Normas generales sobre el exorcismos

NORMAS GENERALES SOBRE EL EXORCISMO CONTENIDAS EN EL RITUAL ROMANO DEL AÑO 1614 (y sus reformas de los años 1752, 1925 y 1952)

Traducidas del latín al español.


1. El sacerdote que, con especial y explícita licencia de su superior, tiene que exorcizar a los poseídos por el demonio:

  • que se halle adornado en el más alto grado de piedad, prudencia e integridad de vida;
  • que no actúe amparado por su virtud sino por la [virtud] divina, libre de toda ansia de bienes humanos;
  • y realizará esta obra piadosa por caridad, con constancia y gran humildad.

Además, conviene que sea de edad madura y digno de reverencia, no sólo en razón de su cargo, sino por la pureza de sus costumbres.

Sacerdos, de peculiari et expressa Ordinarii licentia, vexatos a daemone exorcizaturus, ea qua par est pietate, prudentia, ac vitae integritate praeditus ese debet: qui non sua, sed divina fretus virtute, ab omni rerum humanarum cupiditate alienus, tam pium opus ex caritate constanter et humiliter exsequatur. Hunc praeterea maturae aetatis ese decet, et non solum offinio, sed etiam morum gravitate reverendum.


2. Para que pueda desempeñar rectamente sus funciones, el exorcista deberá saber lo que enseñan autores ya probados y lo que es conforme a las costumbres, junto con otros documentos que el sean de utilidad y que omitimos en gracia a la brevedad.

También observará lo que sigue.

Ut igitur suo munere recte fungatur, cum alia multa sibi utilia documenta, quae brevitatis gratia hoc loco praetermittuntur, ex probatis auctoribus, et ex usu noscere studeat; tum haec pauca magis necessaria diligenter observabit. 

3. En primer lugar, no hay que creer fácilmente que un individuo está poseído por el diablo, sino que debe conocer las señales por las que el poseso se distingue de los que están aquejados de una dolencia, sobre todo psíquica. [Otra traducción: Pero hay signos notables de la posesión, de los cuales se deben discernir las enfermedades, especialmente psíquicas, que el poseído pudiere tener.]

Las señales de posesión diabólica pueden ser:

a) Hablar una lengua desconocida con muchas palabras o entender a quien la habla.

b) Descubrir lo oculto y lo lejano.

c) Demostrar una fuerza superior a la propia por edad o la condición natural.

d) Y otras cosas de este género, que concurren con otros signos, son indicios mayores.

In primis, ne facile credat, aliquem a daemonio esse obsessum, sed nota habeat ea signa, quibus obsessus dignoscitur ab iis qui morbo aliquo, praesertim ex psychicis, laborant. 

Signa autem obsidentis daemonis esse possunt: ignota lingua loqui pluribus verbis, vel loquentem intellegere; distantia et occulta patefacere; vires supra aetatis seu conditionis naturam ostendere; et id genus alia, quae cum plurima concurrunt, majora sunt indicia.


4. Para mayor conocimiento, después de uno y otro exorcismo [varios exorcismos], hay que interrogar al poseso sobre qué siente en su alma o en su cuerpo, para saber qué palabras turban más a los demonios, a fin de repetirlas más a menudo.

Haec autem ut magis cognoscat, post unum aut alterum exorcismum interroget obssesum, quid senserit in animo, vel in corpore, ut sciat etiam, ad quaenam verba magis diaboli conturbentur, ut ea deinceps magis inculcet ac repetat.

5. Hay que advertir las trampas y engaños que usan los demonios con objeto de engañar al exorcista, y que en la mayoría de casos suelen multiplicar las respuestas falaces; manifestándose con dificultad para que el exorcista se canse o desista; o bien para que no parezca que el atacado está atormentado por el diablo.

Advertat, quibus artibus ac deceptionibus utantur daemones ad Exorcistam decipiendum: solent enim ut plurimum fallaciter respondere, et difficile se manifestare, ut Exorcista diu defatigatus desistat; aut infirmus videatur non esse a daemonio vexatus.

6. Algunas veces, después de haberse manifestado, los demonios se ocultan y dejan el cuerpo casi libre de toda molestia, para que el atacado crea estar liberado por completo; pero el ejercitante [=exorcista] no debe cesar hasta observar verdaderos signos de liberación.

Aliquando postquam sunt manifesti, abscondunt se, et relinquunt corpus quasi liberum ab omni molestia, ut infirmus putet se omnino esse liberatum: sed cessare non debet Exorcista, donec viderit signa liberationis.

7. A veces, los demonios ponen cuantos obstáculos pueden para evitar que el atacado se someta al exorcismo, o intentan hacer creer que la dolencia es natural; por ello, de vez en cuando, durante el exorcismo, hacen dormir al enfermo o le muestran alguna visión, escondiéndose para que el atacado se crea liberado.

Aliquando etiam daemones ponunt quaecumque possunt impedimenta, ne infirmus se subjiciat exorcismis, vel conantur persuadere infirmitatem esse naturalem; interdum, durante exorcismo, faciunt ut dormiat infirmus, et ei visionem aliquam ostendunt, subtrahendo se, ut infirmus liberatus videatur. 

8. Otros [demonios] ponen de manifiesto el maleficio causado, por quienes ha sido obrado y el modo en que puede disiparse, pero hay que tener mucha precaución de no por eso acudir a magos, brujas u otros, sino sólo a los ministros de la Iglesia, y no emplear una superstición o algún otro modo ilícito.

Aliqui ostendunt factum maleficium, et a quibus sit factum, et modum ad illud dissipandum: sed caveat, ne ob hoc ad magos, vel ad sagas, vel ad alios, quam ad Ecclesiae ministros confugiat, aut ulla superstitione, aut alio modo illicito utatur.

9. Alguna vez, el diablo permite que el atacado descanse y reciba la Santísima
Eucaristía, para que parezca curado.

En fin, son innumerables las artes y fraudes del diablo para engañar al ser humano, y para no ser inducido a error, el exorcista debe ser muy cauteloso.

Quandoque diabolus infirmum quiescere et suscipere sanctissimam Eucharistiam permittit, ut discessisse videatur. Denique innumerabiles sunt artes et fraudes diaboli ad decipiendum hominem, quibus ne fallatur, Exorcista cautus esse debet.

10. Por lo que, recordando lo que Nuestro Señor dijo que:

"hay alguna especie de demonios que no puede ser expulsada más que por la oración y el ayuno" (Mateo 17, 20),

hay que procurar acudir, en la medida de lo posible, tanto por uno mismo como con ayuda ajena, a estos dos grandes recursos para solicitar el auxilio divino y expulsar a los demonios, siguiendo de esta forma el ejemplo de los Santos Padres.

Quare memor, Dominum nostrum dixisse, genus esse daemoniorum, quod non ejicitur nisi per orationem et jejunium (Matth. 17, 20), haec duo potissimum remedia ad impetrandum divinum auxilium, daemonesque pellendos, exemplo Sanctorum Patrum, quoad ejus fieri poterit, tum per se, tum per alios curet adhiberi.

11. Para ser exorcizado, el energúmeno [=poseído] debe ser llevado aparte, lejos de la muchedumbre [=de la visión del público], a la Iglesia [=edificio], si puede hacerse cómodamente, o a otro sitio religioso y honrado; pero si está enfermo o por otro motivo justificado, el exorcismo podrá llevarse a cabo en el domicilio particular.

In ecclesiam, si commode fieri potest, vel in alium religiosum et honestum locum seorsum a multitudine perductus energumenus exorcizetur; sed si sit aegrotus, vel alia honesta de causa, in domo privata exorcizari poterit.

12. El poseso será amonestado [=advertido, informado] para que si se halla en condiciones de cuerpo y mente de poder hacerlo, ore a Dios por sí mismo, y ayude y se fortalezca con la sacra confesión y comunión con frecuencia, a juicio del sacerdote; y mientras es exorcizado, se encontrará y dirigirá a Dios pidiéndole la salud con fe firme y gran humildad.

Admoneatur obsessus, si mente et corpore valeat, ut pro se oret Deum, ac jejunet, et sacra confessione et communione saepius ad arbitrium Sacerdotis se muniat; et dum exorcizatur, totum se colligat, et ad Deum convertat ac firma fide salutem ab eo deposcat cum omni humilitate. Et cum vehementius vexatur, patienter sustineat, nihil diffidens de auxilio Dei.


13. Hay que tener el crucifijo en las manos o a la vista.

Si es posible, colóquense con reverencia sobre el pecho o en la cabeza del poseso las reliquias de los Santos, guardadas y cubiertas con decencia y seguridad, aunque hay que procurar que las cosas sagradas no se traten indignamente o sean objeto de insultos por parte del diablo.

Por el peligro de irreverencia que ello entraña, no se debe colocar la Sagrada Eucaristía sobre la cabeza u otra parte del cuerpo del poseso.

Habeat prae manibus vel in conspectu Crucifixum. Reliquiae quoque Sanctorum, ubi haberi possint, decenter ac tuto colligatae, et coopertae, ad pectus, vel ad caput obsessi reverenter admoveantur; sed caveatur, ne res sacrae indigne tractentur, aut illis a daemone ulla fiat injuria. Sanctissima vero Eucharistia super caput obsessi, aut aliter ejus corpori ne admoveatur, ob irreverentiae periculum. 

 14. El exorcista no debe perderse en palabrería ni formulando preguntas ociosas o inútiles, sobre todo en relación con las cosas futuras u ocultas que están fuera de su competencia.

Debe ordenarle al espíritu malvado que calle y se limite a responder a lo que se le pregunte, y no hay que creerle si el demonio simula ser el alma de un santo o un ángel o incluso un difunto.

Exorcista ne vagetur in multiloquio, aut supervacaneis vel curiosis interrogationibus, praesertim de rebus futuris et occultis, ad suum munus non pertinentibus; sed jubeat immundum spiritum tacere, et ad interrogata tantum respondere; neve ei credatur, si daemon simularet se esse animam alicujus Sancti, vel defuncti, vel Angelum bonum.

 15. Es necesario, no obstante, formular preguntas, tales como acerca del número y nombre de los demonios que poseen el cuerpo del afectado, cuánto tiempo hace que le poseen, por qué causas, y cosas semejantes.

Necessariae vero interrogationes sunt, ex. gr., de numero et nomine spirituum obsidentium, de tempore quo ingressi sunt, de causa, et aliis hujusmodi.

- Conectado con el punto 21: ...Se conminará al diablo a que diga si está retenido en el cuerpo del atacado en virtud de alguna magia o por signos maléficos, y que si el poseso ha ingerido algo bucalmente, lo devuelva. [Conminar: apremiar o requerir con potestad al demonio para que obedezca]

El exorcista debe frenar o despreciar las burlas, risas y tonterías del demonio, y hay que advertir a los presentes, que deben ser muy pocos, que no la tomen en consideración ni hagan preguntas al poseso, sino más bien que rueguen a Dios con insistencia y humildad.

Exorcista cohibeat, aut contemnat, et circunstantes, qui pauci esse debent, admoneat, ne haec curent, neque ipsi interrogent obsessum; sed potius humiliter et enixe Deum pro eo precentur.

 16. [El exorcista] Debe realizar y leer los exorcismos con autoridad e imperio, con mucha fe, humildad y fervor.

Exorcismos vero faciat ac legat cum imperio, et auctoritate, magna fide, et humilitate, atque fervore;

Y cuando advierta que el espíritu maligno se siente muy torturado, insistirá más aún.

et cum viderit spiritum valde torqueri, tunc magis instet et urgeat.

Cada vez que observe que el poseso se siente conmocionado en alguna parte del cuerpo, o que en algún sitio aparece un tumor [= en el sentido de agrandamiento o bulto anormal de una parte del cuerpo], hará allí la señal de la cruz y lo rociará con agua bendita, que siempre estará al alcance de su mano.

Et quoties viderit obsessum n aliqua corporis parte commoveri, aut pungi, aut tumorem alicubi apparere, ibi faciat signum crucis,  et aqua benedicta aspergat, quan tunc in promptu habeat.

 17. Hay que observar también qué palabras hacen temblar más al diablo y repetirlas varias veces, y al llegar al instante de conminarle a abandonar el cuerpo, lo hará repetidamente en tono tajante, y si observa que gana terreno, insista por espacio de dos, tres, cuatro horas, mientras tenga fuerzas, hasta obtener la victoria.

Observet etiam ad quae verba daemones magis contremiscant, et ea saepius repetat; et quando pervenerit ad comminationem, eam iterum et saepius proferat, semper poenam augendo; ac si videat se proficere, in ipsa perseveret per duas, tres quatuor horas, et amplius prout poterit, donec victoriam consequatur.

 18. Por tanto, el exorcista se guardará de administrar o aconsejar medicina alguna al atacado, pues esto es labor exclusiva del médico.

Caveat proinde Exorcista, ne ullam medicinam infirmo obsesso praebeat, aut suadeat; sed hanc curam medicis relinquat.

 19. Cuando exorcice a una mujer, hay que tener siempre al lado a personas honestas que sujeten a la posesa cuando sea zarandeada por el demonio; a ser posible, dichas personas serán parientes de la atacada.

Siempre de cara a la honestidad, el exorcista procurará no decir ni hacer nada que pueda ser para algunos ocasión de malos pensamientos.

Mulierem exorcizans, semper secum habeat honestas personas, quae obsessam teneant, dum exagitatur a daemonio; quae quidem personae sint patienti, si fieri potest, cognatione proximae; atque honestatis memor Exorcista caveat, ne quid dicat, vel faciat, quod sibi, aut aliis occasio esse possit pravae cogitationis.

20. Cuando exorcice, se emplearán palabras de la Sagrada Escritura con preferencia a las propias o a las ajenas.

Se conminará al diablo a que diga si está retenido en el cuerpo del atacado en virtud de alguna magia o por signos maléficos, y que si el poseso ha ingerido algo bucalmente, lo devuelva.

Dum exorcizat, utatur sacrae Scripturae verbis potius, quam suis, aut alienis. Jubeatque daemonem dicere, an detineatur in illo corpore ob aliquam operam magicam, aut malefica signa, vel instrumenta, quae si obsessus ore sumpserit, evomat; vel si alibi extra corpus fuerint, ea revelet; et inventa comburantur. Moneatur etiam obsessus, ut tentationes suas omnes Exorcistae patefaciat.

21. Pero si el obseso [=poseso] fuese liberado del diablo, amonéstesele [=sea advertido, aconsejado] para que con diligencia se aparte del pecado, a fin de no dar ocasión al demonio a volver a él, pues la nueva situación sería mucho peor que la primera.

Si vero obsessus liberatus fuerit, moneatur, ut diligenter sibi caveat a peccatis, ne occasionem daemoni praebeat in ipsum revertendi, ne fiant novissima hominis illius pejora prioribus.


Tomado de: http://vivificantem.blogspot.com.ar/p/rito-1614.html

No hay comentarios.:

Publicar un comentario