen [1]. 

Luego se dirá [la antífona "Ne reminiscaris, Domine, delicta nostra"].

____


[1] Sólo se dice la primera parte de la “Litaniae Sanctorum”, excluyendo luego tanto el Salmo 70 (69) “Deus in adjutorium”, como las oraciones subsiguientes: los versículos y responsorios “Salvos fac servos tuos...”, así como la “Oratio” final.

La siguiente Letanía de los Santos corresponde a la letanía hallada en el Rituale Romanum de 1925, anterior a la reforma del Concilio Vaticano II, pero que parece válido actualmente, según el Motu Proprio Summorum Pontificum y la Instrucción "Universae Ecclesia".

____

LETANÍA DE LOS SANTOS    
LITANIAE SANCTORUM

[Comentarios personales extraídos de diversas fuentes]

Antes del Praecípio tibi, inicio del exorcismo, satanás, sus demonios y las almas de los condenados son torturados, martilleados y debilitados con alrededor de un centenar de súplicas, invocaciones, salmos y oraciones, que le recuerdan el Poder Omnímodo de Dios, bien por sí o bien a través de la Virgen Maria, la Iglesia, los santos y los ángeles.

I. SÚPLICAS A DIOS
I. SUPPLICATIO AD DEUM

Súplicas a la misericordia de Dios con el Kýrie y Christe éleison.

Señor, ten piedad de nosotros
Kýrie, éleison

Cristo, ten piedad de nosotros
Christe, éleison

Señor, ten piedad de nosotros
Kýrie, éleison


* * * * *

Cristo es Mediador y Salvador, por lo que le pedimos audiencia.

Cristo, óyenos
Christe, audi nos

Cristo, escúchanos
Christe, exáudi nos


* * * * *

Reiteramos nuestra petición a la misericordia de las Tres Personas de la Santísima Trinidad. Se incluyen los títulos de cada Persona, con un ruego a su misericordia. 
Dios Padre Celestial, ten piedad de nosotros
Pater de caelis, Deus, Miserére nobis
Dios Padre, que nos creó por amor

Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad de nosotros
Fíli Dei, Redemptor mundi, Deus, Miserére nobis
Dios Hijo, que nos dio la redención y salvación, y nos reveló la Palabra de Dios

Dios Espíritu Santo, ten piedad de nosotros
Spíritus Sancte, Deus, Miserére nobis
Dios Espíritu Santo, que nos santifica 

Trinidad Santa un solo Dios, ten piedad de nosotros
Sancta Trínitas, unus Deus, Miserére nobis
La Santísima Trinidad, un sólo Dios


* * * * *


II. INVOCACIONES A LOS SANTOS
II. INVOCATIO SANCTORUM


Se invoca la mediación e intercesión de la Virgen María, los tres Arcángeles y los coros angélicos y de las almas bienaventuradas, quienes están en eterna comunión con Dios.


SANTA MARIA
SANCTA MARIA


Pedimos la intercesión de la Virgen María, hija del Padre, Madre de Dios Hijo, Jesús, y Esposa Inmaculada del Espíritu Santo. Se la invoca bajo la triple invocación: Santa María, Madre de Dios, Virgen de las vírgenes.
1. Santa María, ruega por nosotros
     Sancta Maria, ora pro nobis

2. Santa Madre de Dios, ruega por nosotros
     Sancta Dei Génetrix, ora pro nobis

3. Santa Virgen de las vírgenes, ruega por nosotros
     Sancta Virgo vírginum, ora pro nobis


* * * * *


ÁNGELES Y SANTOS
ANGELI ET SANCTI

Los tres arcángeles que permanecieron fieles con Dios durante la rebelión de los ángeles apostáticos de Lucifer, Satanás y todos los demás ángeles caídos.

4. San Miguel, ruega por nosotros
Sancte Michaël, ora pro nobis

Príncipe de las Milicias celestiales, ejemplo para todos los ángeles de fortaleza, valentía, celo y fidelidad a Dios durante la rebelión satánica ("¿Quién como Dios?"). Derrotador de Satanás, hace retroceder los pendones negros del ejército demoníaco, defensor del Pueblo de Dios de los ataques del demonio, guía del Pueblo con Moisés en el Desierto, disputó con Satanás por el cuerpo de Moisés, protegió a Daniel, Judas Macabeos clama por su ayuda, derrota el gran Dragón, la serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás (Apocalipsis), está en batalla contra Satanás (carta de Judas). Está presente en la Sagrada Eucaristía de pie en el Altar, ofrece a Dios las oraciones de los fieles con el incienso, y aparece en las más importantes apariciones marianas (Fátima).

s de la Iglesia ante el Trono de Dios
5. San Gabriel, ruega por nosotros
Sancte Gábriel, ora pro nobis

Enviado por Dios como mensajero, quien se apareció a Daniel; a Zacarías, para avisarle que su mujer Isabel tendría un hijo llamado Juan; y a María, que le comunicó que concebiría y daría a luz a un Hijo, a quién pondría por nombre Jesús.


6. San Rafael, ruega por nosotros
Sancte Raphaël, ora pro nobis

El Arcángel "que cura o sana", que alivia el dolor y sufrimiento de los hombres. Fue quien procuró el pez del que se extrajo la hiel para la curación del padre de Tobías.


* * * 

7. Todos los santos ángeles y arcángeles, rogad por nosotros
Omnes sancti Angeli et Archángeli, oráte pro nobis

Todos los espíritus angélicos al servicio de Dios, enviados en ayuda de nosotros, herederos de la salvación (Hebreos 1, 14)


8. Todos los santos coros de los espíritus bienaventurados, rogad por nosotros
Omnes sancti beatórum Spírituum órdines, oráte pro nobis

La Iglesia Triunfante en el Cielo. La Iglesia Purgante prosigue su camino de purificación hasta llegar a ser perfectos ante Dios. 


* * * * *
PATRIARCAS Y PROFETAS
PATRIARCHAE ET PROPHETAE


Los Patriarcas son cuatro: Abraham, Isaac, Jacob y José.

Los Profetas (el que habla en nombre del Señor por obra del Espíritu) salvaron sus almas con la esperanza de que Jesús era el esperado y deseado de las Naciones. Son los anunciadores del Mesías, son considerados como Prefiguraciones de los Doce Apóstoles: los Cuatro Evangelistas corresponden a los Cuarto Profetas Mayores: Mateo, Marcos, Lucas y Juan, en correlación con Isaías (profeta mesiánico), Jeremías (humillación y exilio, Egipto y Asiria), Ezequiel (visionario, cautiverio y exilio de Babilonia, arquitecto del Templo) y Daniel (apocalíptico); los Doce Apóstoles se relacionan con los Doce Profetas Menores: Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahúm, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías.


9. San Juan Bautista, ruega por nosotros
Sancte Joánnes Baptista, ora pro nobis

El último de los profetas del Antiguo Testamento y el primero del Nuevo Testamento, el más grande de todos los hombres nacidos de mujer, el Precursor de Jesucristo, mártir del Evangelio de la Familia y el Matrimonio cuando dijo a Herodes la verdad de su unión ilegítima con Herodías, esposa de su hermano Filipos: "No te es permitido convivir con la mujer de tu hermano".


10. San José, ruega por nosotros
Sancte Joseph, ora pro nobis

Padre y esposo de la Sagrada Familia,  la primera Iglesia Doméstica y la Santísima Trinidad en la tierra; el Santo intercesor para todo tipo de causas, quien fue el custodio de los dos Corazones de Jesús y María, y aceptó ser el padre educador de Jesús niño, adolescente y joven.

* * *


11. Todos los Santos Patriarcas y Profetas, rogad por nosotros
Omnes sancti Patriárchae et Prophétae, oráte pro nobis


* * * * *

APÓSTOLES Y DISCÍPULOS
APOSTOLI ET DISCIPULI
 


12. San Pedro, ruega por nosotros
Sancte Petre, ora pro nobis

Príncipe de los Apóstoles, primer Obispo de Roma y Pontífice y Papa del catolicismo
[Benedicto XVI presenta a los Apóstoles: 
http://humanitas.cl/web/index.php?option=com_content&view=article&id=139:benedicto-xvi-presenta-a-los-apostoles&catid=38:la-palabra-del-papa&Itemid=65]


13. San Pablo, ruega por nosotros
Sancte Paule, ora pro nobis

Apóstol de los Gentiles (de los no judíos)


14. San Andrés, ruega por nosotros
Sancte Andrea, ora pro nobis

El primero que primero que atendió el llamado del Señor (Protocletos: primer llamado), y condujo a Jesús a su hermano Pedro-Simón diciéndole "Hemos encontrado al Mesías". Tuvo gran espíritu apostólico, y tuvo hermosos momentos de intimidad con Jesús. Mostró sentido de realidad cuando le dijo a Jesús, en la multiplicación de los panes, de la insuficiencia de cinco panes de cebada y dos peces, pero luego vio que fueron suficientes; ejemplo de plantear preguntas a Jesús sin miedo ("Dinos cuándo sucederá esto y cuál será la señal de que ya se están por cumplirse todas estas cosas"), y modelo de acogimiento de las enseñanzas sorprendentes y difíciles de Jesús. 

Andrés y Felipe, de nombres griegos, hacen de mediadores-intérpretes de judíos griegos, y Jesús responde «Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre. En verdad, en verdad os digo: si el grano de trino no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere da mucho fruto», es decir, con la muerte de Jesús -caída del grano- llegará su glorificación, y de la muerte en cruz -grano muerto- será en la resurrección el pan de vida para el mundo: la Iglesia es de los griegos y de los judíos, la Iglesia del mundo.


15. Santiago, ruega por nosotros
Sancte Jacóbe, ora pro nobis

Santiago Apóstol, Patrón de España (Camino de Santiago), recibió en Zaragoza (Caesaraugusta) la primera aparición histórica de la Virgen María en carne mortal (antes de la Asunción)


16. San Juan, ruega por nosotros
Sancte Joánnes, ora pro nobis

Hijo de Zebedeo y hermano de Santiago. Juan significa «el Señor ha dado su gracia». Integrante del reducido grupo de apóstoles de Jesús: su madre le pidio que sus dos hijos se pudiesen sentarse uno a la derecha y otro a su izquierda en el Reino. Ocupó un lugar destacado en la Iglesia de Jerusalén. Pablo lo considera una de las «columnas» de la comunidad.

 Ante el Sanedrín dijo: «No podemos dejar de hablar de aquello que hemos visto y oído». Esta confesión de fe nos guía a confesar con fortaleza nuestra fe en Jesús por encima de cualquier consideración humana. Juan es el «discípulo predilecto»: Jesús quiere hacer de cada uno un discípulo que viva una amistad personal y una confianza absoluta: no basta seguirlo y escucharlo exteriormente, también es necesario vivir con Él.


17. Santo Tomás, ruega por nosotros
Sancte Thoma, ora pro nobis

El apóstol que recibió las pruebas físicas de la resurrección de Jesús


18. San Felipe, ruega por nosotros
Sancte Philíppe, ora pro nobis

"Ven y lo veréis", el apóstol que acerca a otros a Jesús, que pide acercarse a Jesús con amor y que vivamos y hablemos con él en confianza; dotado de sentido práctico y realismo que sabe juzgar las implicaciones de una situación (multiplicación de los panes); dispuesto a acoger todas las peticiones y súplicas y a orientarlas al único que las puede satisfacer plenamente, Jesús ("Señor, queremos vera Jesús"); entregó totalmente la vida a Jesús; ejemplo de encontrar a Jesús, tratando de ver en él a Dios Padre ("El que me ha visto a mí, ha visto al Padre"). [Benedicto XVI presenta al apóstol Felipe, Bartolomé...]


19. San Bartolomé, ruega por nosotros
Sancte Bartholomáee, ora pro nobis

Natanael, Jesús dice de él que «ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño»; Natanael dice de Jesús que «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel», reconociendo tanto su relación especial con Dios Padre, del que es Hijo unigénito (parte divina), como por su relación con el pueblo de Israel, de quien es llamado rey, atribución propia del Mesías esperado (parte humana). Ejemplo de que la adhesión a Jesús puede ser vivida y testimoniada incluso sin necesidad de obras sensacionales y extraordinarias.


20. San Mateo, ruega por nosotros
Sancte Mattháee, ora pro nobis

El apóstol Mateo, autor del primer Evangelio y uno de los Doce Apóstoles de Jesús, es "el publicano" porque era cobrador de impuestos romanos. El Señor hace apóstol a quien fue juzgado como pecador público, no lo excluye de su amistad. La evangelización es ofrecer la gracia de Dios al pecador. En Mateo hay una paradoja: quien está más alejado de la santidad puede ser modelo de acogida de la misericordia divina. La respuesta inmediata de Mateo a la llamada de Jesús implica abandonarlo todo, también el beneficio económico injusto, pues Mateo entendió que seguir a Jesús es incompatible con una actuación que desagrada a Dios, la riqueza injusta.

21. San Simón, ruega por nosotros
Sancte Simon, ora pro nobis

Llamado el Zelota, por su ardiente celo por la Ley divina y su pueblo, autor de una carta donde manifiesta la identidad católica con exigencia, fuerza, coraje, claridad, polémica y valentía que procede de la provocación de la fe ante las contradicciones y maldades del mundo actual.


22. San Tadeo, ruega por nosotros
Sancte Thaddáee, ora pro nobis

Judas Tadeo, "el magnánimo", preguntó a Jesús «¿por qué te manifestas a nosotros y no al mundo?», y le respondió «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él»,  queriendo decir que el Resucitado tiene que ser visto y percibido con el corazón, con la finalidad que Dios pueda hacer su morada en nosotros. El Señor no se presenta como una mercancía de consumo o producto espectacular. Al querer entrar en nuestra vida, cualquier manifestación suya necesita de un corazón abierto para ver al Resucitado.  


23. San Matías, ruega por nosotros
Sancte Matthía, ora pro nobis

Uno de los 72 discípulos que el Señor envió a predicar. Reemplazó a Judas Iscariote en el Colegio de los Doce Apóstoles. Recibió el Espíritu Santo en Pentecostés. Distinguido por su insistencia en la necesidad de mortificar la carne para dominar la sensualidad (especial para los malos espíritus de la lujuria, la impureza y la concupiscencia de la carne)


24. San Bernabé, ruega por nosotros
Sancte Bárnaba, ora pro nobis

"Hijo de la exhortación" o "Hijo del consuelo", colaborador de San Pablo, junto con Silas y Apolo, levita judío procedente de Chipre y establecido en Jerusalén, el primero en convertirse al catolicismo tras la resurrección, garante de la conversión de Pablo ante la desconfiada comunidad católica de Jerusalén perseguida por él. Modelo y ejemplo de entrega desinteresada y generosa a Jesucristo y el Evangelio, encuentran su sentido de la vida en la misión evangelizadora, siendo colaborador del apóstol san Pablo. [Audiencia General, 31 enero 2007]


25. San Lucas, ruega por nosotros
Sancte Luca, ora pro nobis

26. San Marcos, ruega por nosotros
Sancta Marce, ora pro nobis


* * *


27. Todos los Santos Apóstoles y Evangelistas, rogad por nosotros
Omnes sancti Apóstoli et Evangelístae, oráte pro nobis

28. Todos los Santos Discípulos de Dios, rogad por nosotros
Omnes sancti Discípuli Dómini, oráte pro nobis



* * * * *


MARTIRES
MARTYRES

29. Todos los Santos Inocentes, rogad por nosotros
Omnes sancti Innocéntes, oráte pro nobis

Los Santos Inocentes proceden de la perícopa del evangelio según san Mateo 2, 16, cuando el rey Herodes ordena el asesinato de todos los niños varones menores de dos años "al verse engañado por los magos". 

Son figuras y prototipos de los niños abortados en el día de hoy, los más inocentes e indefensos de la Humanidad (Evangelium Vitae), y son considerados mártires al morir por odio contra la fe en sustitución del niño Jesús. 

Ver los sermones del obispo san Quodvultdeus, "Todavía no hablan y ya confiesan a Cristo". Tiene la fiesta del 28 de diciembre: "Los niños inocentes murieron por Cristo, su gloria será eterna". De sus madres se dice que padecieron por un tiempo, ahora comparten su gloria.

Ver el episodio de los niños inocentes en María Valtorta en El Evangelio como me ha sido revelado, Ana Catalina Emmerich, y la Venerable Madre Sor María Jesús de Ágreda en su Mística Ciudad de Dios. 


30. San Esteban, ruega por nosotros
Sancte Stéphane, oráte pro nobis

Protomártir (primer mártir) que derramó su propia sangre para proclamar su fe en Jesucristo (Hechos 7,2-53), y que murió apedreado en Jerusalén mientras rezaba por sus verdugos (no practicó el "ojo por ojo").


31. San Lorenzo, ruega por nosotros
Sancte Laurénti, oráte pro nobis

Diácono romano que murió martirizado el 258 (asado vivo sobre una parrilla), y según Prudencia, su muerte fue la muerte de la idolatría romana, por causa de la impresión espiritual que causó su sacrificio entre los paganos.


32. San Vicente, ruega por nosotros
Sancte Vicénti, oráte pro nobis

El más antiguo mártir de España, diácono de Zaragoza, sufrió un atroz martirio en Valencia durante la persecución de Diocleciano (305). Vicente procede del latín "triunfador" o "vencedor".


* * *
33. San Juan y San Pablo, rogad por nosotros
Sancti Joánnes et Paule, oráte pro nobis

San Juan de Roma y San Pablo de Roma (362), hermanos eunucos servidores de la Corte de Constancia, hija de Constantino. Juliano el Apóstata mandó su abjuración o muerte por Terenciano, el cual los decapitó y enterró bajo su casa del monte Celio, y mató igualmente a quienes rezaban en sus tumbas: el presbítero Crispo, el clérigo Crispiniano y la virgen Benedicta.


34. San Fabián y San Sebastián, rogad por nosotros
Sancti Fabiáne et Sebastiáne, oráte pro nobis

San Fabián, Papa muerto durante las persecución de Decio (250) y San Sebastián, soldado mártir (300).  


35. San Cosme y San Damián, rogad por nosotros
Sancti Cosma et Damiáne, oráte pro nobis

Cosme significa "adornado, bien presentado"; Damián, "domador". Son dos hermanos gemelos, que practicaban la medicina sin cobrar por sus servicios (llamados anárgiros, gratuitos, de argiros, plata). Martirizados durante Diocleciano en el 300.


36. San Gervasio y San Protasio, rogad por nosotros
Sancti Gervási et Protási, oráte pro nobis

Gemelos y nacidos en Milán en el siglo I, hijos de San Vidal, mártir, y de Santa Valeria, la cual, volviendo de Rávena de enterrar a su santo esposo, a una legua de Milán fue obligada por un grupo de adoradores del dios Silvano a celebrar los sacrílegos ritos paganos, pero ella se negó, proclamó a gritos que era cristiana y fue martirizada. El conde Astasio recibió de los sacerdotes paganos el oráculo de que si no quería ser derrotado por los germanos, debía de obligar a los dos hermanos Gervasio y Protasio a sacrificar a los dioses, pero Gervasio le dijo que sólo el Dios de los cristianos daba la victoria, y Protasio que la vida sólo consiste en conocer y servir al verdadero Dios, siendo martirizados, uno a latigazos y el otro por decapitación. Tres siglos más tarde, se aparecieron a San Ambrosio (maestro de San Agustín) para revelarle su sepultura, hallada el 17 de junio del 386.



* * *

37. Todos los Santos Mártires, rogad por nosotros
Omnes sancti Mártyres, oráte pro nobis


* * * * *

OBISPOS Y DOCTORES
EPISCOPI ET DOCTORES

38. San Silvestre, ruega por nosotros
Sancte Silvéster, ora pro nobis

Papa San Silvestre I (270-335). Vivió el triunfo del Resucitado sobre el paganismo. Vivió la persecución radical de Diocleciano y la herejía del donatismo, mostrando su carácter "puro, de piedad ferviente, mortificado y humilde". Nombrado Papa el 314 durante Constantino y el Edicto de Milán de libertad religiosa de la Iglesia (313). Cura milagrosamente a Constantino de la lepra durante su bautismo. Influyó en la legislación imperial (descanso dominical, emancipación de esclavos en las iglesias, educación de los hijos). 

Participó en sínodos y concilios: concilio de Arlés, primer concilio de Nicea, sínodo de Roma (315), concilios de Alejandría, Palestina, segundo de Alejandría, de Laodicea, Ancira, Nicomedia, Cartago, Cesarea de Palestina, los cuales construyeron la renovación litúrgica, los nuevos cánones disciplinares, la reorganización interior de la Iglesia y el trato a los pecadores. Fuera del Renacimiento, se erigen en Roma las iglesias de San Juan de Letrán, en el monte Cello—in aedibus Laterani—, de San Pedro, en el Vaticano, San Pablo, en la vía Ostiense, y Santa Cruz de Jerusalén. Frente al autoritarismo imperial, su santidad le permitió sufrir los excesos del despotismo por bien de la Iglesia, pasando muchas veces al segundo lugar, aunque en lo que tocaba a su ministerio siempre se mantuviera decisivo.


39. San Gregorio, ruega por nosotros
Sancte Gregori, ora pro nobis

San Gregorio Magno, Papa, Doctor de la Iglesia (540-604)


40. San Ambrosio, ruega por nosotros
Sancte Ambrósi, ora pro nobis

San Ambrosio de Milán, Doctor de la Iglesia (340-397)


41. San Agustín, ruega por nosotros
Sancte Augustíne, ora pro nobis 

San Agustín de Hipona (África), Doctor de la Iglesia (354-430)


42. San Jerónimo, ruega por nosotros
Sancte Hierónyme, ora pro nobis

San Jerónimo de Estridón (representante de Dalmacia y Tierra Santa), Doctor de la Iglesia (342-420)


43. San Martín, ruega por nosotros
 Sancte Martíne, ora pro nobis

San Martín de Tours (316-397)


44. San Nicolás, ruega por nosotros
Sancte Nicoláe, ora pro nobis

San Nicolás de Bari, obispo de Myra (270-345), dio origen a Papá Noél o Santa Claus. Con gran y exquisita dulzura conquistó grandes y verdaderas conversiones sinceras, y fue un firme y vigoroso defensor del débil frente al poderoso. Se dice que daba caramelos a los niños.

* * * 

45. Todos los Santos Obispos y Confesores, rogad por nosotros
Omnes sancti Pontífices et Confessóres, oráte pro nobis

46. Todos los Santos Doctores, rogad por nosotros
Omnes sancti Doctóres, oráte pro nobis


* * * * *



PRESBÍTEROS Y RELIGIOSOS
PRESBYTERI ET RELIGIOSI


47. San Antonio, ruega por nosotros
Sancte Antóni, ora pro nobis

San Antonio Abad (251-356), padre de todos los anacoretas del desierto y Padre del Monacato (Píspir y Arsínoe), ermitaño que atendió diversos monacatos. Sufrió las famosas Tentaciones de San Antonio.


48. San Benito, ruega por nosotros
Sancte Benedícte, ora pro nobis

San Benito de Nursia (480-547) fundador de la Orden Benedictina, Patriarca del monacato occidental. Patrón de Europa.


49. San Bernardo, ruega por nosotros
Sancte Bernárde, ora pro nobis

San Bernardo de Claraval , Doctor de la Iglesia, Doctor Melífluo (1090-1153), monje cisterciense francés y abad de la abadía de Claraval, impulsor de la expansión de la orden del Císter por toda Europa.


50. Santo Domingo, ruega por nosotros
Sancte Dominíce, ora pro nobis

Santo Domingo de Guzmán, (España, 1170-1221), fundador de la orden mendicante de los Predicadores Dominicos.


51. San Francisco, ruega por nosotros
Sancte Francísce, ora pro nobis


* * *


52. Todos los Santos Sacerdotes y Levitas, rogad por nosotros
Omnes sancti Sacerdotes et Levítae, oráte pro nobis

53. Todos los Santos Monjes y Ermitaños, rogad por nosotros
Omnes sancti Mónachi et Eremítae, oráte pro nobis


* * * * *


SANTAS DE DIOS
SANCTAE DEI


54. Santa María Magdalena, ruega por nosotros
Sancta María Magdaléna, ora pro nobis

55. Santa Águeda [Santa Ágata], ruega por nosotros
Sancta Agatha, ora pro nobis

Virgen y mártir de Catania, siglo III, patrona de las enfermeras. El senador Quintianus, aprovechando las persecuciones del emperador Decio contra los cristianos, intentó seducirla. Rechazado porque ella se comprometió con Jesucristo, Quintianus con Afrodisia intentó convencer infructuosamente a la joven Águeda.

El Senador en venganza la envía a un prostíbulo; conserva su virginidad por milagro
. Enfurecido, ordenó su tortura y la extirpación de los senos. Santa Ágata dijo: "Cruel tirano, ¿no te da vergüenza torturar en una mujer el mismo seno con el que de niño te alimentaste?". En visión vio a San Pedro, éste le curó sus heridas, siguió siendo torturada y arrojada sobre carbones al rojo vivo, lanzando un gran grito de alegría al expirar, dando gracias a Dios.
 


56. Santa Lucía, ruega por nosotros
Sancta Lúcia, ora pro nobis


Hija de una rica familia de Siracusa. Su madre Eutiquia, al enviudar, la quiso casar. Lucía, que hizo voto de virginidad por amor a Cristo, vio el aplazamiento de la boda porque la madre se enfermó gravemente. Devota de Santa Águeda, la mártir de Catania, quiso llevar a su madre enferma a la tumba de la santa, que sanó y le permitió seguir su camino y dar a los pobres de la ciudad su rica dote.

El novio rechazado se vengó acusando a Lucía ante el procónsul Pascasio de ser cristiana. Amenazada de ser llevada a un prostíbulo para que saliera contaminada, Lucía le respondió: “"El cuerpo queda contaminado solamente si el alma es consciente”."

El procónsul pasó a los hechos, pero Lucía se puso tan pesado que ni diez hombres no lograron moverla, fue herida por un golpe de espada, y con la garganta cortada Lucía exhortó a los fieles en la primacía de los deberes con Dios a los deberes humanos, hasta qie los cristianos que la rodeaban sellaron su conmovedor testimonio con el "Amén".


57. Santa Inés, ruega por nosotros
Sancta Agnes, ora pro nobis

Virgen y mártir de la pureza. Niña o jovencita rica y hermosa, que muchos nobles romanos la pretendían en matrimonio, pero no los aceptó porque estaba comprometida con Cristo. Acusada de cristiana, llevada a un prostíbulo, protegida por ángeles y señales celestes, colocada en la hoguera que no la quemó y finalmente, decapitada en año 304 A.D. Constantina, hija de Constantino, le erigió una basílica.

Patrona de las jóvenes, de la pureza, de las novias y prometidas en matrimonio y de los jardineros, ya que la virginidad era simbolizada con un jardín cerrado. Su atributo es un cordero, pira, espada, palma y lirios, diadema en la cabeza, estola en los hombros.

 


58. Santa Cecilia, ruega por nosotros
Sancta Caecília, ora pro nobis

Tradicionalmente muy venerada y ensalzada como ejemplo perfecto de mujer cristiana, consagrada su virginidad a Cristo y mártir por amor a Cristo. De familia patricia, educada en el cristianismo, su padre la casó con el patricio Valeriano. Con la ayuda de Dios, al retirarse a la habitación ambos cónyuges, dijo: "Tengo que comunicarte un secreto. Has de saber que un ángel del Señor vela por mí. Si me tocas como si fuera yo tu esposa, el ángel se enfurecerá y tú sufrirás las consecuencias; en cambio si me respetas, el ángel te amará como me ama a mí." 

Valeriano, luego su hermano Tiburcio y posteriormente el cortesano Máximo, los cuales sufrieron martirio, y fueron enterrados por Cecilia, la cual también fue martirizada por Almaquio, primero en el baño de su casa por sofocación de un horno encendido, y luego por decapitación por espada. En el suelo, vivió tres días más donde fue visitada por muchos cristianos.


59. Santa Catalina, ruega por nosotrosSancta Catharína, ora pro nobis


Santa Catalina de Alejandría, Egipto. Protectora de esposas, vírgenes, niños y trabajadores con ruedas y cuchillos. Mujer educada del siglo IV. Convertida a los 18 años, predicó el Evangelio en Alejandría. Encarcelada por el emperador Maximus, convirtió a la emperadora y al jefe del ejército, por lo que fue martirizada. Antes de ser decapitada, la pusieron en un instrumento de tortura, dos ruedas con ganchos para destrozarla, pero un rayo destruyó. Después de muerta, es llevada por los ángeles al Monte Sinaí. Santa Juana de Arco escuchó su voz. 


60. Santa Anastasia, ruega por nosotros
Sancta Anastásia, ora pro nobis

Santa Anastasia de Sirmio, virgen y mártir del siglo IV (Anatasis es resurrección en griego).

* * *
 
62. Todas las Santas Vírgenes y Viudas, rogad por nosotros
Omnes sanctae Vírgines et Víduae, oráte pro nobis


63. Todos los Santos y Santas de Dios, interceded por nosotros
Omnes Sancti et Sanctae Dei, intercédite pro nobis

* * * * * *  


III INVOCACIÓN A CRISTO: LÍBRANOS
III INVOCATIO AD CHRISTUM: LÍBERA NOS

[21 rogativas de liberación al Señor]

Se enumeran 12 males de los que deseamos liberarnos, y al final, para ser más efectivos, invocamos todo lo que hizo Cristo por nosotros.

Muéstratenos propicio, perdónanos, Señor
Propítius esto, parce nobis, Dómine
 
Muéstratenos propicio, escúchanos, Señor
Propítius esto, exáudi nos, Dómine


* * * 
1. De todo mal, líbranos, Señor
Ab omni malo, líbera nos, Dómine

2. De todo pecado, líbranos, Señor
Ab omni peccáto, líbera nos, Dómine

3. De tu ira, líbranos, Señor
Ab ira tua, líbera nos, Dómine

4. De la muerte súbita e imprevista, líbranos, Señor
A subitánea et improvísa morte, líbera nos, Dómine

6. De las asechanzas del demonio, líbranos, Señor
Ab insídiis diáboli, líbera nos, Dómine

7. De la cólera, del odio y de toda mala intención, líbranos, Señor
Ab ira, et ódio, et omni mala voluntáte, líbera nos, Dómine

8. Del espíritu de fornicación, líbranos, Señor
A spíritu fornicatiónis, líbera nos, Dómine

9. Del rayo y de la tempestad, líbranos, Señor
A fúlgure et tempestáte, líbera nos, Dómine

10. Del azote de los terremotos, líbranos, Señor
A flagéllo terraemótus, líbera nos, Dómine

11. De la peste, del hambre y de la guerra, líbranos, Señor
A peste, fame et bello, líbera nos, Dómine

12. De la muerte eterna, líbranos, Señor
A morte perpétua, líbera nos, Dómine


* * *

1. Por el misterio de tu Santa Encarnación, líbranos, Señor
Per mystérium sanctae Incarnatiónis tuae, líbera nos, Dómine

2. Por tu Venida, líbranos, Señor
Per Advéntum tuum, líbera nos, Dómine

3. Por tu Natividad, líbranos, Señor
Per Nativitátem tuam, líbera nos, Dómine 

4. Por tu Bautismo y santo Ayuno, líbranos, Señor
Per Baptísmum et sanctum Jejúnium tuum, líbera nos, Dómine 

5. Por tu Cruz y tu Pasión, líbranos, Señor
Per Crucem et Passiónem tuam, líbera nos, Dómine 

6. Por tu Muerte y Sepultura, líbranos, Señor
Per Mortem et Sepultúram tuam, líbera nos, Dómine


7. Por tu Santa Resurrección, líbranos, Señor
Per sanctam Resurrectiónem tuam, líbera nos, Dómine

8. Por tu admirable Ascensión, líbranos, Señor
Per admirábilem Ascensiónem tuam, líbera nos, Dómine

9. Por la venida del Espíritu Santo, nuestro Consolador, líbranos, Señor
Per advéntum Spíritus Sancti Parácliti, líbera nos, Dómine
 
10. En el día del Juicio, líbranos, Señor
In die judicii, líbera nos, Dómine

* * * * *  


IV SÚPLICAS POR VARIAS NECESIDADES
IV SUPPLICATIO PRO VARIIS NECESSITATIBUS 

[18 rogativas de audiencia al Señor]

Se reconoce con humildad nuestra condición de indignos pecadores ("peccatores..."), y le pedimos la lista de favores que esperamos recibir para nuestro bien material y espiritual. 
1. Nosotros pecadores, os rogamos, oídnos
Peccatóres, te rogamus, audi nos

2. Que nos perdones, os rogamos, oídnos
Ut nobis parcas, te rogamus, audi nos

3. Que nos seas indulgente, os rogamos, oídnos
Ut nobis indúlgeas, te rogamus, audi nos

4. Que te dignes conducirnos a la verdadera penitencia, os rogamos, oídnos
Ut ad veram poeniténtiam nos perdúcere dignéris, te rogamus, audi nos 

5. Que te dignes regir y gobernar tu Santa Iglesia, os rogamos, oídnos
Ut Ecclésiam tuam sanctam régere et conserváre dignéris, te rogamus, audi nos 

6. Que te dignes conservar en tu santa religión al Sumo Pontífice
y a todos los órdenes de la jerarquía eclesiásticaos rogamos, oídnos
Ut Domnum Apostólicum et omnes ecclesiásticos órdines in sancta religióne conserváre dignéris, te rogamus, audi nos 

7. Que te dignes abatir a los enemigos de la Santa Iglesia, os rogamos, oídnos
Ut inimícos sanctas Ecclésiae humiliáre dignéris, te rogamus, audi nos 

8. Que te dignes conceder a los reyes y príncipes cristianos
la paz y la verdadera concordiaos rogamos, oídnos
Ut régibus et princípibus christiánis pacem et veram concórdiam donáre dignéris, te rogamus, audi nos

9. Que te dignes conceder la paz y la unión a todo el pueblo cristiano,
os rogamos, oídnos
Ut cuncto pópulo christiáno pacem et unitátem largíri dignéris, te rogamus, audi nos 

10. Que te dignes devolver a la unidad de la Iglesia a los que viven en el error,
y traer a la luz del Evangelio a todos los infielesos rogamos, oídnos
Ut omnes errantes ad unitátem Ecclésiae revocáre, et infidéles univérses ad Evangélii lumen perdúcere dignéris, te rogamus, audi nos 

11. Que te dignes fortalecernos y conservarnos en tu santo servicio
os rogamos, oídnos
Ut nosmetípsos in tuo sancto servítio confortáre et conserváre dignéris, te rogamus, audi nos 

12. Que levantes nuestro espíritu al deseo de las cosas celestiales
os rogamos, oídnos
Ut mentes nostras ad caeléstia desidéria érigas, te rogamus, audi nos 

13. Que concedas a todos nuestros bienhechores la recompensa de los bienes eternosos rogamos, oídnos
Ut ómnibus benefactóribus nostris sempitérna bona retríbuas, 
te rogamus, audi nos 

14. Que libres nuestras almas, las de nuestros hermanos, parientes y bienhechores
de la condenación eterna, os rogamos, oídnos
Ut ánimas nostras, fratrum, propinquórum et benefactórum nostrórum ab aetérna damnatióne erípias, te rogamus, audi nos 

15. Que te dignes darnos y conservar las cosechas de la tierra
os rogamos, oídnos
Ut fructus terrae dare et conserváre dignéris, te rogamus, audi nos 

16. Que te dignes conceder el descanso eterno a todos los fieles difuntos,
os rogamos, oídnos
Ut ómnibus fidélibus defúnctis réquiem aetérnam donáre dignéris, te rogamus, audi nos 

17. Que te dignes escucharnos, os rogamos, oídnos
Ut nos exaudíre dignéris, te rogamus, audi nos 

18. Hijo de Dios, os rogamos, oídnos
Fili Dei , te rogamus, audi nos


* * * * * *


V.  INVOCACIONES A CRISTO: CONCLUSIÓN
V.  INVOCATIO AD CHRISTUM: CONCLUSIO

Pedimos invocando a Jesucristo como Cordero de Dios; volvemos a pedir queCristo nos oiga; lo repetimos en el Kýrie; añadimos la antífona que pide a Jesucristo que no recuerde nuestros pecados; sigue el Padre Nuestro, la oración de Jesús al Padre; finaliza con el Salmo 54 (53) "Dios mío, sálvame por tu Nombre, defiéndeme con tu poder", la doxología "Gloria al Padre...", y unas versículos yresponsorios que renuevan nuestras peticiones de ayuda en el exorcismo. 


Agnus Dei

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, parce nobis, Dómine

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, exáudi nobis, Dómine

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, miserere nobis, Dómine

* * *

Christe
Cristo, óyenos
Christe, audi nos

Cristo, escúchanos
Christe, exáudi nos
* * *

Kýrie

Señor, ten piedad de nosotros
Kýrie, éleison

Cristo, ten piedad de nosotros
Christe, éleison

Señor, ten piedad de nosotros
Christe, éleison
* * *

Antífona Ne reminiscaris, Domine, delicta nostra:

No tengas en cuenta, Señor,
Ne reminiscáris, Dómine,  

nuestras ofensas ni la de nuestros padres: 
delícta nostra, vel paréntum nostrórum:

ni castigues nuestros pecados.
neque vindíctam sumas de peccátis nostris.

* * * * * * * * * * *  * * * *

Pater Noster

En secreto:

Padre Nuestro que estás en los cielos
Pater Noster, qui es in caelis,

santificado sea tu Nombre,
sanctificétur nomen tuum.

venga a nosotros tu Reino,
Advéniat regnum tuum.

hágase tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo,
Fiat volúntas tua, sicut in caelo, et in terra.

el Pan nuestro de cada día, dánosle hoy,
Panem nostrum quotidiánum da nobis hódie.

y perdona nuestros pecados,
Et dimítte nobis débita nostra,

así como nosotros perdonamos a nuestros deudores,
sicut et nos dimíttimus debitóribus nostris.

En público:

[Versículo (V) y responsorio (R)]:

V: Y no nos dejes caer en tentación
Et ne nos indúcas in tentatiónem:


R: Mas líbranos del mal
sed líbera nos a malo.

* * * * * * * * * * *  * * * *


Salmo

Salmo 54 (53)
Psalmus L·IV (L·III)

3 Dios mío, sálvame por tu Nombre,
defiéndeme con tu poder.

Deus, in nómine tuo salvum me fac: 
et in virtúte tua júdica me.

4 Dios mío, escucha mi súplica,
presta atención a las palabras de mi boca.

Deus, exáudi oratiónem meam: 
áuribus percípe verba oris mei.

5 Porque gente soberbia se ha alzado contra mí,
hombres violentos atentan contra mi vida,
sin tener presente a Dios.

Quóniam aliéni insurrexérunt advérsum me, 
et fortes quaesiérunt ánimam meam:
et non proposuérunt Deum ante conspéctum suum.

6 Pero Dios es mi ayuda,
el Señor es mi verdadero sostén:

Ecce enim Deus adjúvat me:
et Dóminus suscéptor est ánimae meae.

7 que el mal recaiga sobre mis adversarios,
¡destrúyelos, Señor, por tu fidelidad!

 Avérte mala inimícis meis:
et in veritáte tua dispérde illos.

8 Te ofreceré un sacrificio voluntario,
daré gracias a tu Nombre, Dios: porque es bueno,
Voluntárie sacrificábo tibi, 
et confitébor nómini tuo, Dómine: quóniam bonum est:

9 porque me has librado de todos mis adversarios
y he visto la derrota de mis enemigos.
Quóniam ex omni tribulatióne eripuísti me:
et super inimícos meos despéxit óculus meus.

Doxología menor

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.
Glória Patri, et Fílio et Spirítui Sancto.

Como era en el principio, ahora y siempre,
y por los siglos de los siglos.
Sicut erat in princípio, et nunc, et Semper, et in sáecula saeculórum.

Amén.


Versículos y responsorios conclusivos
[Versículos (V) y responsorios (R)]
 
V: Salva a tu siervo (sierva).
Salvum (-am) fac servum tuum (ancillam tuam).

R: Dios mío, esperamos en ti.
Deus meus, sperántem in te.

V: Que seas para él (ella), Señor, una torre fortificada.
Esto ei, Dómine, turris fortitúdinis.

R: Ante la cara del enemigo.
A fácie inimíci.

V: Haz que el enemigo no tenga poder sobre él (ella).
Nihil proficiat inimícus in eo (ea)

R: Y que el hijo de la iniquidad sea incapaz de hacerle daño.
El filius iniquitátis non appónant nocére ei.

V: Envíale, Señor, el auxilio desde tu Santo Lugar.
Mitte ei, Dómine, auxílium de sancto.


R: Y protégelo desde Sión.
Et de Sion tuére eum (eam).

V: Oh Señor, escucha mi oración.
Dómine, exáudi oratiónem meam.

R: Y que mi clamor te llegue hasta ti.
Et clamor meus ad te véniat.

V: El Señor esté con vosotros.
Dominus vobiscum.

R: Y con tu espíritu
Et cum spíritu tuo.

Amén.

* * * * * * * * * * *  * * * *

Oremos.
Orémus.

Oración


Oración 1Deus, cui proprium est misereri

Dios
Deus,  

cuya naturaleza [del cual lo propio] es ser siempre misericordioso y clemente: 
cui próprium est miséri semper et párcere:

acepta la oración de este siervo tuyo;
súspice deprecatiónem nostram;

para que este hijo tuyo (hija tuya), 
ut hunc fámulum tuum, quem (hanc fámulam túam, quam)

que está ligado [constreñido] por las cadenas del pecado,
delictórum cátena constríngit, 

sea perdonado clementemente por la misericordia de tu bondad.
miserátio tuae pietátis cleménter absólvat.

Oración 2: Domine sancte, Pater omnipotens

DOMINE SANCTE

Santo es el Señor, 
Dómine sancte,  

Dios Padre omnipotente,
Pater omnípotens,

eterno Dios,
aetérne Deus,
– Daniel 13, 42 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
42 Exclamavit autem voce magna Susanna et dixit: “ Deus aeterne, qui absconditorum es cognitor, qui nosti omnia antequam fiant, 
[Por regla general, todos los versículos proceden de la Neovulgata, en caso contrario se indicará que se han extraído de la Vulgata o Vetus Vulgata. Fuente Biblia Clerus]


Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Pater Dómini nostri Jesu Christi,   
– Pedro 1, 3 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
3 Benedictus Deus et Pater Domini nostri Iesu Christi, qui secundum magnam misericordiam suam  regeneravit nos in spem vivam per resurrectionem Iesu Christi ex mortuis,


que condenaste a aquel rebelde y tirano apóstata al fuego del infierno,
qui illum réfugam tyránnum et apóstatam gehénnae ígnibus deputásti,
– Mateo 18, 9; Marcos 9, 46 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Matero: 9 Et si oculus tuus scandalizat te, erue eum et proice abs te: bonum tibi est un oculum in vitam intrare, quem duos oculos habentem mitti in gehennam ignis.

Marcos: 46 quod si oculus tuus scandalizat te eice eum bonum est tibi luscum introire in regnum Dei quam duos oculos habentem in gehennam ignis [Vulgata]


y que enviaste a tu Hijo Unigénito a este mundo,
quique Unigénitum túum in hunc mundum misísti, 

para que aplastase [derrotase] a este ser rugiente:
ut illum rugiéntem contéreret:

ven rápidamente [acude prontamente / ven pronto / acelera tu venida],
velóciter atténde, accélera,
– Romanos 16, 20 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

para liberar [arrebatar / sacar / quitar] [del o el demonio] a este hombre (mujer
que tú creaste a tu imagen y semejanza,
ut erípias hóminem ad imáginem et similitúdinem tuam creátum,
– Génesis 1, 26 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

apartándolo de la ruina y del demonio del mediodía [meridiano].
a ruína et daemónio meridiáno.
– Salmo 90, 6 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Da, Domine

Concédenos [danos / infunde],
Da,

oh Señor,
Dómine,

tu terror sobre esta bestia,
terrórem tuum super béstiam,

que quiere exterminar [que extermina] tu viña.
quae extérminat víneam tuam.
– Marcos 12, 6; Mateo 20, 1ss; Salmo 79, 9-17; Isaías 27, 1ss; Jr 2, 21 
[Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Isaías: 2 In die illa vinea erit iucunda; cantate ei. 3 Ego Dominus, qui servo eam; per singula momenta irrigabo eam. Ne forte visitetur contra eam, nocte et die servo eam. 4 Indignatio non est mihi... [NVulg]

Jeremías21 Ego autem plantavi te vineam electam, omne semen verum; quomodo ergo conversa es in palmites vineae alienae?

Da fiduciam

Infunde [concede] tu confianza a tus siervos para que puedan luchar [combatir] fortísimamente contra el malvado dragón [de manera fortísima contra el pésimo dragón],
Da fidúciam servis tuis contra nequíssimum dracónem pugnáre fortíssime,
– Ap 20,2; Ap 12, 7. 9. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


con el fin de que éste no desprecie a los que han depositado la confianza en ti 
[a los esperanzados en ti],
ne contémnat sperántes in té, 
– Sal 85, 2 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


y para que no diga tal como dijo el Faraón a Moisés:
et ne dicat, sicut in Pharaóne, qui jam dixit:

No conozco a Dios y no dejaré libre de irse a Israel”.
"Deum non novi, nec Israel dimítto".
– Ex 5, 2 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Urgeat

Que tu mano poderosa lo obligue a salir de tu siervo N. (o tu sierva N.), ( X )
Urgeat illum déxtera tua potens discédere a fámulo tuo N. (a fámula tua N.), +
– Ex 15, 6; Sal 79, 15-16 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

para que no presuma de poder tener prisionero (prisionera), 
a quien tú te has dignado de crearlo a tu imagen, y que has redimido por medio de tu Hijo.
ne diútius preesúmat captívum tenére, 
quem tu ad imáginem tuam fácere dignátus es, 
et in Fílio tuo redemísti:
– 2Tm 2, 26; Gn 1, 26.27; Rm 3, 24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

2 Timoteo: 26 et resipiscant a Diaboli laqueo, a quo capti tenentur ad ipsius voluntatem.

Génesis: 26 Et ait Deus: "Faciamus hominem ad imaginem et similitudinem nostram; et praesint piscibus maris et volatilibus caeli et bestiis universaeque terrae omnique reptili, quod movetur in terra".27 Et creavit Deus hominem ad imaginemsuam; ad imaginem Dei creavit illum; masculum et feminam creavit eos.

Romanos: 24 iustificati gratis per gratiam ipsius per redemptionem, quae est in Christo Iesu;

Él, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, Dios, 
Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus,

por los siglos de los siglos.
per ómnia saécula saeculórum.
R. Amén.


* * * * * *


>>> Inicio del exorcismo, según el P. Amorth

[PraeceptioPraecipio tibi]   

 

Te ordeno, 
Praecípio tibi,  

quienquiera que seas, 
quicúmque es,

espíritu inmundo
spíritus immúnde,
  
junto con todos tus secuaces [cómplices
que estáis presentes en [que poseéis aeste siervo [hijo] de Dios (esta sierva/hija de Dios):
et ómnibus sociis tuis hunc Dei fámulum (hanc Dei fámulam)obsidéntibus:
  
a fin de que por los misterios de la Encarnación, Pasión, Resurrección y Ascensión 
de nuestro Señor Jesucristo,
ut per mystéria incarnatiónis, passiónis, resurrectiónis et ascensiónis Dómini nostri Jesu Christi,

por la misión del Espíritu Santo,
per missiónem Spíritus sancti,  

y por la Venida del mismo nuestro Señor para el juicio, 
et per advéntum ejúsdem Dómini nostri ad judícium,

para que me digas tu nombre, día y hora de tu salida,
dicas mihi nomen tuum, diem et horam éxitus tui,
  
con cualquier signo [mediante alguna señal]: 
cum áliquo signo:

a mí, ministro de Dios, aunque indigno, te ordeno que me obedezcas en todo:
et ut mihi Dei ministro licet indígno, prorsus in ómnibus obédias:  

y que en nada [de ninguna manera o modo] a esta criatura de Dios,
neque hanc creatúram Dei,   
  
o a los presentes [o circunstantes], o a sus posesiones [o a aquello que les pertenece] ofendas [dañes / causes daño].
vel circumstántes, aut eórum bona ullo modo offéndas.



* * * * * *


Evangelio    

[Lecturas del Evangeliosaltem unum]:

- San Juan 1, 1-14:          Al principio existía la Palabra...
- San Marcos 16, 15-18:  Vayan por todo el mundo...
- San Lucas 10, 17-20:    Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre... 
- San Lucas 11, 14-22:    Éste expulsa a los demonios por el poder de Belzebul...



3.  A continuación se lee sobre la persona poseída estas selecciones del Evangelio, o al menos uno de ellos.
Evoca la manifestación del poder de Dios contra las insidias del demonio (Juan Javier Flores, "Los sacramentales")

1ª. Lectura del santo Evangelio según San Juan 1,1-14


Al decir estas palabras, se persigna sobre sí y el obseso en la frente, los labios y elpecho

1 Al principio existía la Palabra, la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.

2 Al principio estaba junto a Dios.

3 Todas las cosas fueron hechas por medio de la Palabra y sin ella no se hizo nada de todo lo que existe.

4 En ella estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

5 La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la recibieron.

6 Apareció un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan.
7 Vino como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.

8 Él no era la luz, sino el testigo de la luz.

9 La Palabra era la luz verdadera que, al venir a este mundo, ilumina a todo hombre.

10 Ella estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de ella, y el mundo no la conoció.

11 Vino a los suyos, y los suyos no la recibieron.

12 Pero a todos los que la recibieron, a los que creen en su Nombre, les dio el poder de llegar a ser Hijos de Dios.

13 Ellos no nacieron de la sangre, ni por obra de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino que fueron engendrados por Dios (genuflexionarse).
14 Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

Y nosotros hemos visto su gloria, la gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.

R: Gracias sean dadas a Dios [1 Cor 15, 57 y 2 Cor 2, 14]


1 In principio erat Verbum, et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum.
2 Hoc erat in principio apud Deum.
3 Omnia per ipsum facta sunt, et sine ipso factum est nihil, quod factum est;
4 in ipso vita erat, et vita erat lux hominum,
5 et lux in tenebris lucet, et tenebrae eam non comprehenderunt.
6 Fuit homo missus a Deo, cui nomen erat Ioannes;
7 hic venit in testimonium, ut testimonium perhiberet de lumine, ut omnes crederent per illum.
8 Non erat ille lux, sed ut testimonium perhiberet de lumine.
9 Erat lux vera, quae illuminat omnem hominem, veniens in mundum.
10 In mundo erat, et mundus per ipsum factus est, et mundus eum non cognovit.
11 In propria venit, et sui eum non receperunt.
12 Quotquot autem acceperunt eum, dedit eis potestatem filios Dei fieri, his, qui credunt in nomine eius, 

13 qui non ex sanguinibus neque ex voluntate carnis neque ex voluntate viri, sed ex Deo nati sunt. (Hic genuflectitur)
14 Et Verbum caro factum est et habitavit in nobis; et vidimus gloriam eius, gloriam quasi Unigeniti a Patre, plenum gratiae et veritatis.

R: Deo grátias.



2ª. Lectura del santo Evangelio según San Marcos 16, 15-18

Misión Universal de los Apóstoles

15 Entonces les dijo:
  •  «Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación16 El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.17 Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; 18 podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán».
 
15 Et dixit eis: " Euntes in mundum universum praedicate evangelium omni creaturae.
16 Qui crediderit et baptizatus fuerit, salvus erit; qui vero non crediderit, condemnabitur.
17 Signa autem eos, qui crediderint, haec sequentur: in nomine meo daemonia eicient, linguis loquentur novis, 18 serpentes tollent, et, si mortiferum quid biberint, non eos nocebit, super aegrotos manus imponent, et bene habebunt".

3ª. Lectura del santo Evangelio según San Lucas 10, 17-20

17 Los setenta y dos volvieron y le dijeron llenos de gozo:
  • «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu Nombre».

18 Él les dijo:
  •  «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo19 Les he dado poder para caminar sobre serpientes y escorpiones y para vencer todas las fuerzas del enemigo; y nada podrá dañarlos. 20 No se alegren, sin embargo, de que los espíritus se les sometan; alégrense más bien de que sus nombres estén escritos en el cielo».

17 Reversi sunt autem septuaginta duo cum gaudio dicentes: " Domine, etiam daemonia subiciuntur nobis in nomine tuo! ". 18 Et ait illis: " Videbam Satanam sicut fulgur de caelo cadentem. 19 Ecce dedi vobis potestatem calcandi supra serpentes et scorpiones et supra omnem virtutem inimici; et nihil vobis nocebit. 20 Verumtamen in hoc nolite gaudere, quia spiritus vobis subiciuntur; gaudete autem quod nomina vestra scripta sunt in caelis ".


4ª. Lectura del santo Evangelio según San Lucas 11, 14-22

14 Jesús estaba expulsando a un demonio que era mudo. Apenas salió el demonio, el mudo empezó a hablar. La muchedumbre quedó admirada, 15 pero algunos de ellos decían:
  • «Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios».

16 Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo. 17 Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo:
  •  «Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra.18 Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque –como ustedes dicen– yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul. 19 Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces. 20 Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
21 Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, 22 pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes.

14 Et erat eiciens daemonium, et illud erat mutum; et factum est, cum daemonium exisset, locutus est mutus. Et admiratae sunt turbae;
15 quidam autem ex eis dixerunt: " In Beelzebul principe daemoniorum eicit daemonia ". 16 Et alii tentantes signum de caelo quaerebant ab eo. 17 Ipse autem sciens cogitationes eorum dixit eis: " Omne regnum in seipsum divisum desolatur, et domus supra domum cadit. 18 Si autem et Satanas in seipsum divisus est, quomodo stabit regnum ipsius? Quia dicitis in Beelzebul eicere me daemonia. 19 Si autem ego in Beelzebul eicio daemonia, filii vestri in quo eiciunt? Ideo ipsi iudices vestri erunt. 20 Porro si in digito Dei eicio daemonia, profecto pervenit in vos regnum Dei. 21 Cum fortis armatus custodit atrium suum, in pace sunt ea, quae possidet; 22 si autem fortior illo superveniens vicerit eum, universa arma eius auferet, in quibus confidebat, et spolia eius distribuet.


* * * * * *

[Versículos y responsoriosDomine, exaudi orationem meam, etc.]

V: Señor, escucha mi oración.
     Dómine exaudi orationem meam.

R: Y mi clamor se oyó por ti.
      Et clamor meus ad te véniat.

V: El Señor esté con vosotros.
     Dóminus vobíscum. 

R: Y con tu espíritu.
     Et cum spíritu túo.


- Explicación: "Domine, exaudi orationem meam et clamor meus ad te veniat

Forma parte de los Siete Salmos Penitenciales o Salmos de Confesión, cuatro de ellos conocidos desde San Agustín de Hipona:

Salmo 6: Domine ne furore tuo 
Salmo 32: Beati quirum remissae sunt iniquitates
Salmo 38: Domine ne in furore tuo
Salmo 51: Miserere mei Deus
Salmo 102: Domine exaudi orationem meam et clamor meus ad te veniat
Salmo 130: De profundis clamavi 
Salmo 143: Domine exaudi orationem meam auribus percipe obsecrationem meam


- Explicación: "Dóminus vobíscum, [Pax vobis] Et cum spíritu túo"

Salutación mencionada por primera vez por San Juan Crisóstomo en el siglo IV, procede de estos versículos de la Biblia:

Rut 2, 4: Et ecce ipse veniebat de Bethlehem dixítque messoribus: "Dóminus vobíscum". Qui responderunt ei: "Benedicat tibi Dominus".

II Crónicas 15, 1-2: Azarias autem filius Oded, facto in se spiritu Dei, egressus est in occursum Asa et dixit ei: "Audite me, Asa et omnis Iuda et Beniamin! Dominus vobiscum, quia fuistis cum eo. Si quasieritis eum, invenietur a vobis; si autem dereliqueritis eum, derelinquet vos".

Números 14, 42-43: "Nolite ascendere, non enim est Dominus vobiscum, ne corruatis coram inimicis vestris! Amalecites et Chananaeus ante vos sunt, quórum gladio corruetis, eo quod nolueritis acquiescere Domino, nec erit Dominus vobiscum".

I Samuel 17, 37: Et ait David: "Dominus, qui eruit me de manu leonis et de manu ursi, ipse liberabit me de manu Philisthaei huius". Dixit autem Saul ad David: "Vade, et Dominus tecum sit".


Oremos.
Orémus.

Oración

Oración 3Omnipotents Domine, Verbum Dei Patris

OMNIPOTENS DOMINE

Omnipotente Dios, 
Omnípotens Dómine, *

Verbo de Dios Padre, 
Verbum Dei Patris, *

Jesucristo, Dios y Señor de toda la creación [universal criatura]:
Christe Iesu, Deus et Dóminus univérsae creatúrae: 
– * Ba 3, 1.4; Jdt 16, 7; Si 42, 17.; Ap 19, 13; Jn 1, 1.14.; 1Co 1, 2; 1Jn 1, 3; 1Tm 3, 13; Col 1, 28; Hch 17, 24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Baruc: 1. Domine omnipotens, Deus Israel, anima in angustiis et spiri tus anxius clamat ad te.

4. Domine omnipotens, Deus Israel, audi nunc orationem defunctorum Israel et filiorum eorum, qui peccaverunt in conspectu tuo, qui non audierunt vocem Domini Dei sui, et adhaeserunt nobis mala.

Judit: 7 Dominus autem omnipotens nocuit eum et tradidit eum in manus feminae et confudit eum [Vulg]

Sirácida: 17. nonne Dominus fecit sanctos enarrare omnia mirabilia sua quae confirmavit Dominus omnipotens stabiliri in gloria sua [Vulg]

Apocalipsis: 13. et vestitus veste aspersa sanguine, et vocatur nomen eius Verbum Dei.

Juan: 1. In principio erat Verbum, et Verbum erat apud Deum, et Deus erat Verbum.
14. Et Verbum caro factum est et habitavit in nobis; et vidimus gloriam eius, gloriam quasi Unigeniti a Patre, plenum gratiae et veritatis.

1 Corintios: 2. ecclesiae Dei, quae est Corinthi, sanctificatis in Christo Iesu, vocatis sanctis cum omnibus, qui invocant nomen Domini nostri Iesu Christi in omni loco ipsorum et nostro: 

1 Juan: 3. quod vidimus et audivimus, annuntiamus et vobis, ut et vos communionem habeatis nobiscum. Communio autem nostra est cum Patre et cumFilio eius Iesu Christo

1 Timoteo: 13. qui enim bene ministraverint, gradum sibi bonum acquirent et multam fiduciam in fide, quae est in Christo Iesu.

Colosenses: 28. quem nos annuntiamus, commonentes omnem hominem et docentes omnem hominem in omni sapientia, ut exhibeamus omnem hominem perfectum inChristo

Hechos: 24. Deus, qui fecit mundum et omnia, quae in eo sunt, hic, caeli et terrae cum sit Dominus, non in manufactis templis inhabitat

tú que has dado a los santos Apóstoles la potestad de aplastar [pisar] sobre las serpientes y los escorpiones:
qui sanctis Apóstolis tuis dedísti potestátem calcándi 
super serpéntes et scorpiónes:
– Lc 10, 19 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
19 Ecce dedi vobis potestatem calcandi supra serpentes et scorpiones et supra omnem virtutem inimici; et nihil vobis nocebit.


que entre otras admirables órdenes [mandatos] te has dignado decir:
qui inter cétera mirabílium tuórum praecépta dignátus es dícere:


"Expulsad a los demonios"
"Daémones effugáte":
– Mt 10,8 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


cuyo poder de voluntad (la voluntad de Dios) hizo caer a Satanás 
como un relámpago desde el cielo:
cujus virtúte motus tamquam fulgur de caelo sátanas cédidit:
– Lc 10, 18; Jn 12, 31 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Lucas: 18 Et ait illis: “ Videbam Satanam sicut fulgur de caelo cadentem

Juan31 Nunc iudicium est huius mundi, nunc princeps huius mundi eicietur foras


por tu santo nombre, con temor y temblor te ruego humildemente, 
tuum sanctum nomen cum tímore et tremóre supplíciter déprecor,
– Sb 10, 20; 2M 15, 23 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

2 Macabeos23 et nunc, Dominator caelorum, mitte angelum bonum ante nos in timorem et tremorem; 


que a éste tu indignísimo siervo tuyo [el exorcista], 
ut indigníssimo mihi servo tuo, 

después de darme el perdón de todos mis pecados,
data vénia ómnium delictórum meórum,

con constante fe,
constántem fidem,
 
te dignes concederme el poder,  
et potestátem donáre dignéris, 

y sobre este cruel demonio,
ut hunc crudélem dáemonem,

habiendo sido proveído de la potencia de tu santo brazo,  
brácchii tui sancti munítus poténtia,
– 2M 15, 24; Lc 1, 51 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

2 Macabeos: 24 magnitudine brachii tui exterreantur, qui cum blasphemia veniunt adversus sanctum populum tuum ”. Et hic quidem in his finem fecit.

Lucas: 51 Fecit potentiam in brachio suo, dispersit superbos mente cordis sui;


lo ataque con confianza y seguridad:
fidéliter et secúrus aggrédiar:

por ti [te lo pido], Jesucristo, Señor Dios nuestro,   
per te, Jesu Christe, Dómine Deus noster, 

quien vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos,
qui ventúrus es judicáre vivos et mórtuos, 
– 1P 4, 5 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

5 qui reddent rationem ei, qui paratus est iudicare vivos et mortuos


y al tiempo por el fuego.
et sáeculum per ignem.  
– 2Ts 1, 7-8 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

R: Amen.

[Signo de la cruz, colocación de la estola y de la mano derechaEcce Crucem Domini]

4.  A continuación, que se proteja a si mismo y al poseído con la señal de la cruz (X), que imponga el extremo de la estola sobre su cuello, e, imponiendo la mano derecha sobre su cabeza, constantemente y con gran fe diga lo que sigue:

V: Por esta Cruz del Señor, huid, poderes hostiles.
Ecce Crucem Dómini, fúgite, partes advérsae.

R: Ha vencido el león de la tribu de Judá, la raíz de David.
Vicit leo de tribu Juda, radix David.

V: Señor, escucha mi oración.
Dómine, exáudi oratiónem meam.

R: Y que mi clamor te llegue.

Et clamor meus ad te véniat.

V: El Señor esté con vosotros.

Dóminus vobíscum.


R: Y con tu espíritu.

Et cum spíritu tuo.


Oremos.
Orémus.


     Tres ciclos de versículos, oraciones y exorcismos     

Oración

Oración ADeus, et Pater Dómini nostri Jesu Christi


DEUS, ET PATER

Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,
Deus, et Pater Dómini nostri Jesu Christi,  
– Col 1, 2-3; 1Co 1. 7-10; 5, 4; 1Ts 1, 3; 1P 1, 3; 1Tm 6, 3 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Colocenses2 his, qui sunt Colossis, sanctis et fidelibus fratribus in Christo: gratia vobis et pax a Deo Patre nostro. 3 Gratias agimus Deo Patri Domini nostri Iesu Christi semper pro vobis orantes,

Corintios
1 Paulus, vocatus apostolus Christi Iesu per voluntatem Dei

7 ita ut nihil vobis desit in ulla donatione, exspectantibus revelationem Domini nostri Iesu Christi8 qui et confirmabit vos usque ad finem sine crimine in die Domini nostri Iesu Christi9 Fidelis Deus, per quem vocati estis in communionem Filii eius Iesu Christi Domini nostri. 10 Obsecro autem vos, fratres, per nomen Domini nostri Iesu Christi, ut idipsum dicatis omnes, et non sint in vobis schismata, sitis autem perfecti in eodem sensu et in eadem sententia. 

4 in nomine Domini nostri Iesu, congregatis vobis et meo spiritu cum virtute Domini nostri Iesu,

Tesalonicenses3 memores operis fidei vestrae et laboris caritatis et sustinentiae spei Domini nostri Iesu Christi ante Deum et Patrem nostrum

Pedro:  3 Benedictus Deus et Pater Domini nostri Iesu Christi, qui secundum magnam misericordiam suam regeneravit nos in spem vivam per resurrectionem Iesu Christi ex mortuis, 

Timoteo3 Si quis aliter docet et non accedit sanis sermonibus Domini nostri Iesu Christi et ei, quae secundum pietatem est, doctrinae,

apelo [invoco] a tu santo nombre,
ínvoco nomen sanctum tuum,  
– 1Cro 16, 35 y Sal 105, 47; Sb 10, 20 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


implorando humildemente [imploro suplicante] tu bondad [clemencia]:
et cleméntiam tuam supplex expósco:
  
contra este adversario (el demonio)
ut advérsus hunc, 

y contra todo espíritu inmundo 
et omnem immúndum spíritum, 
– “espíritu inmundo”: Mt 10, 1; 12, 43; Mc 1, 23.26; 5, 2.8; 7, 25; 9, 24; Lc 8, 29; 9, 42[Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Mateo
10: 1 Et convocatis Duodecim di scipulis suis, dedit illis pote statem spirituum immundorum, ut eicerent eos et curarent omnem languorem et omnem infirmitatem.

Marcos:

Lucas:
8: 29 Praecipiebat enim spiritui immundo, ut exiret ab homine. Multis enim temporibus arripiebat illum, vinciebatur catenis et compedibus custoditus; et ruptis vinculis, agebatur a daemonio in deserta.

9: 42 Et cum accederet, elisit illum daemonium et dissipavit. Et increpavit Iesus spiritum immundum et sanavit puerum et reddidit illum patri eius.

 

que ahora atormenta a esta criatura tuya.
qui vexat hoc plasma tuum, 

para que  |  amablemente me concedas [te dignes concederme / prestarme]   
tu ayuda [auxilio]
mihi auxílium praestáre dignéris.   

– “me concedas tu ayuda”: Sal 19, 3; Sal 59, 13; Sal 107, 13 [Antonio Doñoro González, Exorcismos] 
Per eúndem Dóminum

R: Amén.

Exorcismo

Exorcismo AExorcizo te, immundissime spiritus

(Ex A1)

Consta de tres partes: 

(1) interpelación al demonio
(2) mandato para que salga
(3) mención del poseído o energúmeno [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


EXORCIZO TE

Yo te exorcizo,
Exorcízo te, 

espíritu inmundo,
immundíssime spíritus,

junto a todo el poder satánico del enemigo 
[cualquier incursión / ataque del adversario],
omnis incúrsio adversárii

junto a todo espectro del infierno,
omnes phantásma,

y junto a toda legión
omnes legio,
– “Yo te exorcizo...a toda legión”: Lc 8, 30; Mc 5, 9.15 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
 

Lucas
Interrogavit autem illum Iesus dicens: “ Quod tibi nomen est? ”. At ille dixit: “ Legio ”, quia intraverunt daemonia multa in eum.

Marcos:
9 Et interrogabat eum: “ Quod tibi nomen est? ”. Et dicit ei: “ Legio nomen mihi est, quia multi sumus ”.
15 Et veniunt ad Iesum; et vident illum, qui a daemonio vexabatur, sedentem, vestitum et sanae mentis, eum qui legionem habuerat, et timuerunt.


en el nombre de nuestro Señor Jesús (X) Cristo, para que te marches 
[te arranques / te erradiques]in nómine Dómini nostri Jesu + Christi eradicáre,  

y te mantengas lejos [huyas / te fugues] de esta criatura de Dios. (X
et effugáre ab hoc plásmate Dei. +
– “te marches” [te arranques]: Lc 17, 6 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

6 Dixit autem Dominus: “Si haberetis fidem sicut granum sinapis, diceretis huic arbori moro: “Eradicare et transplantare in mare”, et oboediret vobis


(Ex A2)

Cristo ordena con imperio al demonio que se aleje del poseído, porque ya fue arrojado a las profundidades del infierno, como explica Apocalipsis 12. El poder omnímodo de Jesús impera sobre la universalidad de los ángeles apóstáticos caídos, que lo obedecen con temor, y sobre todos los elementos de la naturaleza, que lo obedecen completamente.

Porque es el mismo Dios el que te obliga,
Ipse tibi ímperat,  

el mismo que te arrojó [te ordenó / preceptuó sumergirte] desde las alturas del cielo 
a las profundidades del infierno.
qui te de supérnis caelórum in inferióra terrae demérgi praecépit.    
– “alturas del cielo”: Lc 10, 18 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
– “profundidades del infierno”: Ap 12, 9; 12, 13 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Él es quien te lo ordena, el mismo que calmó el mar, el viento y la tormenta 
[impetró al mar, al viento y la tempestad].
Ipse tibi ímperat, qui mari, ventis et tempestátitubs imperávit.
– Mc 4, 35-40; Mt 8, 26-27; Lc 8, 24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Marcos:
35 Et ait illis illa die, cum sero esset factum: “ Transeamus contra ”. 36 Et dimittentes turbam, assumunt eum, ut erat in navi; et aliae naves erant cum illo. 37 Et exoritur procella magna venti, et fluctus se mittebant in navem, ita ut iam impleretur navis.38 Et erat ipse in puppi supra cervical dormiens; et excitant eum et dicunt ei: “ Magister, non ad te pertinet quia perimus? ”. 39 Et exsurgens comminatus est ventoet dixit mari: “ Tace, obmutesce! ”. Et cessavit ventus, et facta est tranquillitas magna.
40 Et ait illis: “ Quid timidi estis? Necdum habetis fidem? ”. 


Mateo:
26 Et dicit eis: “ Quid timidi estis, modicae fidei? ”. Tunc surgens increpavit ventis etmari, et facta est tranquillitas magna.
27 Porro homines mirati sunt dicentes: “Qualis est hic, quia et venti et mareoboediunt ei?”. 


Lucas:
24 Accedentes autem suscitaverunt eum dicentes: “ Praeceptor, praeceptor, perimus! ”. At ille surgens increpavit ventum et tempestatem aquae, et cessaverunt, et facta est tranquillitas.


Cristo ordena a los demonios y estos lo obedecen con miedo y temor (et time). Jesús pide no tener miedo, sino fe: el demonio, por muy fuerte que sea, nada puede ante el imperio de Jesús, es pura ceniza y humo, la nada más absoluta.

Escucha, pues,
Audi ergo,

y tiembla de miedo,
et time,

satanás, 
sátana,
– Lc 10, 18; Mt 4, 10; Mc 1, 13; 2Co 2, 11; 11, 14; Ap 12, 9 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Lucas:
18 Et ait illis: “ Videbam Satanam sicut fulgur de caelo cadentem.

Mateo:
10 Tunc dicit ei Iesus: “Vade, Satanas!..."

Marcos:
13 Et erat in deserto quadraginta diebus et tentabatur a Satana; eratque cum bestiis, et angeli ministrabant illi.

2 Corintios:
2, 11ut non circumveniamur a Satana; non enim ignoramus cogitationes eius.

11, 14Et non mirum, ipse enim Satanas transfigurat se in angelum lucis; 

Apocalipsis:
9 Et proiectus est draco ille magnus, serpens antiquus, qui vocatur Diabolus etSatanas, qui seducit universum orbem; proiectus est in terram, et angeli eius cum illo proiecti sunt. 


TITULOS DEMONOLÓGICOS

Suman dieciocho en el Ritual: immundíssime spíritus; adversárii; omne phantásma; omnis légio; sátana; inimíce fídei; hostis géneris humáni; mortis addúctor; vitae raptor; justítiae declinátor; malórum radix; fomes vitiórum; seductor hóminum; próditor géntium; incitátor invídiae; orígo avarítiae; causa discórdiae; excitátor dolórum.
enemigo de la fe, 
inimíce fidei, 
– Lc 10, 19; Mt 13, 25. 28. 39; Hch 13, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


enemigo de la raza humana,
hostis géneris humáni,
Lactancio afirma que los demonios están perdidos por su propios vicios y enloquecen para perder, creando los sacrificios humanos para condenar el máximo de almas. San Atanasio dice los diablos realizan todo tipo de insidias para impedir que el hombre ejerza la gracia de luchar contra ellos dada por Jesús (pisar serpientes y escorpiones) [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

provocador de la muerte,
mortis adductor,
– Gn 3, 3-4; Sb 2, 24; Jn 8, 44 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

ladrón de la vida, 
vitae raptor
– Jn 10, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

desviador de la justicia,
justítiae declinátor,  
– 1Jn 3, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

raíz del mal,
malórum radix,   

fomentador de los vicios,
fomes vitiórum,

seductor de hombres,
seductor hóminum,   
– 2Ts 2, 10-11; 2Jn 1, 7; Ap 12, 9 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

traidor de naciones,
próditor géntium,

incitador de la envidia,
incitátor invídiae,
– Sb 2, 24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

origen de la avaricia,
orígo avarítiae,

causa de la discordia,
causa discórdiae

excitador del dolor:
excitátor dolórum:


¿Por qué estás y resistes, aún a sabiendas de que con Cristo, el Señor, 
lo tienes todo perdido?
quid stas, et resístis, cum scias, Christum Dóminum vias tuas pérdere?  
– Mc 1, 24; Lc 4, 34 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Tiembla pues, ante quien (Jesús) en Isaac fue ofrecido en sacrificio [inmolado], 
Illum métue, qui in Isaac immolátus est, 
– Gn 22, 1-13; Hb 11, 17-19 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

en José vendido como esclavo,
in Joseph venúmdatus,   
– Gn 37, 28 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

muerto como el Cordero Pascual,
in agno occísus,   
– Ex 12, 5-6 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

crucificado como hombre 
in hómine crucifíxus,
– Mc 15, 15; 16, 6; Mt 27, 26 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

y, sin embargo, triunfó sobre los poderes del infierno.
deínde inférni triumphátor,
– 1P 3, 19-22 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

 * * * [Los siguientes signos de la Cruz (X)  (X) (X) se hacen en la frente del poseído]
        (Sequentes cruces + + + fiant in fronte obsessi)

Así pues, retrocede en el nombre del Padre (X) y del Hijo (X) y del Espíritu Santo (X): 
Recéde ergo in nómine Pa + tris, et Fí + lii, et Spíritus + Sancti:
– 1S 16, 23 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

da lugar al Espíritu Santo,
da locum Spirítui Sancto,

por esta señal de la Santa Cruz (X) de Nuestro Señor Jesucristo:
per hoc signum sanctae + Crucis Jesu Christi Dómini nostri:

Quien con el Padre y el Espíritu Santo vive y reina Dios,
Qui cum Patre et eódem Spíritu Sancto vivit et regnat Deus, 

por los siglos de los siglos.
per ómnia saécula saeculórum.    
– Ap 4, 9; Hb 1, 8 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

R: Amén.


Versículos y responsorios A: Domine, exaudi orationem meam]

V: Señor, escucha mi oración.
Dómine, exáudi oratiónem meam.

R: Y mi clamor se oyó por ti.
Et clamor meus ad te véniat.

V: El Señor esté con vosotros.
Dóminus vobíscum.

R: Que Él también estar contigo.
Et cum spíritu tuo.

Oremos.
Orémus.

Oración

* * * * * 
Oración B: Deus, conditor et defensor generis humani

DEUS, CONDITOR ET DEFENSOR

Oh Dios, creador y defensor del género humano, 
Deus, cónditor et defensor géneris humáni, 
– Hb 11, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

que hiciste al hombre a tu imagen y semejanza:
qui hóminem ad imáginem tuam formásti:
– Gn 1, 26-27; 2, 8 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

vuélvete sobre éste tu siervo N. (a ésta tu sierva N.)
réspice super hunc fámulum tuum N. (hanc fámulam tuam N., quae),   
– Vuélvete (respice): Ba 2, 16; Si 36, 1; Hch 4, 29; Lc 9, 38 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

que con malicia intenta atrapar el espíritu inmundo,
qui dolis immúndi spíritus appétitur,
– Lc 8, 29; 9, 42; 11, 24; Mc 1, 23. 26; 5, 2. 8; 7, 25; 9, 24; Mt 12, 43 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

el viejo adversario,
quem vetus adversárius,  
– 1P 5, 8 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

antiguo enemigo de la tierra,
antíquus hostis terrae,  

que sobrevuela alrededor aterrorizando y horrorizando,
formídinis horróre circúmvolat,   

que inmoviliza [confundeaturde la mente [los sentidos mentales] del hombre,
et sensum mentis humánae stupóre defígit,  

lo turba y quiebra de terror,
terróre contúrbat, 

y lo agita con temblores de miedo y temor.
et metu trépidi timóris exágitat.

Rechaza, Señor, todo poder diabólico,
Repélle, Dómine, virtútem diáboli, 
– 1Jn 3, 8; Lc 10, 19 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

aparta sus insidias y falacias:
fallacésque ejus insídias ámove:     
– Ef 6, 11; Hb 3, 13 Hch 13, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

haz huir a lo lejos al impío tentador:
procul ímpius tentátor aufúgiat:  
– Mt 4, 3 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

por la señal de la Cruz (X) (en la frente) y por tu Santo Nombre,
sit nóminis tui signo + (in fronte)

permite que éste tu siervo (ésta tu sierva
sea protegido tanto en su mente (animo) como en su cuerpo (corpore).
 fámulus tuus munítus (fámula tua muníta
et in ánimo tutus (tuta) et córpore.

 * * * [Se trazan tres cruces (X) (X) (X) sobre el pecho del poseído]
         (Tres cruces sequentes + + + fiant in pectore daemoniaci)

A éste (hijo tuyo) custódiale el interior de su pecho (X).
Tu péctoris + hujus intérna custódias. 

Rige sus vísceras (X).
Tu vísceras + regas.
– Col 3, 12: “Revestíos de compasión entrañable” [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Confirma su corazón (X).
Tu + cor confírmes.

Hazle desaparecer de su alma las tentaciones del poderoso adversario.
In ánima adversatrícis potestátis tentaménta evanéscant.

Da, Señor, tu gracia, por medio de la invocación de tu Santísimo Nombre,
Da, Dómine, ad hanc invocatiónem sanctíssimi nóminis tui grátiam,  
 
y quien hasta aquí aterraba,
ut, qui hucúsque terrébat,  

que escape aterrorizado,
térritus aufúgiat, 

y una vez vencido que se retire,
et victus abscédat, 

y este siervo tuyo (sierva tuya) te pueda servir como mereces con corazón firme 
y mente sincera.
tibíque possit hic fámulus tuus (haec fámula tua) et corde firmátus(firmataet mente sincérus (sincéra).   

Por nuestro Señor.
Per Dóminum.  

R: Amén.


Exorcismo

Exorcismo B: Adjuro te, serpens antique /// Adjuro ergo te, draco nequissime

ADJURO TE

Te mando [te ordeno] a ti,
Adjúro te,

serpiente antigua,
serpens antíque,   
– Ap 20, 2 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

en el nombre del Juez de los vivos y de los muertos,
per júdicem vivórum et mortuórum,
– Hch 10, 42 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

de tu Creador,
per factórem tuum, 

del Creador del mundo,
per factórem mundi, 
– 2M 7, 23; Jn 1, 3. 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

de Aquel que tiene el poder de precipitarte en el infierno, 
per eum, qui habet potestátem mitténdi te in gehénnam,
 Mc 9, 46; Mt 18, 9; Lc 12, 5 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

para que de este siervo de Dios, N. (sierva de Dios N.),
ut ab hoc fámulo Dei N. qui (ab hac fámula Dei N., quae)

que ha recurrido a la Iglesia, 
ad Ecclésiae sinum recúrrit,

con miedo [temor], 
cum metu,

junto con todo tu furioso ejército, salgas de inmediato.
et exércitu furóris tui festínus discédas.


Adjuro te iterum

Te mando de nuevo (X) (in fronte),
Adjuro te íterum + (in fronte),  

no por mi debilidad,
non mea infirmitáte,

sino por la fuerza del Espíritu Santo,
sed virtúte Spíriuts Sancti,

para que salgas de este siervo [hijo] de Dios N., (sierva / hija de Dios N.),
ut éxeas ab hoc fámulo Dei N., (ab hac fámula Dei N,. quam)

que Dios Omnipotente ha creado a su imagen.
quem omnípotens Deus ad imáginem suam fecit.
– Gn 9, 6; Gn 1, 26-27; Sb 2, 23; Si 17, 3 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Cede igitur

Cede, por lo tanto,
Cede ígitur, 

cede no a mí, 
cede non mihi, 

sino ante el ministro de Cristo.
sed minístro Christi.

Te lo manda [te lo ordena] el poder de Aquel que te sometió con su Cruz.
Illíus enim te urget potéstas, qui te Cruci suae subjugávit.


contremisce

Tiembla ante el poder [el brazo] de Aquel que venció los sufrimientos del infierno,
Illíus brácchium contremísce, qui, devíctis gemítibus inférni,

y que [recondujo] ha vuelto a traer a las almas hacia la luz.
ánimas ad lucem perdúxit.

– Ef 4, 8-9 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Que entre en ti el terror a través del cuerpo del hombre (X) (in pectore),
Sit tibi terror corpus hóminis + (in pectore),

y el miedo a través de la imagen de Dios (X) (in fronte).
sit tibi formído imágo Dei + (in fronte).


Non resistas

No te resistas [no puedes resistirte], no te demores [tardes] en salir [irte] de esta persona,
Non resístas nec moréris discédere ab hómine isto,

después de haber deseado Cristo habitar en un cuerpo humano
[después de que Cristo se complaciera en habitar en el cuerpo de un hombre].
quóniam complácuit Christo in hómine habitáre.   

– Jn 14, 23 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Y para que tú (demonio) no me estimes [consideres] digno de desprecio,
Et ne contemnéndum putes,

porque ya sé [al conocerme] que soy un gran pecador.
dum me peccatórem nimis ese cognóscis,

Imperat tibi

Te lo manda [ordena] Dios (X).
Imperat tibi Deus +.

Te lo manda la majestad de Cristo (X).
Imperat tibi majéstas Christi +. 

Te lo manda Dios Padre (X),
Imperat tibi Deus Pater +,

te lo manda Dios Hijo (X),
Imperat tibi Deus Filius, 

te lo manda Dios Espíritu Santo (X).
Imperat tibi Deus Spiritus Sanctus.

Te lo manda el misterio de la Cruz (X).
Imperat tibi sacraméntum crucis +.

Te lo manda la fe de los santos apóstoles Pedro y Pablo y todos los Santos (X).
Imperat tibi fides sanctórum Apostolórum Petri et Pauli, 
et ceterórum Sanctórum +.

Te lo manda la sangre de los Mártires (X).
Imperat tibi Mártyrum sanguis.

Te lo manda la pureza de corazón [continencia] de los Confesores (X).
Imperat tibi continéntia Confessórum +.

Te lo manda la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas (X).
Imperat tibi pia Sanctórum et Sanctárum ómnium intercéssio +.

Te lo manda el poder de los misterios de la fe cristiana (X).
Imperat tibi christiánae fídei mysteriórum virtus +.

Exi

Sal, por ello [entonces / así pues], rebelde.
Exi, ergo, transgréssor.
– Lc 4, 35; Mc 1, 25; Mc 5, 8; Mc 9, 24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Sal, seductor,
Exi, seductor
– 2Jn 1, 7; Ap 12, 9; 20, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

lleno de toda malicia [falsedad] y engaño,
Exi plene omni dolo et fallácia,
– Hch 13, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

enemigo de la virtud,
virtútis inimíce,  
– Lc 10, 19; Mt 13, 39; Hch 13, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

perseguidor de los inocentes.
innocéntium persecutor.
– Ne 9, 11 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Da locum

Deja el lugar [vete], funestísimo,
Da locum, diríssime, 

deja el lugar [vete], impiísimo,
da locum, impiíssime,

– Ef 4, 27 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

deja el lugar [puesto] a Cristo, en quien no hay [no existe] nada de tus obras:
da locum Christo, in quo nihil invenísti de opéribus tuis:
– Jn 14, 30 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Él te despojó [quitó / expolió],
qui te spoliávit,
– Lc 11, 22 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

te destruyó tu reino,
qui regnum tuum destrúxit,
– Lc 11, 15-22; Mc 3, 22-27; Mt 12, 24-29 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

te ha encadenado y vencido,
qui te victum ligávit,
– Ap 20, 2 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

y se ha llevado todo tu ajuar:
et vasa tua dirípuit:
– Mt 12, 29; Mc 3, 27 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

quien te ha arrojado a las tinieblas exteriores,
qui te projécit in ténebras exteriores,
– Mt 8, 12; Mt 22, 13; 25, 30. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

las cuales fueron preparadas para ti y tus seguidores para tu destrucción.
ubi tibi cum minístris tuis erit praeparátus intéritus.

– 2Co 11, 15 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

¿Por qué te resistes tan salvajemente?
Sed quid truculénte reníteris?

¿Por qué desprecias imprudentemente?
quid temerárie detréctas?

Reus

Eres reo contra Dios Todopoderoso, 
Reus es omnipoténti Deo, 

de quien has desobedecido [transgredido] toda orden.
cujus statúta transgréssus es.

Eres culpable ante su Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
Reus es Fílio ejus Jesu Christo Dómino nostro, 

a quien osaste tentar y presumiste de haberlo crucificado.
quem tentáre ausus es, et crucifígere praesumpsísti.   
– Lc 4, 1-12; Mt 4, 1-11; Mc 1, 12-13 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Eres culpable contra la humanidad,
Reus es humano géneri,

a la que has servido el veneno mortal de convencerla hacia el mal [para que hiciera el mal].
cui tuis persuasiónibus mortis venénum propinásti.
– Gn 3, 1-13 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

* * * * * *
ADJURO TE

Por lo tanto, te mando [te ordeno],
Adjuro ergo te,  

dragón malvado (draco nequissime),
draco nequíssime,
– Ap 12, 3-16; 20, 2 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

en el nombre del Cordero (Xinmaculado,
in nómine Agni + immaculáti,
– 1P 1, 19; Ap 12, 9-11 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

que ha caminado sobre serpientes [áspides] y basiliscos,
qui ambulávit super áspidem et basilíscum,

y que ha derrotado el león y el dragón,
qui conculcávit leónem et dracónem,
– Sal 90, 13 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

para que salgas de este hombre (X),
ut discédas ab hoc hómine +,

 * * * [hágase el signo de la cruz en la frente]          
         (fiat signum crucis in fronte)
 
para que salgas de la Iglesia de Dios (X):
discédas ab Ecclésia Dei + :     

 * * * [hágase el signo de la cruz sobre los circunstantes]
        (fiat signum crucis super circunstantes)

tiembla,
contremísce,

y huye,
et éffuge,

porque hemos invocado el nombre de Dios,
invocáto nomine Dómini illíus,

de Aquel a quien el infierno teme con terror:
quem ínferi tremunt:
– St 2, 19 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Aquél a quien están sujetas las Virtudes del cielo, las Potestades, las Dominaciones:
cui Virtútes caelórum, et Potestátes, et Dominatiónes subjéctae sunt:

Aquél a quien los Querubines y Serafines alaban sin cesar, diciendo:
quem  Chérubim et Séraphim indeféssis vócibus laudant, dicéntes

"Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de los ejércitos."
"Sanctus, sanctus, sanctus Dóminus Deus Sabaoth 
– Trisagio: Ap 4, 7; Is 6, 3 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Imperat tibi

Te lo impone el Verbo (X) hecho carne.
Imperat tibi Verbum + caro factum.

– Jn 1, 14 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Te lo impone aquel que ha nacido de la Virgen María.
Imperat tibi natus + es Vírgine.

– Lc 1, 27-35; Mt 1, 23. 25; Ga 4, 4. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Te lo manda Jesús (X) de Nazaret,
Imperat tibi Jesus + Nazarénus,
– Jn 18, 5. 7; 19, 19. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

mientras tú luchabas contra sus discípulos,
qui te, cum discípulos ejus contémneres,

te mandó que salieras de aquel hombre, cuando ya estabas vencido y postrado:
elísum atque prostrátum exíre praecépti ab hómine:

ante cuya presencia,
quo praesénte,   

mientras te ordenaba [obligaba a] salir de aquel hombre,
cum te ab hómine separásset,
– Mc 9, 24; Hch 16, 18 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

no dudaste en pedir entrar en una piara de cerdos.
nec porcórum gregem íngredi preesumébas.

– Mt 8, 30-32; Mc 5, 11-13. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Recede

Vete, por lo tanto, ahora de este hombre (o mujer), 
obligado en el nombre de quien (X) lo ha creado.
Recéde ergo nunc adjurátus in nómine ejus + ab hómine, 

quem ipse plasmávit.
– “Adjuratus in nomine”: Mc 16, 17
– “Plasmavit”: Gn 1, 26-27; 2, 7-8 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Durum est tibi

Te es duro [te cuesta] resistirte. (X)
Durum est tibi velle resístere +.

– Hch 26, 14 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Te es duro [difícil] dar coces contra el aguijón. (X)
Durum est tibi contra stímulum calcitráre +.


Quia quanto tardius exis

Porque cuanto más te retrases [tardes] en irte,
Quia quanto térdus exis,

tanto más aumentará tu suplicio eterno.
tanto magis tibi supplícium crescit, 

porque no desprecias a los hombres,
quia non hómines contémnis,

sino a Aquel que domina a los vivos y a los muertos,
sed illum, qui dominátur vivórum et mortuórum:

Aquel que vendrá a juzgar a vivos y muertos,
Qui vetúrus est judicáre vivos et mórtuos,   
– Judicare”: Mt 16, 27.
– “Vivos et mortuos”: 1P 4, 5; 2Tm 4, 1. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

y los tiempos por medio del fuego.
   et saeculum per ignem.    
– 2Ts 1, 7-8; 2P 3, 7. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

R: Amén.


Versículos y responsorios B: Domine, exaudi orationem meam

V: Señor, escucha mi oración.
Dómine, exáudi oratiónem meam.

R: Y mi clamor se oyó por ti.
Et clamor meus ad te véniat.

V: El Señor esté con vosotros.
Dóminus vobíscum.

R: Que Él también estar contigo.
Et cum spíritu tuo.

Oremos.
Orémus.

Oración



* * * * * 
Oración C: Deus caeli, Deus terrae, Deus Angelorum

Omnipotencia de Dios

Dios del cielo,
Deus caeli, 
   Jdt 6, 15; Gn 1, 1 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Dios de la tierra,
Deus terrae,

Dios de los ángeles,
Deus Angelórum,

Dios de los arcángeles,
Deus Archangelórum,
– 1S 4, 4 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Dios de los profetas,
Deus Prophetárum,

Dios de los apóstoles,
Deus Apostolórum,

Dios de los mártires,
Deus Mártyrum,

Dios de las vírgenes,
Deus Vírginum,

Dios, que tienes el poder de dar vida después de la muerte,
el descanso después del trabajo:
Deus, qui potestátem habes donáre vitam post mortem, 
réquiem post laborem:
– “Mortem”: Hch 3, 15 y 4. 10; Ga 1, 1; Hb 11, 17-19 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
– “Laborem”: Hb 4, 10-11; Mt 11, 28-29 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

pues no hay otro Dios fuera de tí,
quia non est álius Deus praeter te,   
– Jdt 9, 19; 1Cro 17, 20; Dt 4, 35; Dt 32, 39; Tb 13, 4; Ex 20, 2-3; Dt 5, 6-7 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

ni puede haber otra verdad Dios fuera de ti,
nec esse póterit verus, nisi tu,

Creador del cielo y de la tierra,
Creátor caeli et terrae,

que sois un verdadero Rey,
qui verus Rex es,

y cuyo Reino no tiene fin [en cuyo Reino no hay final];
et cujus regni non erit finis; 
 Lc 1, 33 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


humiliter...supplico

yo, humildemente, imploro a su Majestad Gloriosa,
humíliter majestáti glóriae tuae súpplico, *

para que te dignes librar a este siervo tuyo (a esta sierva tuya) 
de los espíritus inmundos.
ut hunc fámulum tuum (hanc fámulam tuam
de immúndis spirítibus liberáre dignéris.
– * Mt 6, 13; Jn 8, 34-36; 2Tm 4, 17-18; Col 1, 12-13 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Por Cristo nuestro Señor.
Per Christum Dóminum nostrum.   

R: Amén.


Exorcismo

Exorcismo C: Adjuro ergo te, onmis innumdissime spiritus

ADJURO ERGO TE

Así pues, ordeno a todo espíritu inmundísimo,
Adjúro ergo te, omnis immundíssime spíritus,
– Lc 8, 29; 9, 42; 11, 24; Mc 1, 23. 26; 5, 2. 8; 7, 25; 9, 24; Mt 12, 43
   [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

a todo fantasma,
omne phantásma,

a todo ataque de Satanás,
omnis incúrsio sátanae, 

en el nombre de Jesucristo el Nazareno (X),
in nómine Jesu Christi + Nazaréni,
– “Iesu Christi Nazareni”: Lc 4, 34; Hch 3, 6 y 4, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

que después del bautismo de Juan fue llevado al desierto,
qui post lavácrum joánnis in desértum ductus est,
– Bautismo de Juan: Mt 3, 13; Mc 1, 9 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
– Cristo llevado al desierto: Mt 4, 1; Mc 1, 12 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

y te derrotó en tu propia casa [sede]:
et te in tuis sédibus vicit: 
– Lc 8, 29; Lv 16, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

para que desistas de atormentar al hombre que Dios ha creado del barro de la tierra 
en honor de su gloria:
ut, quem ille de limo terrae ad honórem glóriae suae formávit, 
tu désinas impugnare:
– Barro de la tierra: Gn 2, 7 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
– Honor de su gloria: 1Co 10, 31 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

y para que en el hombre miserable no veas la humana fragilidad,
et in hómine miserábili non humánam fragilitátem,

sino que tiembles ante la imagen del Dios Omnipotente.
sed imáginem omnipoténtis Dei contremíscas.
– Imagen: Gn 1, 26. 27. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
– Omnipotente Dios: Ap 4, 8; 21, 22. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
– Tiembles: St 2, 19 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Cede

--- Retrocede, así pues, ante Dios (X),
Cede ergo Deo +,

quien a ti y a tu malicia,
qui te, et malítiam tuam 

en la persona del Faraón y su ejército {figura de satanás y sus seguidores},
in Pharaóne, et in exércitu ejus,

a través de su siervo Moisés {figura de Jesucristo},
per Móysen servum suum,
– 1R 8, 56; Ex 14, 31; Ba 1, 20 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
  
te ha sumergido en el abismo.
in abýssum demérsit.
– Ex 15, 4-5 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

--- Retrocede ante Dios (X),
Cede Deo +,

que te expulsó en la persona del rey Saúl mediante las canciones espirituales 
de su fidelísimo servidor David.
qui te per fidelíssimum servum suum David de rege Saule 
spirituálibus cánticis pulsum fugávit.
– 1S 18, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

--- Retrocede ante Dios (X),
Cede Deo +,

que te ha dañado en la figura del traidor, Judas Iscariote.
qui te in Juda Iscariote proditóre damnávit.
– Lc 6, 16 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

En realidad te golpea con disparos (X) divinos
Ille enim te divínis + verbéribus tangit, 

Aquel ante cuya presencia tú con tus legiones le dijiste, temblando y suplicando:
in cujus conspéctu cum tuis legiónibus tremens et clamans dixístir.

"Qué hay entre nosotros y tú, Jesús, Hijo del Dios Altísimo?
Quid novis et tibi, Jesu, Fili Dei altíssimi?

¿Has venido a llevarnos antes de tiempo?".
Venisti huc ante tempus torquére nos?
– Mt 8 , 29; Lc 8, 28 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

 Dios te empuja hacia el fuego eterno [las llamas perpetuas],       
 Ille te perpétuis flammis urget,

el cual al final de los tiempos dirá a los malvados [impíos / sacrílegos]:
qui in fine témporum dictúrus est ímpiis: 

"Apartaos de mí, malditos,
Discédite a me, maledicti,

al fuego eterno,
in ignem aetérnum,

que fue preparado para el diablo y sus ángeles."
qui parátus est diábolo et ángelis ejus.   
– Mt 25, 41 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

En efecto, tú, ¡oh impío!,
Tibi enim, ímpie,

y tus ángeles pronto seréis de los gusanos que nunca mueren.
et ángelis tuis vermes erunt, qui numquam moriéntur.

Para ti y para tus ángeles están preparadas unas brasas | inextinguibles 
[que nunca se apagarán]:
Tibi, et ángelis tuis inexstinguíbile praeparátur incéndium:
– Mc 9, 43. 45. 47; Jdt 16, 21; Is 66, 24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Quia tu es

porque tú eres el príncipe del homicidio maldito;
quia tu es princeps maledícti homicídii,
– Jn 8, 44 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

tú eres el autor del incesto,
tu auctor incéstus

tú eres el jefe de los sacrílegos,
tu sacrilegórum caput,

tú eres el maestro de las peores acciones,
tu actiónum pessimárum magíster,

tú eres el doctor de los herejes,
tu haereticórum doctor,

tú eres el inventor de todas las obscenidades.
tu totíus obscoenitátis inventor. 

Exi

Sal, por lo tanto, (X) impío,
Exi, ergo +,
– Lc 4, 35; Mc 1, 25; 5, 8; 9, 24. 28; Hch 16, 18 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

sal, (X) malvado,
exi +, sceleráte,

sal con todo tu fraude:
exi cum omni fallácia tua:
– Hch 13, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

porque Dios quiere que el hombre sea su templo.
quia hóminem templum suum esse vóluit Deus.
– 1Co 3, 16; Jn 14, 23 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Entonces, ¿por qué te obstinas en quedarte [permanecer] aquí?
Sed quid diútius moráris hic?

Da gloria a Dios Padre (X) omnipotente, ante el cual [cuya presencia] toda rodilla se dobla.
Da honórem Deo Patri + omnipoténti, cui omne genu fléctitur.
– Is 45, 24; Flp 2, 10; Jn 14, 23 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Da locum

Retrocede [deja el lugar] ante nuestro Señor Jesucristo (X),
Da locum Dóminum Jesu + Christo,

quien ha derramado su Sacratísima Sangre para la salvación del hombre.
qui pro hómine sánguinem suum sacratíssimum fudit.
– Is 45, 24; Flp 2, 10; Rm 14, 11 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Deja entrar al Espíritu (X) Santo,
Da locum Spirítu + Sancto,

quien a través de [por medio de] su bienaventurado Apóstol Pedro 
te ha abatido claramente en la persona de Simón el Mago;
qui per beátum Apóstolum suum Petrum te maniféste stravit in Simóne mago;
– Hch 8, 9-24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

que condenó tu mentira en los cónyuges Ananías y Safira;
qui falláciam tuam in Ananía et Saphíra condemnávit; 
– Hch 5, 1-11 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

que te golpeó en la persona del rey Herodes al negarse  [rechazar] a dar honor a Dios;
qui te in Heróde rege honórem Deo non dante percússit;
– Hch 12, 21-23 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Él te lanzó a la perdición a través [por medio] de su apóstol Pablo
cegando [al volver ciego] al mago Elimas;
qui te in mago Elyma per Apóstolum suum Paulum 
caecitátis calígine pérdidit,
– Hch 13, 8-11 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

y por medio del mismo apóstol te obligó [impuso] a salir de la Pitonisa
mandándotelo [ordenándotelo] con su palabra.
et per eúmdem de Pythoníssa verbo ímperans exíre praecépit.
– Hch 16, 16-18 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Discede

Vete ahora, por eso, (X),
Discéde ergo nunc +,

vete, engañador [seductor] (X).
discéde +, seductor.   
– Apo 20,9; 2Jn 1, 7; Ap 12, 9 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Tu sede es el desierto.
Tibi erémus sedes est.
– Lc 11, 24; Lc 8, 29; Lv 16, 10 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Tu morada es el nido de serpientes:
Tibi habitátio serpens est:
– Ap 12, 9; Gn 3, 1. 14. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

humíllate y próstrate [prostérnate].
humiliáre, et prostérnere.

Ya no tienes más tiempo de espera.
Jam non est différendi tempus.

Porque he aquí que se acerca pronto el Señor dominador,
Ecce enim dominátor Dóminus próximat cito,
– Is 10, 33; Jdt 1, 4; Ex 34, 6 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

y delante de él arde el fuego, y lo precede, 
y lo quema [quemándolo] todo alrededor de sus enemigos.
et ignis ardébit ante ipsum, et praecédet, 
et inflammábit in circúitu inimícos ejus.
 2P 3, 7.12; 2Ts 1, 7-8; 1Co 3, 13; Hb 10, 27 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Mientras puedes engañar al hombre, de Dios no puedes reírte [burlarte].
Si enum hóminem fefélleris, Deus non póteris irridére.
 Ga 6, 7 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]


Ille te ejicit... expellit... excludit...

Él te echa [arroja] fuera, ante cuyos ojos nada está oculto [puede esconderse].
Ille te éjicit, cujus óculis nihil occúltum est.

– Mt 10, 26; Lc 8, 16; Sal 10, 4; Jr 23, 24; Pr 15, 3 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Él te expulsa, ante cuyo poder el Universo le está sujeto.
Ille te expéllit, cujus virtúti univérsa subjécta sunt.

– 1Co 15, 26 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Él te expulsa, pues ha preparado para ti y tus ángeles el fuego eterno [gehenna];
Ille te exclúdit, qui tibi, et ángelis tuis praeparávit aetérnam gehénnam;

– Mt 25, 41 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

de su boca sale una espada cortante:
de cujus ore exíbit gládius acútus:
– Ap 1, 16; Ap 2, 16; 19, 15. 21. [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

él que vendrá a juzgar a vivos y muertos, y los siglos [tiempos] por medio del fuego.
Qui ventúrus est judicáre vivos et mórtuos et saéculum per ignem.
– 1P 4, 5; 2Tm 4, 1; Hch 10, 42 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

R: Amén.

* * * * * 
[Reiteración y repetición de los ciclos de versículos, responsorios y exorcismos]

5. Todo lo anterior se puede repetir tanto como sea necesario, hasta que el poseso haya sido totalmente liberados

[Oraciones conclusivas del fin de los ciclos]

6. También le ayudará mucho al obseso el repetir a menudo y con devoción el Padre Nuestro, el Ave María y el Credo, así como cualquiera de las oraciones que se proponen a continuación.

7. El Cántico del Magníficat, al final Gloria Patri. El Cántico del Benedictus, al finalGloria Patri.

* * * * * 

PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo. 


Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden; 


No nos dejes caer en tentación,
y líbranos del mal.

Amén.

Pater noster, qui es in cælis, 
sanctificetur nomen tuum. 

Adveniat regnum tuum. 

Fiat voluntas tua, sicut in cælo et in terra. 

Panem nostrum quotidianum da nobis hodie. 

Et dimitte nobis debita nostra, 
sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. 

Et ne nos inducas in tentationem: 
sed libera nos a malo
Amen.

AVE MARÍA

Dios te salve María,
llena eres de gracia 


El Señor es contigo,
bendita tu eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.


Santa María Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte,

Amén.

Ave María,
gratia plena,
Dominus tecum,
benedicta tu in muliéribus,
et benedictus fructus ventris tui Iesus.
Sancta Maria, Mater Dei,
ora pro nobis peccatoribus,
nunc et in ora mortis nostrae. 
Amen.

CREDO DE NICEA-CONSTANTINOPLA

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos:
Dios de Dios,
Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre;

por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato;
padeció y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.

Amén.

Credo in unum Deum, Patrem omnipoténtem, factórem caeli et terrae,visibílium óminum et invisíbilium.     
Et in unum Dóminum Iesum Chrustum Filium Dei unigénitum. Et ex Patre natum ante ómnia saécula. Deum de Deo, lumen de lúmine, Deum verum de Deo vero. Géntium, non factum, consubtantialem Patri: per quem ómnia facta sunt. Qui propter nos hómines et propter nostram salútem descéndit de caelis
Et incarnatus est de Spíritu Sancto ex María Vírgine et homo factus est.     
Crucifixus étiam pro nobis: sub Póntio Piláto passus et sepúltus est. Et resurréxit tértia die, secúndum scripturas. Et ascédit in caelum: sedet ad déxtram Patris. Et íterum ventúrus est cum glória inducáre vivos et mortuos: cuius regni non erit finis.     
Et in Spíritum Sanctum, Dóminum et vivificántem: qui ex Patre et Filióque prócedit. Qui cum Patre et Filio simul adorátur et conglorificátur; qui locútus est per Prophétas.     
Et unam sanctam catholicam et apostólicam Ecclésiam. Confíteor unum baptisma in remissiónem peccatórum. Et exspécto resurrectiónem mortuórum.
Et venturi saéculi. 

Amén.


CREDO DE LOS APÓSTOLES

Creo en Dios, Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y gracia
del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen;

padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha de Dios,
Padre todopoderoso.

Desde allí ha de venir a juzgar
a los vivos y a los muertos.

Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.

Amén.


MAGNIFICAT
Lucas 1:46-55

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
por el Poderoso ha hecho obras grandes en mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
como lo había prometido a nuestros padres
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los
Siglos de los siglos.

Amén.

Magnificat ánima mea Dóminum.

Et exultávit spíritus meus: in Deo, salutári meo.

Quia respéxit humilitátem ancíllae suae:
ecce enim ex hoc beátam me dicent
omnes generatiónes.

Quia fecit mihi magna,
qui potens est, et sanctum nomen eius.

Et misericórdia eius,
ad progénie in progenies:
timentibus eum.

Fecit poténtiam in bráchio suo:
dispérsit supérbos mente cordis sui.

Depósuit poténtes de sede:
et exaltávit húmiles.

Esuriéntes implévit bonis,
et dívites dimísit inánes.

Suscépit Israël púerum suum:
recordátus misericórdiae suae.

Sicut locútus est ad patres nostros:
Abraham, et semini eius in saécula.

Gloria Patri, el Fílio, et Spirítui Sancto.

Sicut erat in princípio, et nunc, et Semper,
et in saecula saeculorum.
Amen.



BENEDICTUS
Lucas 1:68-79

Bendito sea el Señor, el Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su Pueblo,
y nos ha dado un poderoso Salvador en la casa de David, su servidor,
como lo había anunciado mucho tiempo antes por boca de sus santos profetas,
para salvarnos de nuestros enemigos y de las manos de todos los que nos odian.

Así tuvo misericordia de nuestros padres y se acordó de su santa Alianza,
del juramento que hizo a nuestro padre Abraham de concedernos que, libres de temor,
arrancados de las manos de nuestros enemigos,
lo sirvamos en santidad y justicia bajo su mirada, durante toda nuestra vida.

Y tú, niño, serás llamado Profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor preparando sus caminos,
para hacer conocer a su Pueblo la salvación mediante el perdón de los pecados;
gracias a la misericordiosa ternura de nuestro Dios,
que nos traerá del cielo la visita del Sol naciente,
para iluminar a los que están en las tinieblas y en la sombra de la muerte,
y guiar nuestros pasos por el camino de la paz.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los
Siglos de los siglos.

Amén.

Benedíctus Dóminus, Deus Israel, 
quia visitávit, et fecit redemptiónem plebis suae.

Et eréxit cornu salútis nobis; 
in domo David púeri sui.

Sicut locútus est per os sanctórum, 
qui a saéculo sunt, prophetárum eius.

Salútem ex inimícis nostris,
et de manu ómnium qui odérut nos.

Ad faciéndam misericórdiam cum pátribus nostris;
et memorári testaménti sui sancti.

Jusjurándum quod jurávit ad Abraham patrem nostrum;
datúrum se nobis,

Ut sine timóre de manu inimicórum nostrórum liberáti;
serviámus illi, 

In sanctitáte, et justítia coram ipso;
ómnibus diébus nostris.

Et tu, puer, Prophéta Altíssimi vocáberis;
praeíbis enim ante fáciem Dómini, paráre vías ejus.

Ad dandam sciéntiam salútis plebi ejus;
in remissiónem peccatórum eórum.

Per víscera misericórdiae Dei nostri; 
in quibus visitávit nos óriens ex alto.

Illumináre his, qui in tenébris et in umbra mortis sedent;
ad dirigéndos pedes nostros in viam pacis.

Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.

Sicut erat in princípio, et nunc, et Semper, 
et in saécula saeculórum.
Amen.


CREDO DE SAN ATANASIO

Symbolum Quicumque vult salvus esse

Recogido en Denzinger 38, 39 y 40, donde afirma que “ese Símbolo alcanzó tanta autoridad en la Iglesia, lo mismo occidental que oriental, que entró en el uso litúrgico y ha de tenerse por verdadera definición de fe.” 

Se transcriben fusionadas diversas versiones en castellano.
Credo de San Atanasio

Todo el que quiera salvarse, ante todo es necesario que mantenga la Fé Católica;
Quicumque vult salvus esse, ante omnia opus est, ut teneat catholicam fidem;

quien no la guarde íntegra e inviolada, sin duda perecerá eternamente.
Quam nisi quisque integram inviolatamque servaverit, absque dubio in aeternum peribit.

[Sobre la Santísima Trinidad]

Ésta es la la Fé Católica:
Fides autem catholica haec est:

que veneremos a un solo Dios en la Trinidady a la Trinidad en la unidad;
ut unum Deum in Trinitate, et Trinitatem in unitate veneremur
sin confundir las personas ni separar las sustancias.
Neque confundentes personas, neque substantiam separantes.

Porque una es la persona del Padre
otra [persona] la del Hijo, 
otra [persona] la del Espíritu Santo;
Alia est enim persona Patris alia Filii, alia Spiritus Sancti:

pero el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una sola divinidad, 
es igual su gloria y es coeterna su majestad
Sed Patris, et Filii, et Spiritus Sancti una est divinitas, aequalis gloria, coeterna maiestas.

* * * * *

Como es el Padre, así es el Hijo y el Espíritu Santo;
Qualis Pater, talis Filius, talis [et] Spiritus Sanctus.

Increado el Padre, increado el Hijo, increado el Espíritu Santo;
Increatus Pater, increatus Filius, increatus [et] Spiritus Sanctus.

Inmenso el Padre, inmenso el Hijo, inmenso el Espíritu Santo;
Immensus Pater, immensus Filius, immensus [et] Spiritus Sanctus.

Eterno el Padre, eterno el Hijo, eterno el Espíritu Santo.
Aeternus Pater, aeternus Filius, aeternus [et] Spiritus Sanctus.

Y, sin embargo, no son tres eternos, sino un solo eterno,
Et tamen non tres aeterni, sed unus aeternus.


Como no son tres increados ni tres inmensos, sino un solo increado y un solo inmenso.
Sicut non tres increati, nec tres immensi, sed unus increatus, et unus immensus.

* * * * *

Igualmente omnipotente el Padreomnipotente el Hijoomnipotente el EspírituSanto;
Similiter omnipotens Pater, omnipotens Filius, omnipotens [et] Spiritus Sanctus.
Y, sin embargo no son tres omnipotentes, sino un solo omnipotente. 
Et tamen non tres omnipotentes, sed unus omnipotens.

* * * * *

Así, Dios PadreDios HijoDios Espíritu Santo;
Ita Deus Pater, Deus Filius, Deus [et] Spiritus Sanctus.

Y, sin embargo, no son tres dioses, sino un solo Dios;
Et tamen non tres dii, sed unus est Deus.
* * * * *

Así, Señor PadreSeñor HijoSeñor Espíritu Santo;
Ita Dominus Pater, Dominus Filius, Dominus [et] Spiritus Sanctus.

Y, sin embargo, no son tres señores, sino un solo Señor.
Et tamen non tres Domini, sed unus [est] Dominus.

Porque, así como la verdad cristiana nos compele a confesar como Dios y Señor 
a cada persona en particular;
Quia, sicut singillatim unamquamque personam Deum ac Dominum confiteri christiana veritate compellimur:
así la religión católica nos prohíbe decir que hay tres dioses y señores.
Ita tres Deos aut [tres] Dominos dicere catholica religione prohibemur.
* * * * *

Al Padre nadie lo hizo: ni creado, ni engendrado.
Pater a nullo est factus: nec creatus, nec genitus.
El Hijo es sólo del Padre: no hecho ni creado, sino engendrado.
Filius a Patre solo est: non factus, nec creatus, sed genitus.
El Espíritu Santo es del Padre y del Hijo: no fue hecho ni creado, 
sino que procede de ellos.
Spiritus Sanctus a Patre et Filio: non factus, nec creatus, nec genitus, sed procedens.

* * * * *


[Recapitulación sobre la Santísima Trinidad]

Por tanto, hay un solo Padre, no tres padres; 
un solo Hijo, no tres hijos; 
un solo Espíritu Santo, no tres espíritus santos;
Unus ergo Pater, non tres Patres: unus Filius, non tres Filii: unus Spiritus Sanctus, non tres Spiritus Sancti.

y en esta Trinidad, nadie [nada] es antes ni después, nadie mayor o menor: 
Et in hac Trinitate nihil prius aut posterius, nihil maius aut minus:

sino que las tres personas son entre sí coeternas y coiguales;
Sed totae tres personae coaeternae sibi sunt et coaequales.
así que, como se ha dicho antes, 
Ita, ut per omnia, sicut iam supra dictum est,


en todo hay que venerar lo mismo la unidad de la Trinidad que la Trinidad en la unidad
 [así, para que la unidad en la Trinidad y la Trinidad en la unidad sea venerado por todos, como se dijo antes]
et unitas in Trinitate, et Trinitas in unitate veneranda sit.

El que quiera, pues, salvarse, así debe sentir la Trinidad.
Qui vult ergo salvus esse, ita de Trinitate sentiat.
 
* * * * *

[Sobre Jesucristo]

Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente 
en la Encarnación de nuestro Señor Jesucristo.
Sed necessarium est ad aeternam salutem, ut incarnationem quoque Domini nostri Iesu Christi fideliter credat.

Es, pues, por la fe recta que creemos y confesamos 
que nuestro Señor Jesucristo, hijo de Dios, es Dios y hombre.
Est ergo fides recta ut credamus et confiteamur, quia Dominus noster Iesus Christus, Dei Filius, Deus [pariter] et homo est.

Es Dios engendrado de la sustancia del Padre antes de los siglos,
y es hombre nacido [de la sustancia] de la Madre y nacido en el tiempo [siglo]:
Deus [est] ex substantia Patris ante saecula genitus: et homo est ex substantia matris in saeculo natus.
Perfecto Dios, perfecto hombre, subsistente de alma racional y de carne humana;
Perfectus Deus, perfectus homo: ex anima rationali et humana carne subsistens.

igual al Padre según la divinidadmenor que el Padre según la humanidad.
Aequalis Patri secundum divinitatem: minor Patre secundum humanitatem.

Pero aun cuando sea Dios y hombreno son dos, sino un solo Cristo,
Qui licet Deus sit et homo, non duo tamen, sed unus est Christus. 
y Uno sólo, no por la conversión de la divinidad en la carne, sino por la asunción de la humanidad en Dios [porque la humanidad fue asumida por Dios];
Unus autem non conversione divinitatis in carnem, sed assumptione humanitatis in Deum.

Uno absolutamente, no por confusión de la sustancia, sino por la unidad de la persona.
Unus omnino, non confusione substantiae, sed unitate personae.


Porque así como el alma racional y la carne son un solo hombre, así Dios y el Hombre son un solo Cristo.
Nam sicut anima rationalis et caro unus est homo: ita Deus et homo unus est Christus. 

* * * * *

[Credo sobre Jesucristo]

El cual padeció por nuestra salvación,descendió a los infiernos,
Qui passus est pro salute nostra: descendit ad inferos:

al tercer día resucitó de entre los muertos.
tertia die resurrexit a mortuis. 
Subió a los Cielos, está sentado a la diestra de Dios Padre omnipotente,
desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.
Ascendit ad [in] caelos, sedet ad dexteram [Dei] Patris [omnipotentis]. 
Inde venturus [est] judicare vivos et mortuos. 
Y a su venida, todos los hombres tendrán que resucitar con sus cuerpos,
y tendrán que dar cuenta de sus propios actos.
Ad cujus adventum omnes homines resurgere habent cum corporibus suis;
Et reddituri sunt de factis propriis rationem.

Y los que obraron bien, irán a la vida eterna; los que mal, al fuego eterno.
Et qui bona egerunt, ibunt in vitam aeternam: qui vero mala, in ignem aeternum. 
* * * * *

[Doxología]

Esta es la Fé Católica y el que no la creyere fiel y firmemente, no podrá salvarse.
Haec est fides catholica, quam nisi quisque fideliter firmiterque crediderit, salvus esse non poterit.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.
Gloria Patri, et Filio, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc, et semper, et in sæcula sæculorum. Amen.

Amén.
                                               Salmos                                               

Aquí siguen un gran número de salmos (11 en total) que se puede usar a discreción del exorcista, pero no son una parte necesaria del rito.

Algunos de ellos ocurren en otras partes del Ritual y son indicados, los otros pueden ser tomadas de los siguientes Salmos:

[Salmos extraídos de la Biblia Clerus, salmos en latín de la Neovulgata]
I. Salmo 91 (90) – Bajo las alas divinas (protección divina en medio de los peligros)

II. Salmo 68 (67) – La gloriosa epopeya de Israel

III. Salmo 70 (69) – Súplica en la desgracia

IV. Salmo 54 (53) – Clamor al Dios justiciero

V. Salmo 118 (117) – En la fiesta de las Tiendas (canto procesional en acción de gracias)

VI. Salmo 35 (34) – Súplica de un justo perseguido

VII. Salmo 31 (30) – Oración en la prueba

VIII. Salmo 22 (21) – Sufrimiento y esperanza del justo

IX. Salmo 3 – Clamor matinal del justo perseguido

X. Salmo 11 (10) – Confianza del justo

XI. Salmo 13 (12) – Clamor confiado

* * * * *
Salmo 90 (91)

La protección divina en medio de los peligros

1 Tú que vives al amparo del Altísimo
y resides a la sombra del Todopoderoso,

2 di al Señor: “Mi refugio y mi baluarte,
mi Dios, en quien confío”.

3 Él te librará de la red del cazador
y de la peste perniciosa;

4 te cubrirá con sus plumas,
y hallarás un refugio bajo sus alas.

5 No temerás los terrores de la noche,
ni la flecha que vuela de día,

6 ni la peste que acecha en las tinieblas,
ni la plaga que devasta a pleno sol.

7 Aunque caigan mil a tu izquierda
y diez mil a tu derecha,
tú no serás alcanzado:
4c su brazo es escudo y coraza.

8 Con sólo dirigir una mirada,
verás el castigo de los malos,

9 porque hiciste del Señor tu refugio
y pusiste como defensa al Altísimo.

10 No te alcanzará ningún mal,
ninguna plaga se acercará a tu carpa,

11 porque él te encomendó a sus ángeles
para que te cuiden en todos tus caminos.

12 Ellos te llevarán en sus manos
para que no tropieces contra ninguna piedra;

13 caminarás sobre leones y víboras,
pisotearás cachorros de león y serpientes.

Oráculo del Señor

14 “Él se entregó a mí,
por eso, yo lo libraré;
lo protegeré, porque conoce mi Nombre;

15 me invocará, y yo le responderé.
Estaré con él en el peligro,
lo defenderé y lo glorificaré;

16 le haré gozar de una larga vida
y le haré ver mi salvación”.


Gloria al Padre...

1 Qui habitat in protectione Altissimi, sub umbra Omnipotentis commorabitur.
2
 Dicet Domino: " Refugium meum et fortitudo mea, Deus meus, sperabo in eum ".
3
 Quoniam ipse liberabit te de laqueo venantium et a verbo maligno.
4
 Alis suis obumbrabit tibi, et sub pennas eius confugies; scutum et lorica veritas eius.
5
 Non timebis a timore nocturno, a sagitta volante in die,
6
 a peste perambulante in tenebris, ab exterminio vastante in meridie.
7
 Cadent a latere tuo mille et decem milia a dextris tuis; ad te autem non appropinquabit.
8
 Verumtamen oculis tuis considerabis et retributionem peccatorum videbis.
9
 Quoniam tu es, Domine, refugium meum. Altissimum posuisti habitaculum tuum.
10
 Non accedet ad te malum, et flagellum non appropinquabit tabernaculo tuo,
11
 quoniam angelis suis mandabit de te, ut custodiant te in omnibus viis tuis.
12
 In manibus portabunt te, ne forte offendas ad lapidem pedem tuum.
13
 Super aspidem et basiliscum ambulabis et conculcabis leonem et draconem.
14
 Quoniam mihi adhaesit, liberabo eum; suscipiam eum, quoniam cognovit nomen meum.
15
 Clamabit ad me, et ego exaudiam eum; cum ipso sum in tribulatione; eripiam eum et glorificabo eum.
16
 Longitudine dierum replebo eum et ostendam illi salutare meum.

Salmo 67 (68)

Canto de victoria al Dios de Israel

2 ¡Se alza el Señor!
Sus enemigos se dispersan
y sus adversarios huyen delante de él.

3 Tú los disipas como se disipa el humo;
como se derrite la cera ante el fuego,
así desaparecen los impíos delante del Señor.

4 Pero los justos se regocijan,
gritan de gozo delante del Señor
y se llenan de alegría.

5 ¡Canten al Señor,
entonen un himno a su Nombre!
¡Ábranle paso al que cabalga sobre las nubes!
Su Nombre es “el Señor”:

¡griten de alegría en su presencia!
6 El Señor en su santa Morada
es padre de los huérfanos y defensor de las viudas:
7
él instala en un hogar a los solitarios
y hace salir con felicidad a los cautivos,
mientras los rebeldes habitan en un lugar desolado.

La marcha del Señor por el desierto

8 Señor, cuando saliste al frente de tu pueblo,
cuando avanzabas por el desierto,
9 tembló la tierra y el cielo dejó caer su lluvia,
del Señor –el del Sinaí–
delante del Señor, el Dios de Israel.
10 Tú derramaste una lluvia generosa, Señor:
tu herencia estaba exhausta y tú la reconfortaste;
11 allí se estableció tu familia,
y tú, Señor, la afianzarás
por tu bondad para con el pobre.

El anuncio de la victoria

12 El Señor pronuncia una palabra
y una legión de mensajeros anuncia la noticia:
13 “Huyen los reyes, huyen con sus ejércitos,
y te repartes como botín los adornos de un palacio.
14 ¡No se queden recostados entre los rebaños!
Las alas de la Paloma están recubiertas de plata,
y su plumaje, de oro resplandeciente”.
15 Cuando el Todopoderoso dispersó a los reyes,
caía la nieve sobre el Monte Umbrío.

La Montaña de Sión, Morada del Señor

16 ¡Montañas divinas, montañas de Basán,
montañas escarpadas, montañas de Basán!
17 ¿Por qué miran con envidia, montañas escarpadas,
a la Montaña que Dios prefirió como Morada?
¡Allí el Señor habitará para siempre!
18 Los carros de guerra de Dios
son dos miríadas de escuadrones relucientes:
¡el Señor está en medio de ellos,
el Sinaí está en el Santuario!
19 Subiste a la altura llevando cautivos,
recogiste dones entre los hombres
–incluso entre los rebeldes–
cuando te estableciste allí, Señor Dios.

El Señor, defensor de su Pueblo

20 ¡Bendito sea el Señor, el Dios de nuestra salvación!
Él carga con nosotros día tras día;
21 él es el Dios que nos salva
y nos hace escapar de la muerte.
22 Sí, Dios aplastará la cabeza de sus enemigos,
el cráneo de los que se obstinan en sus delitos.
23 Dice el Señor: “Los traeré de Basan,
los traeré desde los abismos del mar,
24 para que hundas tus pies en la sangre del enemigo
y la lengua de tus perros también tenga su parte”.

Marcha litúrgica hacia el Santuario

25 Ya apareció tu cortejo, Señor,
el cortejo de mi Rey y mi Dios hacia el Santuario:
26 los cantores van al frente, los músicos, detrás;
las jóvenes, en medio, van tocando el tamboril.
27 ¡Bendigan al Señor en medio de la asamblea!
¡Bendigan al Señor desde la fuente de Israel!

28 Allí Benjamín, el más pequeño, abre la marcha
con los príncipes de Judá, vestidos de brocado,
con los príncipes de Zabulón
y los príncipes de Neftalí.

El sometimiento de los pueblos

29 Tu Dios ha desplegado tu poder:
¡sé fuerte, Dios, tú que has actuado por nosotros!
30 A causa de tu Templo, que está en Jerusalén,
los reyes te presentarán tributo.
31 Reprime a la Fiera de los juncos,
al tropel de los toros y terneros:
que esos pueblos se rindan a tus pies,
trayendo lingotes de oro.
El Señor dispersó a los pueblos guerreros;
32 telas preciosas llegan de Egipto
y Etiopía, con sus propias manos,
presenta sus dones a Dios.

Alabanza final

33 ¡Canten al Señor, reinos de la tierra,
entonen un himno al Señor, Pausa
34 al que cabalga por el cielo,
por el cielo antiquísimo!
Él hace oír su voz poderosa,
35 ¡reconozcan el poder del Señor!
Su majestad brilla sobre Israel
y su poder, sobre las nubes.
36 Tú eres temible, Señor, desde tus santuarios.
El Dios de Israel concede a su pueblo
el poder y la fuerza.
¡Bendito sea Dios!

Gloria al Padre...

2
 Exsurgit Deus, et dissipantur inimici eius; et fugiunt, qui oderunt eum, a facie eius.
3
 Sicut dissipatur fumus, tu dissipas; sicut fluit cera a facie ignis, sic pereunt peccatores a facie Dei.
4
 Et iusti laetentur et exsultent in conspectu Dei et delectentur in laetitia.
5
 Cantate Deo, psalmum dicite nomini eius; iter facite ei, qui fertur super nubes: Dominus nomen illi. Iubilate in conspectu eius;
6
 pater orphanorum et iudex viduarum, Deus in habitaculo sancto suo.
7
 Deus, qui inhabitare facit desolatos in domo, qui educit vinctos in prosperitatem; verumtamen rebelles habitabunt in arida terra. -
8
 Deus, cum egredereris in conspectu populi tui, cum pertransires in deserto,
9
 terra mota est, etiam caeli distillaverunt a facie Dei Sinai, a facie Dei Israel.
10
 Pluviam voluntariam effundebas, Deus; hereditatem tuam infirmatam, tu refecisti eam.
11
 Animalia tua habitabant in ea, parasti in bonitate tua pauperi, Deus.
12
 Dominus dat verbum; virgines annuntiantes bona sunt agmen ingens:
13
 " Reges exercituum fugiunt, fugiunt, et species domus dividit spolia.
14
 Et vos dormitis inter medias caulas: alae columbae nitent argento, et pennae eius pallore auri.
15
 Dum dispergit Omnipotens reges super eam, nive dealbatur Selmon ".
16
 Mons Dei mons Basan, mons cacuminum mons Basan.
17
 Ut quid invidetis, montes cacuminum, monti, in quo beneplacitum est Deo inhabitare? Etenim Dominus habitabit in finem.
18
 Currus Dei decem milia milium: Dominus venit de Sinai in sancta.
19
 Ascendisti in altum, captivam duxisti captivitatem; accepisti in donum homines, ut etiam rebelles habitent apud Dominum Deum.
20
 Benedictus Dominus die cotidie; portabit nos Deus salutarium nostrorum.
21
 Deus noster, Deus ad salvandum; et Domini, Domini exitus mortis.
22
 Verumtamen Deus confringet capita inimicorum suorum, verticem capillatum perambulantium in delictis suis.
23
 Dixit Dominus: " Ex Basan reducam, reducam de profundo maris,
24
 ut intingatur pes tuus in sanguine, lingua canum tuorum ex inimicis portionem inveniat ".
25
 Viderunt ingressus tuos, Deus, ingressus Dei mei, regis mei in sancta.
26
 Praecedunt cantores, postremi veniunt psallentes. in medio iuvenculae tympanistriae.
27
 " In ecclesiis benedicite Deo, Domino, vos de fontibus Israel ".
28
 Ibi Beniamin adulescentulus ducens eos, principes Iudae cum turma sua, principes Zabulon, principes Nephthali.
29
 Manda, Deus, virtuti tuae; confirma hoc, Deus, quod operatus es in nobis.
30
 A templo tuo in Ierusalem tibi afferent reges munera.
31
 Increpa feram arundinis, congregationem taurorum in vitulis populorum: prosternant se cum laminis argenti. Dissipa gentes, quae bella volunt.
32
 Venient optimates ex Aegypto, Aethiopia praeveniet manus suas Deo.
33
 Regna terrae, cantate Deo, psallite Domino, psallite Deo,
34
 qui fertur super caelum caeli ad orientem; ecce dabit vocem suam, vocem virtutis.
35
 Tribuite virtutem Deo. Super Israel magnificentia eius, et virtus eius in nubibus.
36
 Mirabilis, Deus, de sanctuario tuo! Deus Israel ipse tribuet virtutem et fortitudinem plebi suae. Benedictus Deus!

Salmo 70 (69)

Apremiante petición de la ayuda divina

2 ¡Líbrame, Dios mío!
¡Señor, ven pronto a socorrerme!
3 Que se avergüencen y sean humillados
los que quieren acabar con mi vida.
Que retrocedan confundidos
los que desean mi ruina;
4 que vuelvan la espalda avergonzados
los que se ríen de mí.
5 Que se alegren y se regocijen en ti
todos los que te buscan;
y digan siempre los que desean tu victoria:
“¡Qué grande es nuestro Dios!”.
6 Yo soy pobre y miserable:
ven pronto, Dios mío;
tú eres mi ayuda y mi libertador,
¡no tardes, Señor!

Gloria al Padre...

Salmo 54 (53)

Plegaria en el momento de la persecución

1 Del maestro de coro. Para instrumentos de cuerda. Poema de David.
2 Cuando los habitantes de Zif vinieron a decir a Saúl: “¿No se ha escondido David entre nosotros?”.

3 Dios mío, sálvame por tu Nombre,
defiéndeme con tu poder.
4 Dios mío, escucha mi súplica,
presta atención a las palabras de mi boca.
5 Porque gente soberbia se ha alzado contra mí,
hombres violentos atentan contra mi vida,
sin tener presente a Dios. Pausa
6 Pero Dios es mi ayuda,
el Señor es mi verdadero sostén:
7 que el mal recaiga sobre mis adversarios,
¡destrúyelos, Señor, por tu fidelidad!
8 Te ofreceré un sacrificio voluntario,
daré gracias a tu Nombre, porque es bueno,
9 porque me has librado de todos
mis adversarios
y he visto la derrota de mis enemigos.

Gloria al Padre...
Salmo 118 (117)

Canto procesional de Acción de Gracias

1 ¡Aleluya!

Invitación a la acción de gracias

¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!
2 Que lo diga el pueblo de Israel:
¡es eterno su amor!
3 Que lo diga la familia de Aarón:
¡es eterno su amor!
4 Que lo digan los que temen al Señor:
¡es eterno su amor!

Reconocimiento de la ayuda recibida

5 En el peligro invoqué al Señor,
y él me escuchó dándome un alivio.
6 El Señor está conmigo: no temeré;
¿qué podrán hacerme los hombres?
7 El Señor está conmigo y me ayuda:
yo veré derrotados a mis adversarios.
8 Es mejor refugiarse en el Señor
que fiarse de los hombres;
9 es mejor refugiarse en el Señor
que fiarse de los poderosos.
10 Todos los paganos me rodearon,
pero yo los derroté en el nombre del Señor;
11 me rodearon por todas partes,
pero yo los derroté en el nombre del Señor;
12 me rodearon como avispas,
ardían como fuego en las espinas,
pero yo los derroté en el nombre del Señor.
13 Me empujaron con violencia para derribarme,
pero el Señor vino en mi ayuda.
14 El Señor es mi fuerza y mi protección;
él fue mi salvación.
15 Un grito de alegría y de victoria
resuena en las carpas de los justos:
“La mano del Señor hace proezas,
16 la mano del Señor es sublime,
la mano del Señor hace proezas”.
17 No, no moriré:
viviré para publicar lo que hizo el Señor.
18 El Señor me castigó duramente,
pero no me entregó a la muerte.

Entrada solemne en el Santuario

19 “Abran las puertas de la justicia
y entraré para dar gracias al Señor”.
20 “Esta es la puerta del Señor:
sólo los justos entran por ella”.
21 Yo te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mi salvación.
22 La piedra que desecharon los constructores
es ahora la piedra angular.
23 Esto ha sido hecho por el Señor
y es admirable a nuestros ojos.
24 Este es el día que hizo el Señor:
alegrémonos y regocijémonos en él.
25 Sálvanos, Señor, asegúranos la prosperidad.
26 ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor:
27 el Señor es Dios, y él nos ilumina.
“Ordenen una procesión con ramas frondosas
hasta los ángulos del altar”.
28 Tú eres mi Dios, y yo te doy gracias;
Dios mío, yo te glorifico.
29 ¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!

Gloria al Padre...

1 ALLELUIA. Confitemini Domino, quoniam bonus, quoniam in saeculum misericordia eius.
2
 Dicat nunc Israel, quoniam bonus, quoniam in saeculum misericordia eius.
3
 Dicat nunc domus Aaron, quoniam in saeculum misericordia eius.
4
 Dicant nunc, qui timent Dominum, quoniam in saeculum misericordia eius.
5
 De tribulatione invocavi Dominum, et exaudivit me educens in latitudinem Dominus.
6
 Dominus mecum, non timebo, quid faciat mihi homo.
7
 Dominus mecum adiutor meus, et ego despiciam inimicos meos.
8
 Bonum est confugere ad Dominum quam confidere in homine.
9
 Bonum est confugere ad Dominum quam confidere in principibus.
10
 Omnes gentes circuierunt me, et in nomine Domini excidi eos.
11
 Circumdantes circumdederunt me, et in nomine Domini excidi eos.
12
 Circumdederunt me sicut apes et exarserunt sicut ignis in spinis, et in nomine Domini excidi eos.
13
 Impellentes impulerunt me, ut caderem, et Dominus adiuvit me.
14
 Fortitudo mea et laus mea Dominus et factus est mihi in salutem.
15
 Vox iubilationis et salutis in tabernaculis iustorum: " Dextera Domini fecit virtutem!
16
 Dextera Domini exaltata est; dextera Domini fecit virtutem! ".
17
 Non moriar, sed vivam et narrabo opera Domini.
18
 Castigans castigavit me Dominus et morti non tradidit me.
19
 Aperite mihi portas iustitiae; ingressus in eas confitebor Domino.
20
 Haec porta Domini; iusti intrabunt in eam. -
21
 Confitebor tibi, quoniam exaudisti me et factus es mihi in salutem.
22
 Lapidem quem reprobaverunt aedificantes, hic factus est in caput anguli;
23
 a Domino factum est istud et est mirabile in oculis nostris.
24
 Haec est dies, quam fecit Dominus: exsultemus et laetemur in ea.
25
 O Domine, salvum me fac; o Domine, da prosperitatem!
26
 Benedictus, qui venit in nomine Domini. Benedicimus vobis de domo Domini.
27
 Deus Dominus et illuxit nobis. Instruite sollemnitatem in ramis condensis usque ad cornua altaris.
28
 Deus meus es tu, et confitebor tibi, Deus meus, et exaltabo te.
29
 Confitemini Domino, quoniam bonus, quoniam in saeculum misericordia eius.

Salmo 35 (34)

Pedido de auxilio contra los perseguidores

1 De David.

Pedido de auxilio contra los perseguidores

Combate, Señor, a los que me atacan,
pelea contra los que me hacen la guerra.
2 Toma el escudo y el broquel,
levántate y ven en mi ayuda;
3 empuña la lanza y la jabalina
para enfrentar a mis perseguidores;
dime: “Yo soy tu salvación”.
4 Que sufran una derrota humillante
los que intentan quitarme la vida;
que vuelvan la espalda confundidos
los que traman mi perdición.
5 Que sean como la paja ante el viento,
mientras el Ángel del Señor los arrastra;
6 que su camino sea oscuro y resbaladizo,
mientras el Ángel del Señor los persigue.
7 Porque me tendieron sus redes sin motivo
y me cavaron una fosa mortal:
8 ¡que los sorprenda un desastre imprevisto;
que sean atrapados por sus propias redes,
y caigan en la fosa que ellos mismos cavaron!
9 Pero yo me alegraré en el Señor,
me regocijaré por su victoria;
10 todo mi ser proclamará:
“Señor, no hay nadie igual a ti;
tú libras al débil de las manos del más fuerte,
y al pobre, de aquel que lo despoja”.

La ingratitud de los perseguidores

11 Se presentan contra mí testigos falsos;
me piden cuenta de cosas que ignoro;
12 me devuelven mal por bien,
dejando mi alma desolada.
13 Yo, en cambio, cuando ellos estaban enfermos,
me cubría con ropas de penitente,
afligía mi alma con ayunos
y oraba con la cabeza inclinada.
14 Ellos eran para mí como un amigo o un hermano,
y yo andaba triste y abatido,
como quien llora la muerte de su madre.
15 Pero cuando tropecé ellos se alegraron,
se juntaron todos contra mí
y me golpearon sorpresivamente;
me desgarraban sin cesar,
16 se burlaban de mí con crueldad
y rechinaban contra mí sus dientes.

Apelación a la justicia de Dios

17 Señor, ¿cuánto tiempo vas a tolerarlo?
Líbrame de los animales rugientes,
salva mi vida de los leones;
18 y te daré gracias en la gran asamblea,
te alabaré en medio de una multitud.
19 ¡Que no canten victoria
mis enemigos traicioneros,
ni se guiñen el ojo los que me odian sin motivo!
20 Ellos no hablan de paz,
sino que atacan a los oprimidos de la tierra;
traman planes engañosos
21 y se ríen de mí a carcajadas, diciendo:
“Lo hemos visto con nuestros propios ojos”.
22 Tú también lo has visto, Señor, no te calles;
no te quedes lejos de mí, Señor:
23 ¡despiértate, levántate, Dios mío,
Señor mío, defiende mi causa!
24 Júzgame según tu justicia, Señor:
Dios mío, que no canten victoria sobre mí;
25 que no piensen: “Se cumplió nuestro deseo”,
ni digan: “Lo hemos devorado”.
26 Que sufran una derrota humillante
los que se alegran de mi desgracia;
que se cubran de confusión y de vergüenza
los que se envalentonan contra mí.
27 Canten, en cambio, y alégrense,
los que desean mi triunfo;
los que desean mi felicidad, repitan siempre:
“¡Qué grande es el Señor!”.
28 Entonces mi lengua pregonará tu justicia,
y cada día proclamaré tu alabanza.

Gloria al Padre...

1 David. Iudica, Domine, iudicantes me; impugna impugnantes me.
2
 Apprehende clipeum et scutum et exsurge in adiutorium mihi.
3
 Effunde frameam et securim adversus eos, qui persequuntur me. Dic animae meae: " Salus tua ego sum ".
4
 Confundantur et revereantur quaerentes animam meam; avertantur retrorsum et confundantur cogitantes mihi mala.
5
 Fiant tamquam pulvis ante ventum, et angelus Domini impellens eos;
6
 fiat via illorum tenebrae et lubricum, et angelus Domini persequens eos.
7
 Quoniam gratis absconderunt mihi laqueum suum, gratis foderunt foveam animae meae.
8
 Veniat illi calamitas, quam ignorat, et captio, quam abscondit, apprehendat eum, et in eandem calamitatem ipse cadat.
9
 Anima autem mea exsultabit in Domino et delectabitur super salutari suo.
10
 Omnia ossa mea dicent: " Domine, quis similis tibi? Eripiens inopem de manu fortiorum eius, egenum et pauperem a diripientibus eum ".
11
 Surgentes testes iniqui, quae ignorabam, interrogabant me;
12
 retribuebant mihi mala pro bonis, desolatio est animae meae.
13
 Ego autem, cum infirmarentur, induebar cilicio, humiliabam in ieiunio animam meam; et oratio mea in sinu meo convertebatur.
14
 Quasi pro proximo et quasi pro fratre meo ambulabam, quasi lugens matrem contristatus incurvabar.
15
 Cum autem vacillarem, laetati sunt et convenerunt; convenerunt contra me percutientes, et ignoravi.
16
 Diripuerunt et non desistebant; tentaverunt me, subsannaverunt me subsannatione, frenduerunt super me dentibus suis.
17
 Domine, quamdiu aspicies? Restitue animam meam a malignitate eorum, a leonibus unicam meam.
18
 Confitebor tibi in ecclesia magna, in populo multo laudabo te.
19
 Non supergaudeant mihi inimici mei mendaces, qui oderunt me gratis et annuunt oculis.
20
 Etenim non pacifice loquebantur et contra mansuetos terrae dolos cogitabant.
21
 Et dilataverunt super me os suum; dixerunt: " Euge, euge, viderunt oculi nostri ". -
22
 Vidisti, Domine, ne sileas; Domine, ne discedas a me.
23
 Exsurge et evigila ad iudicium meum, Deus meus et Dominus meus, ad causam meam.
24
 Iudica me secundum iustitiam tuam, Domine Deus meus, et non supergaudeant mihi.
25
 Non dicant in cordibus suis: " Euge animae nostrae "; nec dicant: " Devoravimus eum ".
26
 Erubescant et revereantur simul, qui gratulantur malis meis; induantur confusione et reverentia, qui magna loquuntur super me
27
 Exsultent et laetentur, qui volunt iustitiam meam, et dicant semper: " Magnificetur Dominus, qui vult pacem servi sui ".
28
 Et lingua mea meditabitur iustitiam tuam, tota die laudem tuam.

Salmo 30 (31)

Oración confiada en un momento de angustia

Súplica inicial

2 Yo me refugio en ti, Señor,
¡que nunca me vea defraudado!
Líbrame, por tu justicia;
3 inclina tu oído hacia mí
y ven pronto a socorrerme.
Sé para mí una roca protectora,
un baluarte donde me encuentre a salvo,
4 porque tú eres mi Roca y mi baluarte:
por tu Nombre, guíame y condúceme.
5 Sácame de la red que me han tendido,
porque tú eres mi refugio.
6 Yo pongo mi vida en tus manos:
tú me rescatarás, Señor, Dios fiel.
7 Yo detesto a los que veneran ídolos vanos
y confío en el Señor.
8 ¡Tu amor será mi gozo y mi alegría!
Cuando tú viste mi aflicción
y supiste que mi vida peligraba,
9 no me entregaste al poder del enemigo,
me pusiste en un lugar espacioso.

Descripción de los peligros

10 Ten piedad de mí, Señor,
porque estoy angustiado:
mis ojos, mi garganta y mis entrañas
están extenuados de dolor.
11 Mi vida se consume de tristeza,
mis años, entre gemidos;
mis fuerzas decaen por la aflicción
y mis huesos están extenuados.
12 Soy la burla de todos mis enemigos
y la irrisión de mis propios vecinos;
para mis amigos soy motivo de espanto,
los que me ven por la calle huyen de mí.
13 Como un muerto, he caído en el olvido,
me he convertido en una cosa inútil.
14 Oigo los rumores de la gente
y amenazas por todas partes,
mientras se confabulan contra mí
y traman quitarme la vida.

Expresión de confianza

15 Pero yo confío en ti, Señor,
y te digo: “Tú eres mi Dios,
16 mi destino está en tus manos”.
Líbrame del poder de mis enemigos
y de aquellos que me persiguen.
17 Que brille tu rostro sobre tu servidor,
sálvame por tu misericordia;
18 Señor, que no me avergüence
de haberte invocado.
Que se avergüencen los malvados
y bajen mudos al Abismo;
19 que enmudezcan los labios mentirosos,
los que profieren insolencias contra el justo
con soberbia y menosprecio.

Acción de gracias por la liberación
 
20 ¡Qué grande es tu bondad, Señor!
Tú la reservas para tus fieles;
y la brindas a los que se refugian en ti,
en la presencia de todos.
21 Tú los ocultas al amparo de tu rostro
de las intrigas de los hombres;
y los escondes en tu Tienda de campaña,
lejos de las lenguas pendencieras.
22 ¡Bendito sea el Señor!
Él me mostró las maravillas de su amor
en el momento del peligro.
23 En mi turbación llegué a decir:
“He sido arrojado de tu presencia”.
Pero tú escuchaste la voz de mi súplica,
cuando yo te invocaba.
24 Amen al Señor, todos sus fieles,
porque él protege a los que son leales
y castiga con severidad a los soberbios.
25 Sean fuertes y valerosos,
todos los que esperan en el Señor.

Gloria al Padre...

2 In te, Domine, speravi, non confundar in aeternum; in iustitia tua libera me.
3
 Inclina ad me aurem tuam, accelera, ut eruas me. Esto mihi in rupem praesidii et in domum munitam, ut salvum me facias.
4
 Quoniam fortitudo mea et refugium meum es tu et propter nomen tuum deduces me et pasces me.
5
 Educes me de laqueo, quem absconderunt mihi, quoniam tu es fortitudo mea.
6
 In manus tuas commendo spiritum meum; redemisti me, Domine, Deus veritatis.
7
 Odisti observantes vanitates supervacuas, ego autem in Domino speravi.
8
 Exsultabo et laetabor in misericordia tua, quoniam respexisti humilitatem meam; agnovisti necessitates animae meae
9
 nec conclusisti me in manibus inimici; statuisti in loco spatioso pedes meos.
10
 Miserere mei, Domine, quoniam tribulor; conturbatus est in maerore oculus meus, anima mea et venter meus.
11
 Quoniam defecit in dolore vita mea, et anni mei in gemitibus; infirmata est in paupertate virtus mea, et ossa mea contabuerunt.
12
 Apud omnes inimicos meos factus sum opprobrium et vicinis meis valde et timor notis meis: qui videbant me foras, fugiebant a me.
13
 Oblivioni a corde datus sum tamquam mortuus; factus sum tamquam vas perditum.
14
 Quoniam audivi vituperationem multorum: horror in circuitu; in eo dum convenirent simul adversum me, auferre animam meam consiliati sunt.
15
 Ego autem in te speravi, Domine; dixi: " Deus meus es tu,
16
 in manibus tuis sortes meae ". Eripe me de manu inimicorum meorum et a persequentibus me;
17
 illustra faciem tuam super servum tuum, salvum me fac in misericordia tua.
18
 Domine, non confundar, quoniam invocavi te; erubescant impii et obmutescant in inferno.
19
 Muta fiant labia dolosa, quae loquuntur adversus iustum proterva in superbia et in abusione.
20
 Quam magna multitudo dulcedinis tuae, Domine, quam abscondisti timentibus te. Perfecisti eis, qui sperant in te, in conspectu filiorum hominum.
21
 Abscondes eos in abscondito faciei tuae a conturbatione hominum; proteges eos in tabernaculo a contradictione linguarum.
22
 Benedictus Dominus, quoniam mirificavit misericordiam suam mihi in civitate munita.
23
 Ego autem dixi in trepidatione mea: " Praecisus sum a conspectu oculorum tuorum ". Verumtamen exaudisti vocem orationis meae, dum clamarem ad te.
24
 Diligite Dominum, omnes sancti eius: fideles conservat Dominus et retribuit abundanter facientibus superbiam.
25
 Viriliter agite, et confortetur cor vestrum, omnes, qui speratis in Domino.

Salmo 21 (22)

Oración del Justo Perseguido

Angustioso llamado al Señor

2 Dios mío, Dios mío,
¿por qué me has abandonado?
¿Por qué estás lejos
de mi clamor y mis gemidos?
3 Te invoco de día, y no respondes,
de noche, y no encuentro descanso;
4 y sin embargo, tú eres el Santo,
que reinas entre las alabanzas de Israel.
5 En ti confiaron nuestros padres:
confiaron, y tú los libraste;
6 clamaron a ti y fueron salvados,
confiaron en ti y no quedaron defraudados.

Vívida descripción de los sufrimientos

7 Pero yo soy un gusano, no un hombre;
la gente me escarnece
y el pueblo me desprecia;
8 los que me ven, se burlan de mí,
hacen una mueca y mueven la cabeza, diciendo:
9 “Confió en el Señor, que él lo libre;
que lo salve, si lo quiere tanto”.
10 Tú, Señor, me sacaste del seno materno,
me confiaste al regazo de mi madre;
11 a ti fui entregado desde mi nacimiento,
desde el seno de mi madre, tú eres mi Dios.
12 No te quedes lejos, porque acecha el peligro
y no hay nadie para socorrerme.
13 Me rodea una manada de novillos,
me acorralan toros de Basán;
14 abren sus fauces contra mí
como leones rapaces y rugientes.
15 Soy como agua que se derrama
y todos mis huesos están dislocados;
mi corazón se ha vuelto como cera
y se derrite en mi interior;
16 mi garganta está seca como una teja
y la lengua se me pega al paladar.
17 Me rodea una jauría de perros,
me asalta una banda de malhechores;
taladran mis manos y mis pies
16c y me hunden en el polvo de la muerte.
18 Yo puedo contar todos mis huesos;
ellos me miran con aire de triunfo,
19 se reparten entre sí mi ropa
y sortean mi túnica.

Súplica para alcanzar la liberación

20 Pero tú, Señor, no te quedes lejos;
tú que eres mi fuerza, ven pronto a socorrerme.
21 Libra mi cuello de la espada
y mi vida de las garras del perro.
22 Sálvame de la boca del león,
salva a este pobre de los toros salvajes.

Acción de gracias por la liberación

23 Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos,
te alabaré en medio de la asamblea:
24 “Alábenlo, los que temen al Señor;
glorifíquenlo, descendientes de Jacob;
témanlo, descendientes de Israel.
25 Porque él no ha mirado con desdén
ni ha despreciado la miseria del pobre:
no le ocultó su rostro
y lo escuchó cuando pidió auxilio”.
26 Por eso te alabaré en la gran asamblea
y cumpliré mis votos delante de los fieles:
27 los pobres comerán hasta saciarse
y los que buscan al Señor lo alabarán.
¡Que sus corazones vivan para siempre!

Alabanza final

28 Todos los confines de la tierra
se acordarán y volverán al Señor;
todas las familias de los pueblos
se postrarán en su presencia.
29 Porque sólo el Señor es rey
y él gobierna a las naciones.
30 Todos los que duermen en el sepulcro
se postrarán en su presencia;
todos los que bajaron a la tierra
doblarán la rodilla ante él,
y los que no tienen vida
31 glorificarán su poder.
Hablarán del Señor a la generación futura,
32 anunciarán su justicia
a los que nacerán después,
porque esta es la obra del Señor.

Gloria al Padre...

2 Deus, Deus meus, quare me dereliquisti? Longe a salute mea verba rugitus mei.
3 Deus meus, clamo per diem, et non exaudis, et nocte, et non est requies mihi.
4 Tu autem sanctus es, qui habitas in laudibus Israel.
5 In te speraverunt patres nostri, speraverunt, et liberasti eos;
6 ad te clamaverunt et salvi facti sunt, in te speraverunt et non sunt confusi.
7 Ego autem sum vermis et non homo, opprobrium hominum et abiectio plebis.
8 Omnes videntes me deriserunt me; torquentes labia moverunt caput:
9 " Speravit in Domino: eripiat eum, salvum faciat eum, quoniam vult eum ".
10 Quoniam tu es qui extraxisti me de ventre, spes mea ad ubera matris meae.
11 In te proiectus sum ex utero, de ventre matris meae Deus meus es tu.
12 Ne longe fias a me, quoniam tribulatio proxima est, quoniam non est qui adiuvet.
13 Circumdederunt me vituli multi, tauri Basan obsederunt me.
14 Aperuerunt super me os suum sicut leo rapiens et rugiens.
15 Sicut aqua effusus sum, et dissoluta sunt omnia ossa mea. Factum est cor meum tamquam cera liquescens in medio ventris mei.
16 Aruit tamquam testa palatum meum, et lingua mea adhaesit faucibus meis, et in pulverem mortis deduxisti me.
17 Quoniam circumdederunt me canes multi, concilium malignantium obsedit me. Foderunt manus meas et pedes meos,
18 et dinumeravi omnia ossa mea. Ipsi vero consideraverunt et inspexerunt me;
19 diviserunt sibi vestimenta mea et super vestem meam miserunt sortem.
20 Tu autem, Domine, ne elongaveris; fortitudo mea, ad adiuvandum me festina.
21 Erue a framea animam meam et de manu canis unicam meam.
22 Salva me ex ore leonis et a cornibus unicornium humilitatem meam.
23 Narrabo nomen tuum fratribus meis, in medio ecclesiae laudabo te.
24 Qui timetis Dominum, laudate eum; universum semen Iacob, glorificate eum. Metuat eum omne semen Israel,
25 quoniam non sprevit neque despexit afflictionem pauperis nec avertit faciem suam ab eo et, cum clamaret ad eum, exaudivit.
26 Apud te laus mea in ecclesia magna; vota mea reddam in conspectu timentium eum.
27 Edent pauperes et saturabuntur; et laudabunt Dominum, qui requirunt eum: " Vivant corda eorum in saeculum saeculi! ".
28 Reminiscentur et convertentur ad Dominum universi fines terrae, et adorabunt in conspectu eius universae familiae gentium.
29 Quoniam Domini est regnum, et ipse dominabitur gentium
30 Ipsum solum adorabunt omnes, qui dormiunt in terra; in conspectu eius procident omnes, qui descendunt in pulverem. Anima autem mea illi vivet,
31 et semen meum serviet ipsi. Narrabitur de Domino generationi venturae;

Salmo 3

La confianza en Dios, garantía de seguridad

1 Salmo de David. Cuando huía de su hijo Absalón.
2 Señor, ¡qué numerosos son mis adversarios,
cuántos los que se levantan contra mí!
3 ¡Cuántos son los que dicen de mí:
“Dios ya no quiere salvarlo”!
4 Pero tú eres mi escudo protector y mi gloria,
tú mantienes erguida mi cabeza.
5 Invoco al Señor en alta voz
y él me responde desde su santa Montaña.
6 Yo me acuesto y me duermo,
y me despierto tranquilo
porque el Señor me sostiene.
7 No temo a la multitud innumerable,
apostada contra mí por todas partes.
8 ¡Levántate, Señor!
¡Sálvame, Dios mío!
Tú golpeas en la mejilla a mis enemigos
y rompes los dientes de los malvados.
9 ¡En ti, Señor, está la salvación,
y tu bendición sobre tu pueblo!

Gloria al Padre...

Salmo 11 (10)

La justicia de Dios, motivo de confianza

1 ...
Yo tengo mi refugio en el Señor,
¿cómo pueden decirme entonces:
“Escapa a la montaña como un pájaro,
2 porque los malvados tienden su arco
y ajustan sus flechas a la cuerda,
para disparar desde la penumbra
contra los rectos de corazón?
3 Cuando ceden los cimientos,
¿qué puede hacer el justo?”.
4 Pero el Señor está en su santo Templo,
el Señor tiene su trono en el cielo.
Sus ojos observan el mundo,
sus pupilas examinan a los hombres:
5 el Señor examina al justo y al culpable,
y odia al que ama la violencia.
6 Que él haga llover brasas y azufre
sobre los impíos,
y les toque en suerte un viento abrasador.
7 Porque el Señor es justo y ama la justicia,
y los que son rectos verán su rostro.

Gloria al Padre...

Salmo 13 (12)

Súplica en una situación angustiosa

2 ¿Hasta cuándo me tendrás olvidado, Señor?
¿Eternamente?
¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro?
3 ¿Hasta cuándo mi alma estará acongojada
y habrá pesar en mi corazón, día tras día?
¿Hasta cuánddo mi enemigo prevalecerá sobre mí?
4 ¡Mírame, respóndeme, Señor, Dios mío!
Ilumina mis ojos,
para que no caiga en el sueño de la muerte,
5 para que mi enemigo no pueda decir:
“Lo he vencido”,
ni mi adversario se alegre de mi fracaso.
6 Yo confío en tu misericordia:
que mi corazón se alegre porque me salvaste.
¡Cantaré al Señor porque me ha favorecido!

Gloria al Padre...
Oración para después de la liberación

[Oratio post liberationem: Oramus te, Deus omnipotens]

Te
 rogamos,
Orámus te, 

Dios todopoderoso,
Deus omnípotens,

para que cualquier espíritu de iniquidad no tenga potestad sobre este siervo [hijo] tuyo N. (sierva / hija tuya N.),
ut spíritus iniquitátis ámplius non habeat potestátem in hoc fámulo tuo N.(hac fámula tua N.), 
– 2Ts 2, 7-8 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

sino que huya, y que nunca vuelva:
sed ut fúgiat, en non revertátur:
– Lc 11, 24-26; Mc 9, 25 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Señor, te pedimos que entre [tome posesión] en este siervo tuyo N. (sierva tuya N.) el bien y la paz de nuestro Señor Jesucristo,
Dómine, te jubénte, bonitas et pax Dómini nostri Jesu Christi,  
– Ga 5, 22 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]
– 1Co 1. 7-10; 5, 4; 1%s 1, 3; 1P 1, 3; 1Tm 6, 3 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

por el cual hemos sido redimidos,
per quem redémpti sumus,
– Rm 3, 24 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

que ya no tema ningún mal,
et ab omni malo non timeámus,

porque el Señor está con nosotros:
quia Dóminus nobíscum est:
 Mt 28, 20 [Antonio Doñoro González, Exorcismos]

Quien contigo vive y reina, en unidad con Dios Espíritu Santo,
Qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus,
 
por los siglos de los siglos.
per ómnia saécula seculórum.

R: Amén.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

EXORCISMO CONTRA SATANÁS 
Y LOS ÁNGELES REBELDES


Este exorcismo del Rituale de 1614/1952 contiene el Pequeño Exorcismo de León XIIIpero en forma reducida y abreviada

El completo se edita a continuación de éste.

El Título XI, Capítulo 3, del Rituale Romanum, ofrece este exorcismo que sólo el Obispopuede administrar (páginas 285-286).


En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

Súplica a San Miguel Arcángel. 

Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo “contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires” (Ef. 6, 12).

Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sap. 2, 23), y a tan “alto precio rescatados” (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio.

La Iglesia te venera como su guardián y patrono; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad.

Ruega al Dios de la paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia.

Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20).


Exorcismo

En el nombre de Jesucristo Dios y Señor nuestro, con la intercesión de la Inmaculada Virgen María (Genetrice), el santo Arcángel San Miguel, los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, con la sagrada autoridad de la Santa Madre Iglesia, nos disponemos a rechazar la peste (infestationes) de los fraudes diabólicos, confiados y seguros en tu protección y patrocinio


Salmo 67

Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian.

Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios.

V: He aquí la Cruz del Señor, huid poderes enemigos.

R: Ha vencido el León de la tribu de Judá, la raíz de David.

V: Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros.

R: Como lo esperamos de Ti.


Exorcismo

Te exorcizamos todo espíritu maligno, todo poder satánico, todo ataque del infernal adversario, toda legión, toda concentración y secta diabólica, en el nombre y virtud de Nuestro Señor Jesúcristo (X), para que salgas y huyas de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a imagen de Dios y redimidas por la preciosa Sangre del Divino Cordero (X).

En adelante no oses, perfidísima serpiente, engañar al género humano, perseguir a la Iglesia de Dios, zarandear a los elegidos y cribarlos como el trigo (X).

Te lo manda Dios Altísimo, a quien en tu insolente soberbia aún pretendes asemejarte, “el cual quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (II Tim. 2).

Te lo manda Dios Padre (X);

te lo manda Dios Hijo (X);

te lo manda Dios Espíritu Santo (X).

Te lo manda la majestad de Cristo, el Verbo eterno de Dios hecho hombre (X),

quien para salvar a la estirpe perdida por tu envidia, “se humilló a sí mismo hecho obediente hasta la muerte” (Fil. 2);

el cual edificó su Iglesia sobre roca firme, y reveló que los “poderes del infierno nunca prevalecerían contra ella, Él mismo había de permanecer con ella todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28, 20).

Te lo manda el santo signo de la Cruz y la virtud de todos los Misterios de la fe cristiana (X).

Te lo manda la excelsa Madre de Dios, la Virgen María (X), quien con su humildad desde el primer instante de su Inmaculada Concepción aplastó tu orgullosa cabeza.

Te lo manda la fe de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de los demás Apóstoles (X).

Te lo manda la sangre de los mártires y la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas (X).

Por tanto, maldito dragón y toda legión diabólica, te conjuramos por Dios (X) vivo, por Dios (X) verdadero, por Dios (X) santo, que “de tal modo amó al mundo que entrego a su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que viva la vida eterna” (Juan 3);

cesa de engañar a las criaturas humanas y deja de suministrarles el veneno de la eterna perdición;

deja de dañar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad.

Huye Satanás, inventor y maestro de toda falacia, enemigo de la salvación de los hombres.
Retrocede ante Cristo, en quien nada has hallado semejante a tus obras.

Retrocede ante la Iglesia una, santa, católica y apostólica, la que el mismo Cristo adquirió con su Sangre.

Humíllate bajo la poderosa mano de Dios.

Tiembla y huye, al ser invocado por nosotros el santo y terrible Nombre de Jesús, ante el que se estremecen los infiernos, a quien están sometidas las Virtudes de los cielos, las Potestades y las Dominaciones; a quien los Querubines y Serafines alaban con incesantes voces diciendo:

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios de los Ejércitos.”

V: Señor, escucha mi oración.

R: Y llegue a Ti mi clamor.

V: El Señor esté con vosotros.

R: Y con tu espíritu.


Oremos

Dios del Cielo y de la tierra, 

Dios de los Ángeles, 

Dios de los Arcángeles, 

Dios de los Patriarcas, 

Dios de los Profetas, 

Dios de los Apóstoles, 

Dios de los Mártires, 

Dios de los Confesores, 

Dios de las Vírgenes, 

Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, 

porque no hay otro Dios fuera de Ti, ni puede haber otros sino Tú mismo, Creador de todo lo visible y lo invisible, cuyo reino no tendrá fin:

humildemente te suplicamos que tu gloriosa Majestad se digne libramos eficazmente y guardamos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales.

Por Cristo Nuestro Señor.

R. Amén.

V. De las asechanzas del demonio.

R. Líbranos, Señor.

V. Haz que tu Iglesia te sirva con segura libertad.

R. Te rogamos, óyenos.

V. Dígnate humillar a los enemigos de tu Iglesia.

R. Te rogamos, óyenos.

Se rocía con agua bendita el lugar y a los presentes


EXORCISMO CONTRA SATANÁS 
Y LOS ÁNGELES REBELDES

(Pequeño exorcismo de León XIII. - Versión completa, que no consta en el Ritual de 1925)

Publicado por orden de Su Santidad León XIII

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

Salmo 67

Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le odian.

Como se disipa el humo se disipen ellos, como, se derrite la cera ante el fuego, así perecerán los impíos ante Dios.


Salmo 34

Señor, pelea contra los que me atacan; combate a los que luchan contra mí.

Sufran una derrota y queden avergonzados los que me persiguen a muerte.

Vuelvan la espalda llenos de oprobio los que maquinan mi perdición.

Sean como polvo frente al viento cuando el Ángel del Señor los desbarate.

Sea su camino oscuro y resbaladizo, cuando el Ángel del Señor los persiga.

Porque sin motivo me tendieron redes de muerte, sin razón me abrieron trampas mortales.

Que les sorprenda un desastre imprevisto, que los enrede la red que para mí escondieron;


que caigan en la misma trampa que me abrieron.

Mi alma se alegra con el Señor y gozará de su salvación.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos.

Amén.


Súplica a San Miguel Arcángel 

Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, Arcángel San Miguel, 
defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo “contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires” (Ef. 6, 12).

Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sap. 2, 23), y a tan “alto precio rescatados” (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio.

Con las huestes de los ángeles buenos pelea hoy los combates del Señor, como antaño luchaste contra Lucifer, corifeo de la soberbia y contra sus ángeles apóstatas.

Ellos no pudieron vencer, y perdieron su lugar en el Cielo. 

Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente el denominado diablo y Satanás, el seductor del universo: fue precipitado a la tierra y con él fueron arrojados sus ángeles” (Apoc. 12,.8-9).

He aquí que el antiguo enemigo y homicida se ha erguido con vehemencia.

Disfrazado de “ángel de luz” (II Cor. 11, 14) con la escolta de todos los espíritus malignos rodea e invade la tierra entera, y se instala en todo lugar, con el designio de borrar allí el nombre de Dios y de su Cristo, de arrebatar las almas destinadas a la corona de la gloria eterna, de destruirlas y perderlas para siempre.

Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades.

Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, Esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido.

Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey.

Oh invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.

La Iglesia te venera como su guardián y patrono, se gloría que eres su defensor contra los poderes nocivos terrenales e infernales; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad.

Ruega al Dios de la paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia.

Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20).

Después de esto, confiados en tu protección y patrocinio, con la sagrada autoridad de la Santa Madre Iglesia, nos disponemos a rechazar la peste de los fraudes diabólicos, confiados y seguros en tu protección y patrocinio en el Nombre de Jesucristo, nuestro Dios y Señor.

V: He aquí la Cruz del Señor, huid poderes enemigos.

R: Ha vencido el León de la tribu de Judá, la raíz de David.

V: Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros.

R: Como lo esperamos de Ti.

V: Señor, escucha nuestra oración.

R: Y llegue a Ti nuestro clamor.

V: El Señor esté con vosotros (sólo si es un sacerdote).

R: Y con tu espíritu.


Oremos.

Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu santo Nombre y suplicantes imploramos tu clemencia, para que, por la intercesión de la Inmaculada siempre Virgen María Madre de Dios, del Arcángel San Miguel, de San José Esposo de la Santísima Virgen, de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos, te dignes prestarnos tu auxilio contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos que vagan por el mundo para dañar al género humano y para la perdición de las almas.

Amén.


Exorcismo

Te exorcizamos todo espíritu maligno, todo poder satánico, todo ataque del infernal adversario, toda legión, toda concentración y secta diabólica, en el nombre y virtud de Nuestro Señor Jesúscristo (X), para que salgas y huyas de la Iglesia de Dios, de las almas creadas a imagen de Dios y redimidas por la preciosa Sangre del Divino Cordero (X).

En adelante no oses, perfidísima serpiente, engañar al género humano, perseguir a la Iglesia de Dios, zarandear a los elegidos y cribarlos como el trigo (X).

Te lo manda Dios Altísimo, a quien en tu insolente soberbia aún pretendes asemejarte, “el cual quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (II Tim. 2).

Te lo manda Dios Padre (X);

te lo manda Dios Hijo (X);

te lo manda Dios Espíritu Santo (X).

Te lo manda la majestad de Cristo, el Verbo eterno de Dios hecho hombre (X), quien para salvar a la estirpe perdida por tu envidia, “se humilló a sí mismo hecho obediente hasta la muerte” (Fil. 2); el cual edificó su Iglesia sobre roca firme, y reveló que los “poderes del infierno nunca prevalecerían contra ella, Él mismo había de permanecer con ella todos los días hasta el fin de los tiempos” (Mateo 28, 20).

Te lo manda el santo signo de la Cruz y la virtud de todos los Misterios de la fe cristiana (X).

Te lo manda la excelsa Madre de Dios, la Virgen María (X), quien con su humildad desde el primer instante de su Inmaculada Concepción aplastó tu orgullosa cabeza.

Te lo manda la fe de los santos Apóstoles Pedro y Pablo y de los demás Apóstoles (X).

Te lo manda la sangre de los mártires y la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas (X).

Por tanto, maldito dragón y toda legión diabólica, te conjuramos por Dios (X) vivo, por Dios (X) verdadero, por Dios (X) santo, que “de tal modo amó al mundo que entrego a su unigénito Hijo, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que viva la vida eterna” (Juan 3);

cesa de engañar a las criaturas humanas y deja de suministrarles el veneno de la eterna perdición;

deja de dañar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad.

Huye Satanás, inventor y maestro de toda falacia, enemigo de la salvación de los hombres.

Retrocede ante Cristo, en quien nada has hallado semejante a tus obras.

Retrocede ante la Iglesia una, santa, católica y apostólica, la que el mismo Cristo adquirió con su Sangre.

Humíllate bajo la poderosa mano de Dios.

Tiembla y huye, al ser invocado por nosotros el santo y terrible Nombre de Jesús, ante el que se estremecen los infiernos, a quien están sometidas las Virtudes de los cielos, las Potestades y las Dominaciones; a quien los Querubines y Serafines alaban con incesantes voces diciendo:

Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios de los Ejércitos.”

V: Señor, escucha mi oración.

R: Y llegue a Ti mi clamor.

V: El Señor esté con vosotros (sólo si es un sacerdote).

R: Y con tu espíritu.


Oremos.

Dios del Cielo y de la tierra, 

Dios de los Ángeles, 

Dios de los Arcángeles, 

Dios de los Patriarcas, 

Dios de los Profetas, 

Dios de los Apóstoles, 

Dios de los Mártires, 

Dios de los Confesores, 

Dios de las Vírgenes, 

Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, 

porque no hay otro Dios fuera de Ti, ni puede haber otros sino Tú mismo, Creador de todo lo visible y lo invisible, cuyo reino no tendrá fin:

humildemente te suplicamos que tu gloriosa Majestad se digne libramos eficazmente y guardamos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales.

Por Cristo Nuestro Señor.

R: Amén.

V: De las asechanzas del demonio.

R: Líbranos, Señor.

V: Haz que tu Iglesia te sirva con segura libertad.

R: Te rogamos, óyenos.

V: Dígnate humillar a los enemigos de tu Iglesia.

R: Te rogamos, óyenos.

Se rocía con agua bendita el lugar y a los presentes.



******************************************************************************



2. Figura del demonio y del exorcista en el Rituale Romanum 1614 / 1952
The Ancestry and Theology of the Rite of Major Exorcism (1999/2004)
Daniel G. Van Slyke


Figura del demonioFigura del exorcista
Faraón (or 2 y ex C)Moisés
Rey Saúl (ex C), 1 Samuel 16, 23David
Judas Iscariote, Lucas 22, 3Sin exorcista
Simón el Mago (ex C)San Pedro Apóstol, Hechos 8, 9
Ananías y Safira (ex C)San Pedro Apóstol, Hechos 5
Herodes, Hechos 12, 23Sin exorcista
Elimas el Mago (ex C)San Pablo Apóstol, Hechos 13, 8-11
Pitonisa (la joven esclava) (ex C)San Pablo Apóstol, Hechos 16, 16-18



3. Nombres del demonio en el Rito de Exorcismos de 1614 / 1952
The Ancestry and Theology of the Rite of Major Exorcism (1999/2004)
Daniel G. Van Slyke


A
adductor, mortis (ex A)
adversarius:
     incursio adversarii (ex A)
     vetus adversarius (or B)
angelis tuis (3x in ex C)
apostatam (or 2)
aspidem (ex B)
auctor incestus (ex C)

B
basiliscum (ex B)
bestiam (or 2)

C
caput, sacrilegiorum (ex C)
causa discordiae (ex A)

D
daemon/daemonium:
     crudelem daemonem (or 3)  
     daemones (or 3)
     daemonio meridiano (or 2)
declinator, justitiae (ex A)
diaboli (or B)
dirissime (ex B)
doctor, haereticorum (ex C)
draco:
     draco nequissime (ex B)
     draconem (ex B)
     nequissimum draconem (or 2)

E
excitator dolorum (ex A)

F
filius iniquitatis (§ 2894
fomes vitiorum (ex A)

H
hostis, antiquus terrae (or B):

     hostis generis humani (ex A)


I
impie (2x in ex C):
     impiissime (ex B)

incitator invidiae (ex A)

incursio satanae (ex C)

inimicus:

     inimice fidei (ex A)

     virtutis inimice (ex B)

inventor, totius obscoenitatis (ex C)

legio (ex A)

legionibus (ex C)

leonem (ex B)

M
magister, actionum pessimarum (ex C)

maledicti (ex C)


O
origo avaritiae (ex A)


P
partes adversae (§ 2910)

persecutor, innocentium (ex B)

phantasma (ex A; ex C)

princeps maledicti homicidii (ex C)

proditor gentium (ex A)


R
radix, malorum (ex A)

raptor, vitae (ex A)

rugientem, illum (or 2)

S
satan / satanas:

     satana (ex A)

     satanas (or 3)

scelerate (ex C)

scorpiones (or 3)

seductor:

     seductor hominum (ex A)

     seductor (ex B and ex C)

serpens:
     serpentes (or 3)
     serpens antique (ex B)
spiritus immunde:
     spiritus immunde (Praec)
     immundum spiritum (or A)
     immundissime spiritus (ex A; ex C)
     immundi spiritus (or B)
     immundis spiritibus (ex B)
spiritus iniquitatis (§ 64)

T
tentator, impius (or B)
transgressor (ex B)
tyrannum (or 2)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario