sábado, 13 de agosto de 2016

Una ex bruja relata cómo funciona la conexión oculta con el Demonio





Una ex-bruja llamada Bet hizo un resumen en algunos artículos, sobre las formas en que entraron los demonios en ella a través horóscopos, la adivinación del futuro, ponerse en contacto con los muertos, los tableros de Ouija, los chakras, la canalización de la energía, el yoga y los encantamientos, entre otros.

Ella creía en las ideologías paganas de la unidad con el universo, la auto-realización, en muchos dioses y diosas. Reconocía días sagrados de las brujas como el solsticio de invierno y Ostara, y tenía muchos ídolos de dioses y diosas en la casa, así como libros sobre creencias ocultas.

Dice que finalmente tuvo una sesión de liberación que cambiaría su vida para siempre. Y ha obtenido una gran cantidad de información sobre maldiciones generacionales y pactos de sangre, que tenía ni idea de lo que significaban. No tenía idea de la verdad sobre la brujería, a pesar de que había estado justo en el centro de ella.

Cuando estás en lo oculto y prácticas cualquier forma de brujería, vas a abrir una puerta a lo demoníaco. En este artículo ella define una serie de términos sobre la brujería.

Esta puerta permite y otorga derechos a los demonios (los esbirros del diablo) sobre ti y tu alma. Tu alma es tu mente, emociones y voluntad.

Así que en esencia practicar la brujería es abrir una puerta al diablo sobre tus pensamientos, tus creencias, tus sentimientos y tu libre albedrío.

Esto por lo general se produce por etapas y progresa a medida que avanza. En la mayoría de los casos, una persona nunca se rinde totalmente al demonio la primera vez.

Es muy fácil creer que una vez que has entrado en relación con Jesucristo y te has arrepentido de su pecado de adivinación, estás libre. Esto no es cierto.

La brujería es una cosa muy astuta, al igual que el diablo. El diablo no va a perder el tiempo. Él es muy inteligente y divisorio en sus caminos. Quiere asegurarse que cuando abrimos una puerta a su reino, no se pueda salir fácilmente.

Como un laberinto. Entras y crees que vas a encontrar rápidamente la salida, pero te encuentras vagando tanto tiempo que pierdes el rumbo y el tiempo.

Cuando una persona hace brujería (y esto incluye todas las formas de brujería que existen, incluso lo ‘pequeño’ como el yoga o la ouija), abre una puerta. Luego, cada vez que hace brujería está invitando a los espíritus demoníacos a entrar.

Cada espíritu trae algo con él para conectarlo dentro de su persona. Podrían ser falsas creencias o enfermedad o adicción, etc.

Más importante aún, hace que pienses que has aprovechado la potencia que tienes. El poder de lo demoníaco (también conocido como ocultismo o brujería) se siente de alguna manera u otra. Puede ser un aumento del poder, una fuerza y un ‘despertar’ o algo similar.

Este sentimiento es increíblemente satisfactorio a nuestros sentidos y formas carnales, y crea un deseo dentro de nosotros para seguir haciéndolo. Por lo que la persona quiere profundizar en la práctica de la brujería, para alcanzar niveles más altos de este poder que han experimentado.

Lo que está sucediendo es que estás concediendo al demonio cada vez más acceso a las profundidades de tu alma, dándole más y más derechos. Los derechos son permisos para utilizar nuestros cuerpos para sus obras y alimentar nuestra alma con sus creencias y sus espíritus demoníacos.

Satanás nos quiere convertirse en portales para su obra del mal. Una vez que le des acceso, estas conectado con su poder, y él pone en marcha cosas dentro de nosotros que pueden trabajar sin nuestro conocimiento consciente.

Así que, básicamente cuando estamos haciendo brujería ni siquiera somos conscientes de ello. La conexión se ha hecho y lo hemos hecho por nuestra propia voluntad.

¿Cómo funciona esto? Es algo así como la ejecución de un programa en el computador. Suponte que abres Internet y navegas por la web. Entonces decides que quieres iniciar otro proyecto, como por ejemplo escribir un ensayo o hacer un cartel, etc. minimizas la ventana de Internet, pero aún se está ejecutando en segundo plano.

Eso es la brujería. Es una conexión abierta, ya establecida y lista para ser utilizada en cualquier momento. Todo lo que tienes que hacer es acceder a lo ya instalado. Siempre está funcionando, incluso cuando no somos conscientes.

Ese es el engaño de la brujería. Viene disfrazada como de luz, pero en realidad es lo más peligroso. Eres como un arma cargada y el diablo te puede usar en cualquier momento que quiera, sin ningún tipo de consentimiento futuro. Ya le has dado muchos derechos sobre ti mismo y no es necesario darle más permisos.

Por eso hay que hacer una gran cantidad de trabajo para desconectarte de la oscuridad. La intensidad del trabajo depende de la profundidad en que estas metido en la brujería.

Si sólo has incursionado en los tableros de Ouija como adolescente, habrá menos trabajo que hacer que si fueras una bruja haciendo hechizos.

Por supuesto, la mayoría de las personas que se meten en la brujería tienden a sumergirse más profundamente de lo que se dan cuenta.

La magia es muy engañosa y se disfraza de muchas formas, y muchas veces estamos practicando la brujería sin ni siquiera darnos cuenta de lo que es.

El primer principio para desconectarte con la brujería es un análisis en profundidad en sesión de liberación. Bet dice que ha hablado con muchas personas que han tenido relaciones anteriores con lo oculto, pero aún se ven afectadas por diversos problemas. Algunos son sólo enfermedades físicas y otros están teniendo experiencias sobrenaturales de un tipo u otro.

Todos ellos han pasado por los pasos de arrepentirse, renunciar, orar por la liberación, etc. Sin embargo, todos ellos están plagados de conexiones.

El diablo quiere que pensemos que nos hemos alejado de lo oculto, para que pueda seguir usándonos para sus propósitos y dañar nuestra relación con Dios.

Los demonios tienen una jerarquía, al igual que el ejército, que va desde la alta graduación al bajo nivel. El demonio cabeza en el interior de una persona va a ser de la más alta jerarquía, pero aun así estará bajo otro demonio más poderoso.

Puedes echar fuera tantos demonios como desees, espíritus de enfermedad, de desesperación, de rabia, de adicción, etc., pero si no expulsas a la cabeza de todos ellos, la cabeza acaba por llamar a demonios de nivel más bajo para servirle.

Recuerda, ya has abierto la conexión, y no tienen necesidad de permisos adicionales. Si vas directamente al demonio cabeza, rompes todos sus derechos y le das una patada, todos sus subordinados se tendrán que ir. Es una maravillosa manera de hacer un corte limpio y comenzar el camino hacia la libertad.

La liberación es sólo el paso inicial para la curación de estar involucrado en lo oculto. Es posible que tengas que ir a una más profunda sanidad interior, para empezar a averiguar dónde has realizado el resto de las conexiones con el diablo, y luego pedir a Jesús que te ayude a romperlo.

Cada persona es diferente y tiene que ser completamente guiado por el Espíritu Santo en cada paso de una liberación y sanidad. Después de una liberación deberías ver el gran fruto de libertad que has ganado con ella. Si pasas por una liberación y aun así tienes opresión o signos de actividad sobrenatural en tu vida espiritual, es posible que no hayas pasado por una liberación adecuada.

Si has estado involucrado en lo oculto de alguna manera, y te preguntas por qué no estás experimentando una verdadera libertad, entonces es el momento de llevar esto a Dios.

Tienes que tomar una decisión: o bien estar cómodo en la vida que tienes ahora, o tomar un paso de fe para pedir ayuda y comenzar este viaje más importante en tu conversión.

No es un paso fácil. Y si tiene dudas o recelo por la idea de liberación, es porque los demonios dentro de ti no quieren perder su punto de apoyo.

Fuente: http://forosdelavirgen.org/102995/brujeria/

No hay comentarios.:

Publicar un comentario