miércoles, 1 de junio de 2016

Se esta vendiendo un Rosario del maligno, ¡cuidado!




Las fuerzas del mal están muy activas por estos tiempos. Está a la venta y es muy difundido un Rosario que tiene símbolos que no son católicos y que seguramente son satánicos. Miren bien el rosario que compran.
Este modelo de rosario es ampliamente difundido, debido a que muchos futbolistas de nivel internacional lo usan como abalorio; se ha extendido ya por casi todo el mundo.
A simple vista este rosario se asemeja casi por completo a cualquier otro rosario que se pueda comprar en una tienda. Tiene el mismo número de cuentas, la cruz y el escapulario de la Virgen del Carmen. De hecho resulta incluso más atractivo que otros rosarios por tres razones principalmente:
1º: su precio es muy económico.
2º: se puede abrir el círculo que forman las cuentas de los cinco misterios, de manera que se pueda colgar al cuello más fácilmente.
3º: es fluorescente, lo que le otorga un color verdoso en la oscuridad después de haber estado expuesto a la luz.
Sin embargo su color blanco y la pasta de plástico con la que está fabricado hacen dificil apreciar los detalles y relieves de las imágenes; y es justamente por ahí por donde se ha colado el maligno.
Si observamos detenidamente la cruz de este rosario podemos encontrar las siguientes diferencias con el verdadero Santo Rosario:
1º: la cruz no tiene fijada la inscripción INRI (IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM). Este pequeño detalle que resulta casi insignificante desvela sin embargo que el hombre que está pendido de la cruz no es Jesús, el rey de los judíos, el Salvador del mundo, Dios hecho hombre, sino simplemente un crucificado. De hecho, con el paso de los siglos la inscripción INRI ha dado origen a una enorme cantidad de acrónimos entre los que se encuentra IGNE NATVRA RENOVATVR INTEGRA, que podría traducirse como “por el fuego se renueva completamente la naturaleza”, acrónimo utilizado por las sociedades secretas masónicas. Aunque algunos rosarios autorizados por la Iglesia católica no tienen la inscripción INRI, estas iniciales representan las palabras que mandó escribir Poncio Pilato en una tablilla, la misma que estuvo colgada de la cruz en la que murió Cristo.
2º: en las cuatro puntas de la cruz tiene grabados cuatro grandes soles. Si observamos la forma de la cruz y el tamaño de estos soles comprendemos que éstos están puestos de tal manera que tengan mayor importancia que la figura humana que está clavada a la cruz; prevalecen sobre ésta. El sol tiene una importancia crucial dentro del lenguaje simbólico de la masonería. Según este lenguaje, el sol, junto con los demás astros, es representación de la creación llevada a cabo por el gran arquitecto creador de todo el universo. He aquí la gran herejía pagana: a Dios se le relaciona con la creación de los astros celestes en vez de con su Hijo Unigénito, quien fue crucificado por el hombre para que el mismo hombre pudiera ser justificado ante Dios para alcanzar así la salvación eterna. Y esa entrega se hizo por una sola razón: por el amor que Dios tiene por el hombre, a quien creó a su imagen y semejanza.
3º: A la altura de la cruz en donde debería estar colocado el titulus, INRI, aparece un trazo diagonal que también se encuentra en otras zonas de la cruz, como en los pies. Este trazo es en realidad una serpiente que se enreda y se aferra a lo largo de la cruz, como la serpiente que se enrollaba en el árbol del Génesis, la que tentó e hizo caer a Eva. Una vez más encontramos los signos propios del demonio en esta pseudo cruz católica que se va disfrazando cobardemente como el pecado, que siempre trata de ocultarse.
4º: Desconocemos otros de los símbolos presentes en esta cruz como las piedras sobre las que parece que descansa el cuerpo o el báculo que aparece en la parte superior de la cruz, debajo del sol. Sin embargo ninguno de ellos es cristiano y ninguno de ellos estuvo presente en la cruz del Gólgota, por lo que desconfiamos profundamente de esta simbología.
Sugerimos no comprar ni conservar este rosario
Fuentes: Granos de Sal, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario