martes, 7 de febrero de 2017

De cuando los Judíos lanzaron una maldición a Juan Pablo II


Resultado de imagen para judios


LA PEREGRINACION DEL PAPA: ALARMA POR LA SEGURIDAD DE JUAN PABLO II
Ultras judíos lanzaron una maldición contra el Pontífice






Jerusalén. Enviado especial



Escándalo y alarma surgieron ayer imprevistamente en Jerusalén por la maldición mortal que un grupo de rabinos y seguidores judíos ultraortodoxos pronunciaron en un cementerio de la ciudad de Safed, en Galilea, que es la capital de la cábala. Muchos recordaron que otra maldición mortal precedió el asesinato del primer ministro israelí Yitzak Rabin en noviembre de 1995 por parte de fanáticos religiosos derechistas contrarios a los acuerdos de paz con los palestinos.El escándalo lo causó también la segunda red de la televisión israelí, que transmitió en la madrugada de ayer el rito a millones de israelíes.La ceremonia es muy antigua y se llama Pulsa Denura, un ritual que tiene el propósito declarado de expulsar los malos espíritus de la tierra de Israel.Las imágenes difundidas por la televisión mostraron a un grupo de judíos ortodoxos que tocaban el tradicional shofar, un sonido que se emite con un cuerno de carnero utilizado en los oficios religiosos hebreos. Maldicen a Arafat y a AssadLos congregados en el cementerio de Safed rezaron por la muerte del Papa, del líder palestino Yasser Arafat y del presidente sirio Hafez Assad.También dieron algunas vueltas ejecutando unas danzas rituales y gritando fórmulas cabalísticas, siempre tocando el shofar. Un espectáculo tenebroso en la medianoche del cementerio iluminado por los focos de la televisión.A la hora en que la televisión difundió la maldición mortal, grupos de extremistas judíos hicieron una manifestación contra la visita del Papa en la ciudad vieja, mostrando carteles que decían Pío XII fue el Papa de Hitler y Juan Pablo II lo es de Hamas, el movimiento islámico también extremista que ha realizado atentados sangrientos contra los hebreos en Israel.Las fuerzas de seguridad están preocupadas por el activismo del extremismo de derecha ultraortodoxo. Tres militantes del movimiento clandestino Kaj, que ha prometido sabotear con todos los medios la visita del Papa, han sido arrestados por incitar a la violencia.en Gvir, dirigente del grupo -declarado fuera de la ley en 1995, tras el asesinato de Rabin-, es uno de los detenidos. En su casa se encontraron un revólver y volantes del Kaj contra la visita del Pontífice. El ultraortodoxo judío que asesinó al ex premier sintió que estaba cumpliendo una orden religiosa tras haber escuchado la maldición contra el líder israelí.Según Adir Zik, dirigente de los colonos judíos en los territorios palestinos ocupados -que son una de las usinas de los grupos extremistas violentos-, el organizador de la maldición mortal fue Meir Baranes, un famoso ultraortodoxo autor de bulliciosas protestas.aranes, según Zik, es un provocador controlado por los servicios secretos israelíes para desprestigiar a los colonos y contaminar la atmósfera de tensión existente, pues los colonos se oponen a la paz con los palestinos.aranes decidió hace unos meses mandar un ultimátum a Dios para que se decida a enviar el Mesías a la Tierra. Los ultras judíos sostienen que el Papa es el peligroso portador del mensaje de la gran impostura del 3760, que en el calendario hebreo es el año en que nació Jesucristo.Para los cristianos, Jesús es el Mesías, mientras que según los judíos el Mesías deben aún arribar, no se sabe cuándo.Otros rabinos ortodoxos han hecho también contestaciones. Un grupo de ellos ha pedido al Papa que no vaya a visitar el Muro de los Lamentos el jueves llevando la cruz en el pecho porque la pared occidental del Segundo Templo, el lugar más sagrado para los judíos, es una sinagoga.Pero el vocero del Papa aclaró que Juan Pablo II no se quitará la cruz pectoral.Ultimo problema. Algunos rabinos ortodoxos han pedido también al Papa que no desconsagre el sábado con la misa que el Pontífice oficiará el sábado en la basílica de la Anunciación, en Nazaret. Los rabinos sostienen que cientos de policías y soldados judíos, encargados de custodiar la seguridad de Juan Pablo II, no podrán observar el shabat, la jornada dedicada a Dios. 

Fuente: Clarín.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario