domingo, 17 de julio de 2016

La Divina Comedia de Dante Alighieri, sobre el Infierno - Canto 1





El Infierno

Canto 1 

A la mitad del viaje de nuestra vida me encontré en una selva oscura, por
haberme apartado del camino recto.

¡Ah! Cuán penoso me sería decir lo salvaje, áspera y espesa que era esta
selva, cuyo recuerdo renueva mi pavor, pavor tan amargo, que la muerte no lo es
tanto. Pero antes de hablar del bien que allí encontré, revelaré las demás cosas
que he visto. No sé decir fijamente cómo entré allí; tan adormecido estaba cuando
abandoné el verdadero camino. Pero al llegar al pie de una cuesta, donde
terminaba el valle que me había llenado de miedo el corazón, miré hacia arriba, y
vi su cima revestida ya de los rayos del planeta que nos guía con seguridad por
todos los senderos. Entonces se calmó algún tanto el miedo que había
permanecido en el lago de mi corazón durante la noche que pasé con tanta
angustia; y del mismo modo que aquel que, saliendo anhelante fuera del piélago,
al llegar a la playa, se vuelve hacia las ondas peligrosas y las contempla, así mi
espíritu, fugitivo aún, se volvió hacia atrás para mirar el lugar de que no salió
nunca nadie vivo.

Después de haber dado algún reposo a mi fatigado cuerpo, continué
subiendo por la solitaria playa, procurando afirmar siempre aquel de mis pies que
estuviera más bajo. Al principio de la cuesta, aparecióseme una pantera ágil, de
rápidos movimientos y cubierta de manchada piel. No se separaba de mi vista,
sino que interceptaba de tal modo mi camino, que me volví muchas veces para
retroceder. Era a tiempo que apuntaba el día, y el sol subía rodeado de aquellas
estrellas que estaban con él cuando el amor divino imprimió el primer movimiento
a todas las cosas bellas. Hora y estación tan dulces me daban motivo para
augurar bien de aquella fiera de pintada piel. Pero no tanto que no me infundiera
terror el aspecto de un león que a su vez se me apareció; figuróseme que venía
contra mí, con la cabeza alta y con un hambre tan rabiosa, que hasta el aire
parecía temerle. Siguió a éste una loba que, en medio de su demacración,
parecía cargada de deseos; loba que ha obligado a vivir miserable a mucha
gente. El fuego que despedían sus ojos me causó tal turbación, que perdí la
esperanza de llegar a la cima. Y así como el que gustoso atesora y se entristece
y llora con todos sus pensamientos cuando llega el momento en que sufre una
pérdida, así me hizo padecer aquella inquieta fiera, que, viniendo a mi encuentro,
poco a poco me repelia hacia donde el sol se calla. Mientras yo retrocedía hacia
el valle, se presentó a mi vista uno, que por su prolongado silencio parecía mudo.

Cuando le vi en aquel gran desierto:

- Piedad de mí -le grité- quienquiera que seas, sombra u hombre verdadero.

Respondióme:

- No soy ya hombre, pero lo he sido; mis padres fueron lombardos y ambos
tuvieron a Mantua por patria. Nací sub Julio, aunque algo tarde, y vi Roma bajo el
mando del buen Augusto en tiempo de los dioses falsos y engañosos. Poeta fui, y
canté a aquel justo hijo de Anquises, que volvió de Troya después del incendio de
la soberbia llión. Pero, ¿por qué te entregas de nuevo a tu aflicción? ¿Por qué no asciendes al delicioso monte, que es causa y principio de todo goce?

- ¡Oh! ¿Eres tú aquel Virgilio, aquella fuente que derrama tan ancho raudal
de elocuencia? -le respondí ruboroso-. ¡Ah!, ¡honor y antorcha de los demás
poetas! Válganme para contigo el prolongado estudio y el grande amor con que he leído y meditado tu obra. Tú eres mi maestro y mi autor predilecto; tú sólo eres aquél de quien he imitado el bello estilo que me ha dado tanto honor. Mira esa fiera debido a la cual retrocedía; líbrame de ella, famoso sabio, porque a su aspecto se estremecen mis venas y late con precipitación mi pulso.

- Te conviene seguir otra ruta -respondió al verme llorar-, si quieres huir de este sitio salvaje; porque esa fiera que te hace prorrumpir en tales lamentaciones no deja pasar a nadie por su camino, sino que se opone a ello matando al que a tanto se atreve. Su instinto es tan malvado y cruel, que nunca ve satisfechos sus ambiciosos deseos, y después de comer tiene más hambre que antes. Muchos son los animales a quienes se une, y serán aun muchos más hasta que venga el Lebrel y la haga morir entre dolores. Éste no se alimentará de tierra ni de peltre, sino de sabiduría, de amor y de virtud, y su patria estará entre Feltro y Feltro. Será la salvación de esta humilde Italia, por quien murieron de sus heridas la virgen Camila, Euríalo y Turno y Niso. Perseguirá a la loba de ciudad en ciudad hasta que la haya arrojado en el infierno, de donde en otro tiempo la hizo salir la envidia. Ahora, por tu bien, pienso Y veo claramente que debes seguirme; yo seré tu guía, y te sacaré de aquí para llevarte a un lugar eterno, donde oirás aullidos desesperados; verás los espíritus dolientes de los antiguos condenados, que llaman a gritos a la segunda muerte; verás también a los que están contentos entre las llamas, porque esperan, cuando llegue la ocasión, tener un puesto entre los bienaventurados. Si quieres, en seguida, subir hasta ellos, te acompañará en este viaje un alma más digna que yo, te dejaré con ella cuando yo parta; pues el Emperador que reina en las alturas no quiere que por mediación mía se entre en su ciudad, porque fui rebelde a su ley. Él impera en todas partes y reina arriba; arriba está su ciudad y su alto solio: ¡Oh! ¡Feliz el elegido para su reino!

Y yo le contesté:

- Poeta, te requiero por ese Dios a quien no has conocido, que me hagas huir de este mal y de otro peor; condúceme adonde has dicho, para que yo vea la  puerta de San Pedro y a los que, según dices, están tan desolados.

Entonces se puso en marcha, y yo seguí tras él.

La Divina Comedia - Dante Alighieri.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario