domingo, 8 de mayo de 2016

Existen tres clases de movimientos carnales







Dice el Apóstol: "No os embriaguéis con vino, que es causa de libertinaje" (Ef 5,18). Y también el Señor en el Evangelio dice a sus discípulos: "Guardaos de que no se hagan pesados vuestros corazones por el libertinaje y la embriaguez». (Luc 21,34).

«Finalmente se da otra especie de movimientos carnales entre los que luchan en la vida monástica: provienen de las insidias y de la envidia del demonio».

«Conviene, pues, saber que existen tres clases de movimientos carnales. Unos, de la naturaleza; otros, de la abundancia en el comer; los terceros, del demonio».

Fuente: Sentencias de los padres del desierto.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario